martes, 25 de abril de 2017

Los mensajes de texto: ¿pueden afectar la salud física y mental?


¿Te has imaginado un día sin tu celular (móvil)? Vale la pena que lo vayas pensando, pues la moda de los mensajes de texto puede causarte accidentes y hasta puede afectar tu salud. En Vida y Salud te explicamos cómo.

Tal vez ahora te parezca muy normal, pero hay que ver las cosas que haces para enviar mensajes de texto. Te sales de la ducha todavía enjabonado para leer un mensaje. En clase lo pones a vibrar y haces malabarismos para contestar sin que te vean. Hay días en que te sorprendes de la rapidez de tu dedo pulgar. Y has llegado al punto de contestar un mensaje mientras conduces.

¿Te ríes? Sí, tal vez puede parecerte cómico, si no fuera porque tantos mensajes de texto pueden traerte serios problemas de salud.

Comencemos por el riesgo más grande: textear cuando conduces un automóvil. Acéptalo, es imposible mirar hacia dos lugares a la misma vez. Por lo tanto, es imposible que puedas estar pendiente del camino al mismo tiempo que miras el celular. De acuerdo con la Asociación Americana de Automovilismo, el riesgo de tener un accidente aumenta un 50% si acostumbras enviar mensajes de texto cuando manejas. Y también es peligroso textear mientras caminas. En el último par de años, las muertes de peatones han incrementado en un 10% en EU, en gran parte debido a la distracción causada por los mensajes de texto.

Por otro lado, tu dedo pulgar puede ser muy útil ahora, pero si lo sigues usando tanto puedes lastimarlo seriamente. Los especialistas de la Universidad de Washington han comprobado que el uso intensivo y repetitivo de las extremidades (por ejemplo con la computadora), puede provocar problemas en los músculos, las articulaciones y los huesos. Lo mismo puede pasar con tu dedo pulgar.

Además, el celular también te crea problemas para dormir. ¿Cómo piensas dormir tranquilamente si tienes el celular prendido de noche y te llegan mensajes de texto hasta en la madrugada? ¡Es imposible! Estudios realizados en Europa han encontrado que los adolescentes que usan el celular por más de 15 horas al día tienen serios problemas para dormir, se levantan más tarde de lo normal y sienten que no descansan lo necesario.

Y ni que hablar de las consecuencias que trae en tus estudios. Te distraes tanto enviando mensajes de texto, que no puedes concentrarte en la clase o cuando haces la tarea. Si eres así, no esperes buenas calificaciones.

Pero los problemas no paran ahí. Tantos mensajes de texto te quitan más de lo que te imaginas. Se supone que en la adolescencia debes dedicarte tiempo a ti mismo, para independizarte de tu familia y de tus amigos, y encontrarte, conocer tus gustos, soñar con tu futuro y tomar decisiones importantes en tu vida. Si estás todo el día enviando y recibiendo mensajes o llamadas, nunca puedes pensar con tranquilidad o sentirte independiente… seguro que has llegado al punto de enviarle un mensaje a un amigo preguntándole si comías pizza o hamburguesa. Tus decisiones y pensamientos son tuyos, no dejes que el celular te los quite.

¿Qué puedes hacer? No necesitas desaparecer tu celular para siempre. Sólo trata de apartarte de él un poco, recupera el tiempo para ti. Controla tu celular, antes de que él te controle a ti.

Además, usar el móvil no te diferencía de los demás, sólo te hace parte del montón. Rompe el vicio y haz la diferencia. Es mucho más saludable e interesante.

 

Imagen © iStock / amazingmikael

The post Los mensajes de texto: ¿pueden afectar la salud física y mental? appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/2ornEdM

¿Embarazada? 3 consejos para tener un bebé sano


Mamá sana, bebé sano

Cuando estás embarazada, todos te preguntan si quieres tener un niño o una niña y de seguro tú respondes: “no importa lo que sea, lo importante es que sea un bebé sano”. Más allá de esa frase que ya se ha vuelto común, un bebé saludable (junto con la mamá) es en realidad, el mayor éxito del embarazo.

