jueves, 20 de julio de 2017

3 ideas falsas que tienen los hombres sobre las dietas


“Quiero bajar de peso y mejorar mi salud, pero no sé cómo hacerlo sin tener que seguir dietas para mujeres”, comentó un lector anónimo hace poco. Este artículo es para él y para todos los hombres que quieren mejorar sus hábitos alimenticios pero no saben cómo. Espero les ayude a resolver algunas dudas y les brinde ideas para mejorar su salud.

Cada vez más hombres están interesados en bajar esos kilitos de más, tanto para cuidar su salud como para mejorar su apariencia física. Pero aún son pocos los que han logrado dar el paso de la idea a la acción pues están mal informados y tienen muchas dudas. Las dudas no ayudan, por eso queremos ayudarte a resolverlas para que empieces a comer mejor muy pronto.

Las dietas son sólo para las mujeres

No te culpo por pensar eso. Las mujeres nos hemos convertido en una especie de expertas en dietas, y toda la publicidad sobre este tema está enfocada hacia nosotras, desde la televisión hasta las revistas que venden en el supermercado. Por eso muchos hombres no quieren ni siquiera mencionar esa palabra, pues temen verse “afeminados” al decirla, y mucho más al implementarla en su vida diaria.

La palabra “dieta” se refiere a nuestros hábitos alimenticios. Se ha asociado con “dietas adelgazantes”, porque son las más difundidas. Pero en general la dieta es un plan alimenticio que se sigue para ayudarte a cumplir tu objetivo, ya sea bajar de peso, controlar tu colesterol o rendir mejor en los deportes, por ejemplo.

Si lográramos recobrar el significado de “dieta” como “tener hábitos alimenticios saludables”, tal vez así más hombres se atreverían a decirlo abiertamente. Pero, en último caso, si no te gusta decir que estás “siguiendo una dieta”, puedes simplemente decir que estás “procurando comer saludablemente”.

No existen dietas para hombres

Muchos hombres sienten que las dietas son para las mujeres que quieren lucir más delgadas. Y aunque los hombres sí quieren bajar de peso, no quieren solamente verse más delgados sino mejorar su salud o verse mejor, más atléticos y fuertes.

Además, muchas dietas “de moda” o “con truco” sin bases científicas, proponen planes alimenticios con menús tan restringidos que son imposibles en la vida de un hombre. ¿Cuándo has visto a un hombre comiendo sólo piña al desayuno o siguiendo la dieta de Beyonce?

Pero eso no quiere decir que no haya dietas adecuadas para hombres. En primer lugar, las dietas avaladas por nutricionistas y dietistas certificados, siempre…

  • incluyen menús completos bastante alejados de la idea de “morirse de hambre”
  • hacen recomendaciones diferenciadas para los hombres y para las mujeres, y
  • recomiendan cantidades de comida de acuerdo a la estatura y el peso de la persona. Si eres un hombre alto y fornido, no es posible que hagas una dieta de sólo 1000 calorías al día. No es saludable.

En segundo lugar, no todas las dietas sirven sólo para perder peso. Existen dietas para ayudarte a fortalecer tus músculos o para aumentar tu energía cuando eres un deportista dedicado. Así como existen muchas dietas para bajar los niveles de colesterol o mejorar la salud cardiaca, problemas muy frecuentes en los hombres.

Busca una dieta especializada para lo que necesitas, pero de fuentes calificadas.

Todas las dietas son demasiado rigurosas

No es tan así, aunque la disciplina sí es necesaria para que tengan éxito. Pero si definitivamente no te gusta la idea de “hacer dieta” estricta, sigue habiendo muchas formas de comer más saludablemente y lograr tus objetivos:

  • Nunca te saltes comidas. Muchos hombres creen que para adelgazar lo mejor es saltarse comidas y generalmente el desayuno es el primer sacrificado. ¡Grave error! Así sólo lograrás llegar al almuerzo con tanta hambre que comerás más de lo necesario. El comer las tres comidas diarias, e incluir algunos snacks a la media mañana y por la tarde, es la manera más saludable de comer.
  • Reduce las porciones. Con reducir las porciones a la mitad de lo que normalmente comes, ya estarás haciendo bastante por tu salud y tu peso.
  • Reduce ciertos alimentos. El exceso de grasas, azúcar y carbohidratos refinados (harinas blancas) es lo que más afecta una dieta. Por ejemplo: las papas fritas, los chocolates, el pan blanco. Trata de no comer tantos, y reemplázalos por otras comidas más saludables, como más verduras, frutas y granos integrales.
  • Aprende a elegir comidas saludables. El problema no está siempre en el alimento, sino también en como se prepara. El pollo es un alimento ideal, pero no es lo mismo una pechuga de pollo a la carta con salsa que una pechuga a la plancha.