Estos tres consejos te ayudaran a minimizar el riesgo de defectos de nacimiento y aumentarán tus probabilidades de tener el bebé sano que tanto anhelas.

1. Planea y actúa con anticipación 

Recuerda que el embarazo empieza mucho antes de que estés embarazada. Así que durante tu edad fértil, es importante que tomes medidas para preparar tu cuerpo para tan importante tarea. Por ejemplo, visitar a tu médico para hacerte exámenes junto con tu pareja; evaluar y corregir tu estilo de vida, si es necesario, dejando hábitos nocivos de lado (fumar, usar drogas, abusar del alcohol, llevar una vida sedentaria y comer comida chatarra); preguntar si los medicamentos o suplementos que tomas podrían afectar de alguna manera tu capacidad para embarazarte o si te embarazaras, si podrían afectar al bebé.

Además, tomar ácido fólico diariamente, ya que ayuda a prevenir defectos neurológicos que podrían desarrollarse durante los primeros meses de embarazo. Esto es importante que lo tomes incluso antes de que te enteres de que estás embarazada. Lo ideal es que aunque no estés planeando un embarazo, lo tomes diariamente.

2. Evita las sustancias nocivas

Con esto no me refiero solamente a las drogas ilegales, el cigarrillo o el alcohol. La realidad es que muchas mujeres están expuestas a químicos dañinos en su trabajo o inclusive, en su casa. Pregunta en tu lugar de trabajo si estás expuesta y exige el equipo y la ropa que necesites usar para que te proteja si es que trabajas en algún sitio que lo requiera. En casa, cuida de no exponerte a sustancias nocivas como químicos para fumigar.

3. Habla con tu médico

Es importante que te hagas exámenes médicos antes de quedar en embarazo para ver si hay algún tratamiento que necesitas antes de concebir. O para que te indique si debes suspender o cambiar algún medicamento que necesites (por ejemplo para el tratamiento de tu presión arterial) que pudiera poner en riesgo la salud y el desarrollo óptimo de tu bebé.

Cuidándote con buena alimentación, evitando ciertos alimentos que no te convienen y manteniéndote activa también disminuyes las probabilidades de tener un bebé con defectos de nacimiento y podrás llevar tu embarazo a feliz término.

 

Imagen © iStock / Chris Ryan

The post ¿Embarazada? 3 consejos para tener un bebé sano appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/2pv7UXx

Lo que debes saber cuando tu hijo o hija padece diabetes tipo 2


El perfil de la diabetes tipo 2 rejuvenece cada día más.  Hasta hace relativamente pocos años, según el Instituto Nacional de la Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales, la mayoría de los pacientes diagnosticados con diabetes tipo 2 eran adultos que tenían 40 años o más y estaban sobrepasados de peso. Pero eso ha cambiado. No solamente se ve un aumento en los casos de diabetes en general, sino que el número de niños y adolescentes (entre los 10 y los 19 años) con diabetes aumenta también, debido en parte, al aumento en la obesidad y el estilo de vida sedentaria. Si no quieres que tu hijo forme parte de estas estadísticas, ayúdalo a evitar que desarrolle la enfermedad y si ya padece de diabetes, a que la controle.

¿Un niño con diabetes tipo 2?  Hasta hace pocos años, era algo raro. El tipo de diabetes más común entre los niños era la diabetes tipo 1 (antiguamente llamada diabetes juvenil, en la que el páncreas no produce insulina). El panorama ha ido cambiando, y desafortunadamente, empeorado. Echa una ojeada a los datos de un estudio norteamericano proporcionados por el Centro para el Control de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés):

  • Más de 186,000 personas menores de 20 años padecen de diabetes (tipo 1 y tipo 2) tan solo en los Estados Unidos.
  • Los médicos y los proveedores de salud diagnostican cada vez a más niños y a más adolescentes con diabetes tipo 2, un tipo de diabetes que se diagnosticaba generalmente en los adultos de 40 años o más, convirtiéndola en un problema de salud importante en ese segmento de la población.
  • La elevación en los niveles de obesidad en los niños y el bajo nivel en la actividad física se combinan para agravar todavía más la tendencia.
  • Los niños y los adolescentes con el diagnóstico de diabetes tipo 2 tienen entre 10 y 19 años, están obesos, tienen familia cercana que padece de diabetes y muestran resistencia a la insulina con dificultad para controlar la glucosa (el azúcar) en la sangre.

¿Qué significa que mi hijo padece diabetes tipo 2?

Cada vez que comemos, el aparato digestivo transforma los carbohidratos en glucosa (o azúcar en la sangre).  El páncreas segrega una hormona, la insulina, que ayuda a que esa azúcar entre a las células para que la utilicen como energía.  Cuando tu hijo tiene diabetes tipo 2, las células o son resistentes a los efectos de la insulina (o ésta no es suficiente) y entonces la glucosa se acumula en la sangre, a niveles que no son saludables y pueden ser peligrosos para la salud. Con el tiempo, la diabetes pone al cuerpo del niño, del adolescente o del adulto, en riesgo de sufrir complicaciones asociadas con la diabetes como: enfermedades cardíacas, ceguera y problemas renales, entre otros.

¿Y por qué mi niño?

La causa principal del aumento de la diabetes 2 en los niños, y probablemente de la diabetes de tu hijo, es el exceso de peso.  En los Estados Unidos solamente, uno de cada cinco niños tiene sobrepeso, lo que duplica las probabilidades de que desarrollen diabetes. Esta epidemia de sobrepeso no ocurre en un vacío: se origina debido a los hábitos de alimentación poco saludables, la falta de actividad física y de ejercicio.

El combatir esta causa es precisamente la primera línea de defensa y el tratamiento para tu hijo. El pediatra determinará si el niño tiene sobrepeso y cuánto, teniendo en cuenta su sexo, su edad, su peso y su estatura (altura). A medida que pueda ir reduciendo el exceso de peso, resultará mucho más fácil mantener los niveles de glucosa bajo control. La dieta de un niño nunca debe de ser demasiado restringida ya que está creciendo y desarrollándose.

Para llevar ese nivel de glucosa a los niveles normales, el pediatra, el niño y tú deben trabajar en equipo para que el tratamiento tenga éxito. ¿En qué consiste éste?

  • Bajo supervisión del doctor y con tu ayuda, el niño debe aprender a comer mejor y de manera más saludable, reduciendo la cantidad de las grasas y los azúcares. Como está creciendo, él o ella (quizá junto con un dietista registrado le indicarán qué y cuánto comer).
  • Aumentar el nivel de actividad física. Según las recomendaciones federales incluidas en la Guía de Actividad Física estadounidense, los niños y los adolescentes deben realizar como mínimo una hora de actividad física al día.
  • Tomar sus medicamentos.  Aunque muchas veces la diabetes de tipo 2 se puede controlar con dieta y ejercicios durante un tiempo,  a veces, como la condición es progresiva hará falta que tome medicamentos más adelante.  La Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA por sus siglas en inglés) ha aprobado un medicamento llamado metformina (en tabletas y en forma líquida) que ayuda a reducir la glucosa en los niños. Cuando se toma diariamente, el metformina aumenta la sensibilidad del cuerpo a su propia insulina, la activa y la hace más efectiva a la hora de llevar la glucosa hasta las células. Inicialmente, en algunas personas, podría provocar malestares estomacales, náusea y diarrea, pero estos síntomas desaparecen en unas cuantas semanas. A muchos les ayuda a perder peso también porque podría disminuir el apetito.
  • El control de la diabetes implica un compromiso diario y de por vida.  El niño, al igual que los adultos, tendrá que aprender a medir su nivel de glucosa a diario, a veces más de una vez. Ocasionalmente podría necesitar inyectarse insulina (esto es raro en los casos de diabetes tipo 2, especialmente al principio). El médico te indicará qué tipo de insulina deberá usar y la dosis en el caso de tu hijo.