Es hora de que el tema de las dietas sea exclusivo de las mujeres. Además, qué importa lo que digan los demás. Cuando te vean saludable y atlético, muchos querrán seguir tus pasos.

 

Publicación original: 2010

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

Imagen © iStock / esolla

The post 3 ideas falsas que tienen los hombres sobre las dietas appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/2tsxPS3

miércoles, 19 de julio de 2017

Menopausia – los bochornos o calores y la cafeína


En una tarde cualquiera, estás cómodamente sentada en tu sala a punto de saborear un café. De repente, te viene un calor interior muy intenso, la cabeza, el cuello y el pecho se enrojecen, ¡ahora estás sudando! Sí, posiblemente tengas más de cincuenta años y, de no tomar cartas en el asunto, por un par de meses hasta por siete años, los bochornos o calores serán cosa de todos los días… y noches. Quizá, un factor que te ayude a minimizar sus efectos sea dejar de consumir cafeína, entre otras estrategias para la menopausia.

Un estudio reciente realizado por la Clínica de la Salud de la Mujer de la Mayo Clinic en Rochester, Minnesota, publicado en la revista Menopause y que incluyó datos de 1,806 mujeres, relaciona el consumo de cafeína con el aumento de la frecuencia y la intensidad de los bochornos, reportó la doctora y directora de la clínica, Stephanie Faubion. De acuerdo con la publicación Science Daily, estos cambios súbitos de temperatura que incomodan, son los síntomas más frecuentes durante la menopausia. Le ocurren al 79 por ciento de las mujeres en la pre-menopausia o el climaterio (la antesala de la menopausia) y al 65 por ciento de mujeres posmenopáusicas.

Más que huir de este fenómeno natural —lo que resulta imposible, por cierto—, más vale cuidarse, darle la cara y cambiar algunos hábitos para que este cambio hormonal no se vuelva una pesadilla. Sí hay algunas modificaciones, no vamos a mentir; sin embargo, la realidad es que no todas las mujeres tienen síntomas severos; hay quien va diciéndole adiós a su edad reproductiva y dándole la bienvenida a la menopausia sin mayores sobresaltos.

¿Qué es la menopausia?

Pero, ¿qué es la menopausia exactamente? De manera muy breve la describimos y te proponemos algunos cambios sencillos en tu estilo de vida si andas rondando los 40, para que los 50 no te agarren desprevenida: una vida sana, dieta balanceada, ejercicio y el uso de ropa adecuada puede marcar la diferencia.

¿Qué síntomas se relacionan con esta etapa de la vida? Hay algunos que pueden manifestarse. Entre ellos están los siguientes:

La realidad es que la menopausia es un periodo ineludible de la vida. Se trata de una cita con nuestro destino. Así como pasamos por la pubertad en que se inicia la menstruación y la edad reproductiva, llega el día en que comienzan los primeros indicios de que la precisión del periodo se modifica y luego para, los 50 es la década clave. Si luego del año de ausencia del periodo (que marca la menopausia), viene alguna secreción (un sangrado) es necesario ir al médico para hacerse un chequeo porque eso no sería normal. Si cumples 60 y no has tenido ningún síntoma, no dejes de ir a una revisión de rutina.

La menopausia es un proceso complejo que ocurre debido a los cambios hormonales. Por describirlo de manera sencilla, los ovarios dejan de producir estrógenos y progesterona. Ambas hormonas son las responsables, entre otras funciones, de tener la capacidad de embarazarse. Lo que se llama edad reproductiva ocurre cuando estas hormonas se producen en nuestros ovarios cada mes.

¡Qué calor!