Cuestión de equipo

Cuando el niño recibe un diagnóstico de diabetes de tipo 2, esto implica un gran cambio en su vida y en la de su familia. Es precisamente el núcleo familiar el principal apoyo del niño en esta etapa y todos deben colaborar con el médico para que el niño pueda controlar su azúcar y llevar una vida saludable.  Hay estrategias en las que tú, como madre o padre, pueden ayudar:

  • Planea comidas saludables ¡para toda la familia! Es una buena forma no sólo de ayudarlo, sino de evitar que diagnostiquen a otros de tus hijos — o sea, de prevenir la diabetes si el niño(a) tiene factores de riesgo
  • Elimina los refrescos y las bebidas carbonatadas y limita el consumo de carbohidratos
  • Aprende a contar los gramos de carbohidratos y lee las etiquetas de los productos que compras en el supermercado.
  • Ponle al niño una meta de pérdida de peso que sea realista. Conversa honestamente con él sobre su condición y explícale que su cooperación es imprescindible para controlar la enfermedad.
  • Anímalo a realizar actividad física, idealmente 1 hora al día, pero 30 minutos diarios cinco días a la semana resultan muy positivos. Controla el tiempo que le dedica a la televisión o a la computadora.
  • Lleva al niño a hacerse exámenes de la vista regularmente. Revisa también sus pies para prevenir problemas, (por ejemplo: en caso de que haya una lesión y no se de cuenta para tratarla antes de que se infecte) .
  • Si el niño o adolescente no coopera, trata de averiguar la causa. Los adolescentes también tienen que manejar cambios hormonales que afectan su comportamiento, su estado de ánimo y también las fluctuaciones (cambios) de la glucosa. Consulta con tu médico si tienes alguna duda.
  • Realiza los cambios en el estilo de vida gradualmente.  Pequeños pasos, uno a la vez, pero consistentemente, son los que mejores resultados rinden a largo plazo.
  • Recuerda que otras condiciones, desde una infección a un simple resfriado, puede afectar los niveles de la glucosa. Tenlo presente para que no te alarmes.

Cómo prevenir la diabetes tipo 2 en los niños

La manera más efectiva es evitar la causa principal: el exceso de peso y la obesidad.  Una dieta balanceada y el ejercicio son la fórmula perfecta, no sólo para mantener a raya la diabetes, sino otras condiciones perjudiciales para la salud.  Los padres y los maestros deben alentar  a los niños a consumir comidas más pequeñas, con menos carbohidratos refinados y más frutas y vegetales y siempre con una proteína, así como a  que realicen ejercicio diariamente durante o después de la escuela.

La diabetes tipo 2 es una amenaza muy real. Pero tú puedes ayudar a tu hijo a evitarla y a controlarla si ya la ha desarrollado.  El depende de ti, así que demuéstrale cuánto lo quieres llevándolo a jugar al parque o invitando a sus amiguitos a un partido de pelota improvisado, en lugar de dejarlo sentado por horas frente a la computadora. Con tu ayuda, saldrá adelante.

 

Imagen © iStock / selimaksan

The post Lo que debes saber cuando tu hijo o hija padece diabetes tipo 2 appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/2q0YlPI

¿Qué señales o síntomas indican que debes llamar al pediatra de tu bebé?


¿Bebé enfermo?

Todos esperamos que nuestros bebés no se enfermen, pero a menudo la enfermedad es difícil de evitar. No tienes que preocuparte por un resfriado común o gripe estomacal leve, pero asegúrate que tu niño tome suficientes líquidos y descanse. Es importante prestar atención a los cambios en el comportamiento de tu bebé o en su aspecto con el fin de detectar una enfermedad más severa.

Comunícate con el pediatra si tu bebé:

  • Tiene fiebre de:
    • 100,4° F (38° C) o más (para los bebés de dos meses y menores). Llama a su médico, incluso si tu bebé se ve bien.
    • 101° F (38,3° C) o más (para los bebés de tres meses de edad hasta los 6 meses de edad). Llama a su médico, incluso si tu hijo se ve bien.
    • 102° F (38,8° C) a 102,9° F (39,4° C) (para los bebés de seis meses o más). Observa su comportamiento. Llama a su médico si la fiebre aumenta o persiste por más de dos días.
    • 103° F (39,4°C) o más (para los bebés de seis meses o más). Llama a su médico, incluso si tu bebé no parece estar enfermo.
  • Llora más o si el patrón normal de su llanto cambia cuando lo levantas.
  • Tiene vómitos o diarrea constante.
  • Tiene dificultad para respirar. Hace un ruido sibilante o chillón al respirar. En los recién nacidos, este sonido acompañado de retracciones notables en el pecho o un color azul pálido en la piel son razones para buscar atención médica inmediata.
  • Tiene una o más convulsiones.
  • No responde (está inconsciente) o demuestra flaccidez o debilidad.

Antes de llamar al pediatra, asegúrate de hacer una lista de lo siguiente para ayudarlo a diagnosticar correctamente a tu hijo:

  • Los síntomas de tu bebé.
  • Su historial médico.
  • Cualquier cambio en la cantidad de comida que tu bebé haya consumido.
  • Su temperatura actual y si ha tenido fiebre.
  • Los medicamentos (recetados, de venta libre, remedios caseros o naturales) que le hayas dado a tu bebé en las últimas 24-48 horas.

Es importante que mantenga la calma cuando tu bebé no se siente bien. Recuerda que el estar enfermo ya es una situación estresante para tu angelito. Ten en cuenta que no siempre hay una solución rápida y fácil para aliviarlo. Recomendamos que llames a su pediatra primero, ya que está familiarizado con tu bebé y con su historia médica. Pero si no te puedes comunicar con su médico y empeoran los síntomas de tu bebé, llévalo a la sala de emergencias (urgencias) más cercana.

 

Imagen © iStock / svetikd

The post ¿Qué señales o síntomas indican que debes llamar al pediatra de tu bebé? appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/2pg2zCw

lunes, 24 de abril de 2017

Dietista, nutricionista o nutriólogo: ¿Cual te conviene?


Hoy en día hay mucho interés por parte del público en la nutrición. Pero a la misma vez hay confusión sobre quien tiene las calificaciones para asesorarnos sobre la nutrición y la salud. ¿Será un nutricionista? ¿Un nutriólogo? ¿Una dietista registrada “RD”?  ¿Hay alguna diferencia o es lo mismo? De acuerdo a la “American Dietetic Association” o ADA (Asociación Dietética Americana) el ser dietista o nutricionista no es lo mismo. La diferencia tiene que ver con sus títulos universitarios y sus certificaciones por organismos científicos de confianza. Entérate y cuídate de las promesas sin fundamento.

La dietista es la experta en nutrición y alimentos. En EEUU, el ser dietista registrada “RD” significa tener una credencial o un título protegido legalmente y que sólo puede ser usado por profesionales autorizados por la American Dietetic Association y la Commission on Dietetic Registration. El equivalente profesional en México es un “Nutriólogo Certificado (NC)” avalado por el Colegio Mexicano de Nutriólogos. En España, el experto titulado es “Dietista” o “Dietista-Nutricionista”, certificado por el Consejo General de Dietistas-Nutricionistas de España. En Argentina, puedes consultar con la Federación Argentina de Graduados en Nutrición o con la Asociación Argentina de Dietistas y Nutricionistas Dietistas (AADYND). En Chile, con El Colegio de Nutricionistas de Chile A.G. 

Entonces, ¿una nutricionista podría no tener la preparación adecuada?

Algunas Dietistas Registradas se llaman “nutricionistas” pero no todas las nutricionistas son Dietistas Registradas.  Algunos estados tienen leyes de licencia que definen  el ámbito de práctica para los que usan el término “nutricionista,” pero en otros estados, cualquiera se puede llamar a si misma o a si mismo “nutricionista” sin cumplir ningún requisito en cuanto a la educación o el entrenamiento. Y este es un problema, ya que muchas personas sin cualificaciones dice que es “nutricionista” para vender dietas o suplementos.

En EEUU, las personas que tienen la credencial de Dietista Registrada “RD”,  han cumplido con requerimientos específicos, incluyendo el obtener un título universitario (una licenciatura) aprobado por la Commission on Accreditation for Dietetics Education (Comisión de Acreditación para la Educación Dietética), han completado un programa de práctica supervisada, han aprobado el examen de registración nacional y continúan  la educación dietética requerida para la recertificación cada 5 años. Otros países tienen requisitos parecidos.