Si de repente te viene un calor intenso, es podrías formar parte de hasta el 75 por ciento de las mujeres que padecen bochornos durante la menopausia, que puede llegar a ser hasta dos veces al día o más seguido. Esto puede ser relevante, sobre todo cuando un estudio reciente publicado en la revista JAMA Internal Medicine, ha reportado que el promedio de tiempo que las mujeres pueden padecer bochornos es de siete años. El escenario más extendido en este estudio realizado en Wake Forest School of Medicine en Winston, Salem, en Carolina del Norte, fue de 11.8 años, y según los investigadores, las Afroamericanas fueron las que tuvieron el periodo de bochornos más prolongado (10.1 años), seguido por las hispanas con una duración de 8.9 años; curiosamente las Japonesas y las chinas fueron las que los tuvieron más cortos, de 4.8 y 5.4 años respectivamente; Mientras que las blancas en promedio tuvieron bochornos o calores por 6.5 años. Los bochornos o síntomas vasomotores se relacionaron con el estrés, la depresión, la ansiedad y menor escolaridad.

Cafeína, ¿aliado o enemigo?

Según el estudio de la Clínica Mayo mencionado previamente, el 85 por ciento de la población estadounidense consume bebidas con cafeína diariamente. Varios estudios previos habían hallado que la cafeína podía empeorar los síntomas de la menopausia (específicamente los bochornos o calores); este estudio se une a los anteriores y sugiere que limitar la cafeína podría ayudar a las mujeres que sufren de los molestos bochornos durante el día y los sudores por las noche. Aunque todavía se requieren más estudios.

Es decir, no hay resultados concluyentes que establezcan que la cafeína produce los bochornos. En todo caso, los avances en este terreno nos dan herramientas para ser introspectivas: ¿has notado si cuando tomas café te viene el bochorno de inmediato? Es decir, sin ser una regla rígida, es necesario poner atención para verificar si nuestro organismo responde a los factores positivos de la cafeína —y la volvemos nuestra aliada— o si nos estimula tanto que se vuelve nuestra enemiga.

Otro estudio publicado en línea en Menopause de la revista de The North American Menopause Society, encontró que un aliado alimenticio es la soya o soja, pero únicamente entre las mujeres que producen la molécula equol soya, mediante procesos metabólicos. De acuerdo con el reporte de la Sociedad Norteamericana de Menopausia hay entre 20 y 50 por ciento de mujeres estadounidenses y europeas que lo producen de manera natural. Para ellas, que la soya que consumen ayuda a disminuir los bochornos, lo cual es una muy buena noticia. Por otro lado, para las mujeres que no producen equol, no hace ninguna diferencia cuánta soya consumen….no les ayuda con los bochornos. Si quieres probar si te sirve, incorpora alimentos con soya durante 4 a 6 semanas. Si no mejoran tus bochornos, no te van a mejorar.

Factores que promueven el bochorno

Si bien la genética juega un papel relevante entre quienes padecen bochornos: por ejemplo, las afroamericanas son más propensas que las japonesas, las chinas y las europeas. Lo cierto es que hay factores que pueden funcionar como desencadenantes para empeorar el efecto desagradable de los bochornos. Algunos de ellos son los siguientes:

Mantén los bochornos a raya

  • En cuanto comiences a notar irregularidades en tu ciclo menstrual, comienza un diario. En él registra lo que comes y tras cuatro o cinco semanas nota qué desencadena tus bochornos. ¿Serán los condimentos, los picantes, las sopas, los caldos? Es fundamental que te vuelvas perceptiva y lo anotes todo. Tu médico valorará mucho que le proporciones la información precisa.
  • Anota los medicamentos, vitaminas, suplementos y cualquier tratamiento (incluso hierbas, homeopatía, etcétera) que tomes de manera regular. Incluye las dosis y la frecuencia con que lo tomas.
  • Como varios estudios han relacionado el consumo de tabaco, cafeína y alcohol como desencadenantes (aunque no es definitivo), considera reducirlos o evitarlos. Si los consumes, anótalos en tu diario para que reconozcas cómo reaccionas a ellos.
  • Una vez que sabes que los bochornos forman parte de tu vida, asúmelo: cambia tu manera de vestir, de forma que puedas irte quitando lo que te acalora por capas: el abrigo, el suéter, el chaleco, la blusa de manga larga, la playera de tirantes… La idea es que tengas opciones para ventilarte.
  • Para las noches ten a la mano almohadas de refrigeración, ventiladores y también procura que tu pijama sea ligera y con varias capas de ropa. Dormir bien es fundamental para mantener tu calidad de vida y que no afecte tu rendimiento.
  • Lo que se recomienda como terapias alternativas para bajar el estrés te beneficiará: practicar yoga, Tai Chi, meditación, acupuntura, masajes, etcétera. Aquello que ayuda a la respiración, ¡te aliviará! Lo que le da espacio psicológico, también. El efecto placebo ha sido un elemento en los estudios realizados, por lo que mantener una actitud positiva te ayudará.
  • Procura conservar tu peso en un rango saludable.
  • Mantente activa.
  • Relájate.
  • Haz ejercicio aeróbico (cardiovascular: como caminar, montar bicicleta, nadar, etc.): además de quemar grasa producirás serotonina, la hormona de la felicidad. Seguro contrarrestará aquello que te produce confusión y desazón durante este tránsito de la menopausia.
  • Si de plano los bochornos no ceden y se convierten en tu pesadilla, acude a tu médico y revisen juntos —apoyados con las observaciones de tu diario y tus antecedentes médicos— si una terapia hormonal es adecuada para ti. Pregúntale sobre los tipos de hormonas, incluyendo las hormonas bioidénticas. También existen medicamentos sin hormonas que alivian algunos síntomas. Consulta con tu médico otras alternativas.