Muchas dietistas continúan su educación y obtienen maestrías y doctorados en nutrición y salud. Algunas tienen certificaciones especializadas como por ejemplo: nutrición renal, nutrición diabética y nutrición pediátrica.

Ahora ya sabes la diferencia. Cuídate de las personas sin el entrenamiento adecuado para tratar los problemas de nutrición. Infórmate sobre los requisitos en tu país y asegúrate que el “nutricionista” que consultes tenga un título universitario real y una licencia válida para practicar. Si practica en un hospital respetado, es una buena señal. Recuerda que la información es poder — sobre todo cuando se trata de tu salud.

Por Nancy Neirick,  M. S., R. D.

 

Imagen © iStock / demaerre

The post Dietista, nutricionista o nutriólogo: ¿Cual te conviene? appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/1Qh9aEQ

7 ejercicios para fortalecer la espalda y prevenir el dolor


¿Quién no quiere evitar ese molesto dolor de espalda que a veces se empeña en volver una y otra vez? La tendencia que existe a tener una vida sedentaria hoy en día, no ayuda a la espalda. Así que asegúrate de ayudar a tu columna a mantenerse sana y sin molestias. Haciendo estos 7 ejercicios sencillos para fortalecerla y mejorar tu postura, podrás encontrar alivio para tu espalda.

Las malas posturas en el trabajo, la oficina e incluso cuando te sientas en el sofá a ver la televisión, frecuentemente son la causa de los molestos dolores de espalda que a veces son tan fuertes que pueden interferir en tus actividades cotidianas.

Afortunadamente, existen algunos simples ejercicios que puedes practicar sin mucho esfuerzo para aliviar y prevenir esas molestias que se apoderan de la espalda. Y lo mejor de todo: sólo 15 minutos diarios pueden ser suficientes para combatir el dolor.

¿Por qué es importante ejercitar y cuidar la espalda? Nada más y nada menos por que la espalda es el sostén del cuerpo, y es ella la que te ayuda a moverte y a mantener el equilibrio. Pero para lograr cumplir con su función, la espalda tiene que estar fuerte. Si pudieras verla en detalle, te darías cuenta de que la espalda está compuesta por huesos largos y resistentes como la columna vertebral y músculos potentes que debes mantener en forma. Está bien que te preocupes por tener un abdomen plano, pero no debes olvidarte de que una espalda fuerte es indispensable para estar en buenas condiciones y no padecer de dolor.

Para evitar el dolor de espalda – y mantener los músculos fuertes – es recomendable que hagas ejercicio y evites llevar un estilo de vida sedentario.

Además, puedes adoptar una actitud mental de acción frente al dolor y mejorar tu postura en las actividades cotidianas, como al dormir, al inclinarte, al levantar cosas pesadas, al ponerte o estar de pie y al sentarte, por ejemplo, de modo que sean menos perjudiciales para la espalda.

Asimismo, el practicar algún deporte como el yoga o la natación puede ser útil para prevenir el dolor de espalda, aunque es conveniente consultar a un médico antes de iniciar cualquier actividad física.

Aunque no tengas tiempo para practicar algún deporte, aquí hay 7 ejercicios sencillos que puedes realizar diariamente. Sólo te llevarán un ratito y podrás aliviar la tensión en la espalda y mejorar el grado de movilidad e independencia:

1. Acostado sobre una superficie plana (el piso es ideal), lleva hasta tu pecho y baja lentamente primero una rodilla (aguanta unos 10 a 30 segundos) y luego la otra; luego haz lo mismo con las dos rodillas juntas. Repite esto varias veces.

2. Con la espalda plana sobre el piso, deja caer lentamente tus rodillas primero hacia un lado y luego hacia el otro, tratando de que las rodillas toquen el suelo al costado sin levantar ninguno de los dos hombros del piso (aguanta unos 5 a 15 segundos de cada lado). Repite esto varias veces.

3. Mientras estas acostado con la espalda plana sobre el piso, las rodillas flexionadas y las plantas de los pies bien apoyadas, trata de despegar la cintura del piso sin levantar la cola y luego vuelve a bajar lentamente (aguanta 10 a 30 segundos). Repite esto varias veces.

4. Ahora repite el ejercicio anterior pero esta vez sí levanta la cola del piso y vuelve a bajar lentamente, hasta apoyar toda la espalda nuevamente(aguanta 10 a 30 segundos). Repite esto varias veces.

5. De rodillas y apoyando las palmas en el piso, pon la espalda recta como formando una mesita, baja la cintura lo más que puedas y finalmente inclínala hacia arriba sin despegar las manos ni las rodillas del piso. Repite esto varias veces.

6. Sentado sobre una silla sin respaldo, cruza una pierna sobre la otra y gira la cintura y los hombros primero hacia un lado y luego hacia el otro. Repite este ejercicio cruzando la otra pierna.

7. Sentado sobre una silla sin respaldo, con los pies bien apoyados en el suelo y la espalda derecha, trata de juntar los hombros por detrás, mantente unos 5 a 10 segundos y vuelve a la posición normal. Repite este ejercicio varias veces.

En todos los casos, acuérdate que debes respirar durante los ejercicios y no exageres con el número de repeticiones. Si bien pueden generar alguna molestia propia del estiramiento, estos ejercicios no deben de doler. Incluso, luego de realizarlos deben causar una sensación placentera y de disminuir el dolor.

Estos ejercicio están contraindicados durante una crisis aguda de dolor de espalda. Si ese es tu caso, consulta con tu médico para que te de el tratamiento adecuado.

Además, ten en cuenta que estas sugerencias son para personas sanas. No practiques estos movimientos si tienes o crees que tienes otros problemas en la espalda. En este caso, también consulta con tu médico antes de realizar cualquier ejercicio, él o ella será quien te recomiende una rutina diaria de acuerdo a tu condición.

Puedes ver imágenes de estos ejercicios en esta página de la Clínica Mayo.

 

Imagen © iStock / gurcanozkan

The post 7 ejercicios para fortalecer la espalda y prevenir el dolor appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/16EzpiY

Chilaquiles ligeros con pollo – receta saludable


Los chilaquiles son un rico y facilísimo platillo tradicional de la cocina mexicana. Nuestra receta ligera contiene un buen aporte de fibra y proteína, ideal como un saludable desayuno o un delicioso platillo principal. Para llevártelo a la oficina, guarda el pollo en un tupper, en otro recipiente lleva la salsa, y por separado guarda las tortillas y los complementos. 

Tiempo de preparación de la receta: 20 minutos

Dificultad de la receta: Baja

Ingredientes (para 1 porción):

  • 1 taza de pechuga de pollo desmenuzada
  • 2 tortillas de maíz
  • 2 tazas de salsa verde de tu marca favorita
  • aceite en aerosol
  • 1 cucharada de yogurt griego natural
  • ¼ de taza de queso panela rayado
  • cebollas picadas al gusto
  • cilantro fresco al gusto

Preparación:

  1. Corta las tortilla con unas tijeras en 8 pedazos (cortas por la mitad, posteriormente, vuelves a cortar por la mitad y finalizas cortando de nuevo por la mitad).
  2. Vierte un poco de aceite en aerosol en las tortillas, colócalas en un refractario y hornea por 2 minutos en el microondas a máxima potencia. Verifica si ya están tostadas las tortillas, si todavía no están listas, hornea por 30 segundos más. Si prefieres, puedes tostar las tortillas en el horno a 180ºC / 350ºF por 15 minutos.
  3. Calienta la salsa y agrégale la pechuga de pollo desmenuzada.
  4. Coloca en un plato las tortillas, agrega la salsa con el pollo, espolvorea cilantro y cebolla. Añade el yogurt y sirve.

La receta rinde: 1 porción

Por porción: 602 calorías; 9.3 g grasas; 219 mg colesterol; 27.6 g carbohidratos; 15.1 g azúcares; 98.5 g proteína; 9.5 g fibra

Fuente de la Receta: Chilaquiles Ligeros con Pollo en Kiwilimon

kiwilimón

 

 

 

The post Chilaquiles ligeros con pollo – receta saludable appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/2pbK95O