Recuerda que así como la pubertad, la menopausia no es una enfermedad, es una condición normal en la vida de la mujer pero, si los calores o bochornos te causan demasiadas molestias, existen tratamientos.

 

Publicación original: 2017

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

Imagen © iStock / roboriginal

The post Menopausia – los bochornos o calores y la cafeína appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/1JkTN9M

¿Acné en los adultos? Es diferente al de los adolescentes


Aunque no lo creas, el acné no es una condición exclusiva de la adolescencia. También puede aparecer durante la edad adulta, creando problemas de autoestima. Para enterarte de por qué se desarrolla en esta etapa y cómo puedes tratarlo para recuperar la belleza de tu piel, ¡sigue leyendo!

Cuando piensas en el acné, seguro se te viene a la mente la adolescencia. En esa etapa de la vida durante la cual se presentan tantos cambios hormonales, se vuelve tu peor enemigo. Fiestas, conquistas, reuniones y otros eventos sociales se ven saboteados por las molestas espinillas y los desagradables granos. Sin embargo, y por más que afecte la propia autoestima, el acné del adolescente se considera algo “normal”.

Y precisamente por eso, muchas personas piensan con alivio que el final de la adolescencia, es también el final de la pesadilla del acné. Pero se equivocan. En muchas ocasiones, es una de las herencias de la adolescencia que continúa durante la madurez, es decir, en personas de los 20 a los 50 años o más.

¿Cuál es la diferencia entre el acné del adolescente y el acné del adulto?

Durante la adolescencia, se manifiesta a través de muchos granitos y espinillas especialmente en la frente, y en algunas ocasiones en el pecho y la espalda. El acné en el adulto en cambio, se caracteriza por la formación de nódulos profundos en la parte inferior de la cara, es decir, alrededor de la boca, en la quijada y en el mentón.

El acné en los adultos puede causar un impacto emocional fuerte. Su efecto puede llegar al punto de afectar la calidad de vida de una persona, tal como lo hacen otras enfermedades más serias como el asma, la epilepsia, la diabetes o la artritis. Para Juan, un ingeniero de 30 años, el tener acné en la cara es algo que la causa mucha vergüenza.  Cuando siente que le sale un grano, de esos que el mismo describe como que “crecen debajo de la piel y duelen mucho”, Juan no quiere salir a la calle, ni que nadie lo vea.

Juan no está solo. El acné en la madurez afecta aproximadamente de un 25% a un 40% de los hombres y por lo menos, a la mitad de las mujeres adultas.

Si lo piensas, el efecto emocional del acné, es muy lógico, pues aparece por lo general en la cara (también en el pecho y en la espalda) que es nuestra carta de presentación hacia el mundo.  La mayoría de las personas con acné no se sienten bellas ni atractivas y pueden desarrollar depresión, fobia social y ansiedad.

¿Te interesa saber cuáles son las causas y el tratamiento para el acné en los adultos? Te explico a continuación:

Las causa principal del acné en los adultos es el sebo, una sustancia grasosa producida por las glándulas sebáceas de la piel. Esta sustancia grasosa obstruye los poros, lo cual crea un ambiente perfecto para las bacterias. Cuando las bacterias se instalan ahí, se produce la inflamación que vemos en los granos. En algunos casos de acné en los adultos, la causa más común de los brotes es el exceso de producción de andrógenos (las hormonas masculinas).

El componente hormonal, es en general, una causa común, pues cuando se presenta un desequilibrio en las hormonas femeninas como el estrógeno, también es posible que se presenten brotes. Esto es especialmente cierto para las mujeres embarazadas, o aquellas que están atravesando por la menopausia. Algunos cosméticos y los medicamentos como los cortico-esteroides (recetados, por ejemplo, para la inflamación causada por enfermedades como la artritis) también contribuyen a la aparición del acné durante la edad adulta.

¿Cuál es el tratamiento para el acné en los adultos?

Si tienes nódulos profundos, no creas que los medicamentos de venta libre que encuentras en la farmacia te van a servir. Estos están diseñados para atacar el acné juvenil y por eso es probable que no sean muy efectivos. Lo ideal, es que consultes a un dermatólogo, quien seguramente te recetará cremas medicadas y pastillas que ayudan a la eliminación del acné.

Dentro de las opciones de tratamiento en los adultos, están:

  • Medicamentos recetados con retinol (vitamina A), los cuales ayudan a despejar los folículos de la piel y mantenerla limpia (y de paso ¡ayudan a prevenir las arrugas!)
  • Combinación de cremas con peróxido de benzoilo y antibióticos como la clindamicina para combatir las bacterias.
  • Jaleas con 5% de dapsone para combatir la inflamación.
  • Algunas pastillas anticonceptivas (como Yaz, Ortho-TriCyclen u otras), pues ayudan a regular las fluctuaciones de las hormonas.
  • Antibióticos orales que actúan como anti-inflamatorios.
  • Medicamentos para la presión arterial como la spironolactona que puede ayudar a regular las hormonas.

Existen soluciones más caras que incluyen la tecnología láser. Pero lo mejor es hablar con un dermatólogo para que explores las opciones que están a tu alcance para que logres controlar el acné y recobres la belleza de tu piel.

No dejes que el acné sabotee la imagen que tienes de ti mismo(a).

 

Publicación original: 2010

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

Imagen © iStock / ivanmateev

The post ¿Acné en los adultos? Es diferente al de los adolescentes appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/1CEFjLn

martes, 18 de julio de 2017

Preeclampsia: cuidado con la presión arterial alta durante tu embarazo


Si estás embarazada y eres una adolescente o una mujer mayor de 40 años, y antes de tu embarazo has tenido presión arterial alta o sobrepeso, tienes mayor riesgo de que te de preeclampsia. ¿Qué es? Es una condición médica que se caracteriza por el desarrollo de hipertensión durante tu embarazo, y que si no se atiende, puede poner en grave riesgo tu salud y la de tu bebé. ¡Entérate y cuídate!

La preeclampsia es también conocida como la hipertensión durante el embarazo, y es temida por muchas mujeres cuando se encuentran en estado de dulce espera. Y no es para menos, pues puede poner en riesgo tu salud y la de tu bebé.

Muchas mujeres embarazadas sufren un leve aumento de su presión arterial conocida también como hipertensión gestacional. Pero cuando la presión arterial aumenta de forma repentina después de la semana 20 del embarazo (más de 140/90 Hg), entonces se diagnostica preeclampsia.

Aparte de la hipertensión, la preeclampsia también te puede provocar inflamación (hinchazón) de la cara, los brazos, las manos y los pies, así como un aumento de peso repentino, debido a que retienes líquidos. Por lo mismo, se reducen tus ganas de ir al baño (tan frecuentes y normales durante el embarazo) y tu orina concentra niveles altos de proteína. A medida que el embarazo avanza, te puede dar dolor en el abdomen, dolores de cabeza, problemas con la vista (visión borrosa), mareo y puede causar  náuseas y vómito.

Todo esto puede hacer que tu bebé no pueda crecer adecuadamente porque no fluye suficiente sangre a la placenta que lo alimenta, o provocarte un parto prematuro. Y así como el nombre lo dice, la pre-eclampsia es el primer paso de la eclampsia, una condición mucho más grave que puede provocarte, además de todo, convulsiones, un estado de coma o la misma muerte. Y todo esto sucede cuando la preeclampsia no es identificada a tiempo o no recibes el tratamiento adecuado para controlarla.

¿Cuál es la causa de la preeclampsia? Aún no se sabe a ciencia cierta, y por eso es difícil de evitar. Antes se le llamaba toxemia porque se pensaba que era causada por una toxina en la sangre de la madre, pero esa teoría ya fue rechazada. Actualmente los expertos sugieren que puede estar relacionada con escaso flujo de sangre a tu útero, problemas en los vasos sanguíneos o en el sistema inmunológico, a la mala alimentación o al exceso de grasa en el cuerpo.

Sin embargo, lo que sí se sabe es que es más común en las mujeres que cumplen con las siguientes características:

  • Primer embarazo
  • Madre adolescente o madre mayor de 40 años
  • Haber tenido presión arterial alta antes del embarazo
  • Estar en sobrepeso desde antes del embarazo
  • Tener historia de preeclampsia en embarazos anteriores o en la familia cercana (madre o hermanas)
  • Tener un embarazo múltiple, más de un bebé
  • Tener diabetes, enfermedad del riñón, lupus o artritis reumatoide

Si tienes algunas de estas características, o has notado algunos de los síntomas relacionados con esta condición, es importante que consultes con tu obstetra de inmediato. Muchas mujeres embarazadas padecen de una inflamación (hinchazón) típica de las manos y de los pies, que las puede asustar. Si esa inflamación no desaparece después de unos días, a pesar del reposo, también debes buscar ayuda médica pues puede ser una señal de preeclampsia.

Mientras más pronto determine tu obstetra qué tan seria es tu condición, mejores podrán ser las opciones de tratamiento para ti sin afectar el buen desarrollo de tu bebé. Y en la mayoría de los casos, es probable que sea necesario adelantar tu parto para salvar tu vida y la de tu bebé.

¡Debes estar pendiente a estas señales de alerta! La salud de tu bebé necesita de tu cuidado y atención. Para que todo salga como lo sueñas y pronto puedas tener a tu bebé saludable entre tus brazos.

 

Publicación original: 2009

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

Imagen © iStock / sborisov

The post Preeclampsia: cuidado con la presión arterial alta durante tu embarazo appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/2dt6bJV

Los exámenes médicos que necesitan los niños y los adolescentes


¿Eres de los que sólo llevas a tus hijos al médico cuando se enferman? ¿Crees que porque tus padres vivieron hasta los 80’s no debes preocuparte? Yo se que el bienestar de tus hijos es lo primero y lo más importante para ti. Esta columna te podría ayudar a apoyar a que tus hijos — niños y adolescentes — crezcan sanos y fuertes.

Todos los padres quieren lo mejor para sus hijos. Pero los niños no nacen con un instructivo y, aunque no hay duda que en la mayoría de los casos mamá y papá conocen a sus hijos mejor que nadie, los médicos les pueden ayudar a mantener a sus hijos sanos y a resolver sus dudas. Incluyendo orientación en cuanto a la alimentación, la actividad física o lo que sea necesario para mantenerlo seguro, de acuerdo a la edad del niño o del adolescente.

Típicamente las visitas con el pediatra (que es el médico que se especializa en niños) tienden a ser más frecuentes cuando el niño es muy pequeño y se vuelven menos frecuentes a medida que avanza en edad. Estas visitas:

  • permiten evaluar su crecimiento y su desarrollo
  • permiten determinar si hay algún problema y tratarlo, si es necesario
  • permiten administrar las inmunizaciones recomendadas de acuerdo a su edad
  • permiten responder cualquier duda o pregunta que tengas como padre
  • te proporciona información acerca de la salud de tu hijo(a)
  • le dan al adolescente la oportunidad de hacer preguntas, si tiene dudas, lo cual es igualmente importante.

Recuerda que para que tu niño pueda crecer fuerte y feliz, necesita estar sano. Para que tu niño pueda aprender, necesita estar sano. Lo ideal, es que tu niño tenga seguro médico o el equivalente de forma que tú como padre o madre no tengas que angustiarte cada que tengas que llevarlo a su cita. Recuerda que para que un niño crezca y se desarrolle saludable no es suficiente que lo lleves al médico únicamente cuando no se siente bien. Aunque sabemos que todos los niños van a contraer algunos catarros o resfriados, la meta es prevenir enfermedades serias. Queremos asegurarnos de que tienen sus vacunas al día, que van a sus chequeos con el pediatra regularmente, así como el chequeo de sus ojos con el oftalmólogo, de sus dientes con el dentista, etc. de acuerdo a su edad.

Generalmente se recomienda que lleves a tu hijo a chequeos frecuentemente en los primeros 4 años. La Academia Americana de Pediatría sugiere el siguiente programa:

  • Entre los 2 y 5 días de nacido
  • Al mes
  • A los 2 meses
  • A los  meses
  • A los 6 meses
  • A los 9 meses
  • Al año (a los 12 meses)
  • A los 15 meses
  • A los 18 meses
  • A los 2 años
  • A los 2 ½ años
  • A los 3 años
  • A los 4 años
  • Y cada año a partir de esa edad.

Los exámenes durante la adolescencia son especialmente importantes porque brindan la oportunidad de discutir temas acerca de comportamientos de alto riesgo y de seguridad.

Los dentistas, por su parte, recomiendan que se lleve al niño al dentista a más tardar cuando cumple un año. Recomiendan limpiezas dentales 2 veces al año. Y les recuerdan a los padres que hay que cuidar los dientes de leche no sólo porque les permiten a los niños a hablar claramente pero porque permiten que los dientes permanentes tengan lugar para salir correctamente.

En cuanto a los ojos, generalmente el pediatra examina los ojos desde el nacimiento y en cada visita. A los 3 ½  y 5 años revisa la agudeza visual. Después de los 5 años la agudeza visual se examina tanto en el consultorio del médico como en la escuela. Si el niño entrecierra los ojos o se queja de dolores de cabeza, se está tallando los ojos frecuentemente, si se sienta muy cerca del televisor, es importante que lo examine un oftalmólogo para ver si necesita lentes. Si usa lentes, requiere una evaluación por el oftalmólogo una vez al año.

Dáles a tus hijos la oportunidad de crecer fuertes y saludables. ¡Llévalos al pediatra!

 

Publicación original: 2015

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

Imagen © iStock / PeopleImages

The post Los exámenes médicos que necesitan los niños y los adolescentes appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/1Gvaw8T

Los adolescentes creen que el sexo oral no es sexo


Los adolescentes creen que tener sexo oral, no es tener sexo. Por alguna razón consideran que esta práctica sexual no “cuenta” como tener relaciones sexuales, ya que no hay penetración. Sin embargo, es importante que sepan que están equivocados. El sexo oral trae riesgos de enfermedades de transmisión sexual que no deben ignorarse. Aquí te contamos de qué se tratan y te damos información para acabar con los mitos que los adolescentes han creado alrededor del sexo oral.

¿Quién dijo que el sexo oral no es sexo en realidad? La hija de Marta, que tiene 16 años. Ella explica que no tiene novio, sino “amigos con derechos” y que las relaciones son pasajeras y sólo incluyen sexo oral. Para ella, esta práctica no es lo mismo que tener una relación sexual con penetración, por lo cual considera que todavía es virgen y que no ha iniciado su vida sexual. Ella asegura que va a esperar a estar enamorada para tener una relación sexual “completa”.

Pero así como uno no puede estar embarazada a medias, el sexo oral tampoco es una práctica sexual que no cuente. En realidad, y aunque no haya penetración del pene en la vagina, sigue siendo una relación sexual que conlleva riesgos para la salud cuando no se practica con precaución.

Es preocupante que muchos adolescentes entre los 14 y los 18 años, cada día toman como normal el establecer relaciones con otros chicos o chicas de su edad, que sólo consisten en tener sexo. No lo digo por ser moralista, sino porque esto señala la ignorancia que existe con respecto a las prácticas sexuales que pueden estar poniendo en riesgo la salud de los adolescentes.

Un estudio publicado en el Journal of Pediatric Psychology, encontró que los chicos de décimo grado son muy activos sexualmente. Pero esto no fue lo sorprendente, lo que llamó la atención es que su actividad sexual se refiere a tener sexo oral con varias personas y que además, lo hacen sin usar un condón. Los adolescentes creen que es una alternativa segura al sexo con penetración porque los protege del embarazo y de las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS). De lo primero, seguro, pero de lo segundo, no es cierto, es un mito.

¿Cuáles son los riesgos del sexo oral?

  • Contacto de la boca con el pene y del pene con la boca: El riesgo “teórico” de hacerle sexo oral a un hombre conlleva un riesgo para quien tiene el pene en su boca si es que quien eyacula está infectado con alguna ETS. El pre-semen y el semen pueden pasárselo a la otra persona si ésta tiene alguna herida o corte en la boca.  De la misma forma, existe un riesgo para quien recibe el sexo oral si la persona que lo está dando tiene alguna infección y tiene alguna herida en su boca al entrar en contacto con alguna herida en el pene.
  • Contacto de la boca con la vagina y de la vagina con la boca: El riesgo “teórico” de hacerle sexo oral a una mujer es mayor para quien pone su boca en la vagina, ya que los líquidos vaginales y la sangre infectada pueden entrar en la boca (esto incluye sangre del período menstrual) de quien está en contacto con la vagina, si es que tiene alguna herida en la boca. De la misma manera, quien recibe sexo oral, puede infectarse si quien le practica el sexo oral tiene alguna infección y cortadura en la boca que entre en contacto a su vez, con una cortadura en el área vaginal o de la vulva.

El riesgo comprobado: El riesgo de transmisión del VIH durante el sexo oral es mucho más bajo en comparación con el sexo vaginal o anal. Sin embargo, se han reportado casos de contagio de VIH y otras ETS por sexo oral.

Con esto en mente, es necesario recordarle a los adolescentes que el sexo oral si tiene riesgos. Es importante recalcarles que:

  • El sexo oral implica el riesgo de transmisión del VIH y otras ETS. Estas enfermedades pueden ser para siempre y pueden no tener cura.
  • El tener sexo oral sin condón no te hace más popular.
  • El usar protección durante el sexo oral es una señal de que te quieres y te respetas, así como a tu compañero o compañera.
  • Habla con tus padres, maestros o consejeros si tienes alguna pregunta acerca del sexo. No importa si es vergonzosa para ti. ¡La salud es lo primero!

La hija de Marta, ahora piensa diferente. Entendió que el tener sexo oral con varias parejas y sin protección, conlleva riesgos y que es necesario estar alerta y cuidarse.

No te dejes engañar por tus amigos que dicen que el tener sexo con protección no es necesario. ¡Piensa en tu salud primero!

 

Publicación original: 2010

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

Imagen © iStock / claudiaveja

The post Los adolescentes creen que el sexo oral no es sexo appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/2vcQiiA

lunes, 17 de julio de 2017

¿Quieres mantener un peso ideal? ¡A comer proteínas!


Luego de haber pasado meses a dieta para lograr el peso que deseabas, llega el difícil momento de retomar una dieta saludable que te permita mantenerte en línea y no perder lo logrado con tanto esfuerzo. ¿Qué conviene comer? Si bien no hay demasiados datos al respecto, una investigación halló que las dietas altas en proteínas ayudan a mantener el peso deseado.

¿Ya has bajado esos kilos o libras de más y temes volver a recuperarlos cuando dejes de hacer dieta? ¡No te desanimes! es lógico, pues ese es uno de los desafíos principales que pueden quitarte el sueño cuando quieres controlar tu peso.

Hasta el momento, varios estudios han demostrado que gastar más calorías de las que consumimos nos permite bajar de peso, pero poco es lo que se sabe sobre cómo controlar y mantener el peso deseado.

Al respecto, una investigación llevad a cabo por unos científicos europeos de la Universidad de Copenhague detectó que una dieta alta en proteínas y baja en carbohidratos puede ayudar a cumplir este objetivo.

Las proteínas se encuentran en los alimentos de origen animal, como carnes de res, pollo, pescado, cerdo, pavo y huevos, y en algunos alimentos de origen vegetal, como las habichuelas (frijoles), las lentejas, la soja y las nueces y las semillas en general.

Las proteínas cumplen un papel muy importante en la dieta, ya que se ocupan de construir y reparar la piel, los músculos y los órganos. Además, los alimentos que contienen proteínas en general también tienen hierro, que ayuda a que la sangre transporte el oxígeno a todo el cuerpo. Si te falta hierro, es posible que te sientas cansada y débil o con dolor de cabeza.

La cantidad de proteínas que cada uno necesita depende de la edad, la estatura, el peso y el nivel de actividad física. En los niños y en los adolescentes va variando con el crecimiento y al llegar a la adultez se estanca. Así, la cantidad de proteínas que debe consumir un adulto es de alrededor de los 60 gramos diarios, en promedio.

¿Quieres saber cuántas proteínas tienen los alimentos que vas a ingerir? Cuando sea posible, recuerda consultar las etiquetas de los alimentos. Si no, aquí te damos una referencia para que tengas en cuenta:

  • Atún (3 onzas / 85 gramos): 22 gramos de proteínas
  • Hamburguesa (3 onzas / 85 gramos): 21 gramos
  • Pollo (3 onzas / 85 gramos): 21 gramos
  • Camarones (3 onzas / 85 gramos): 18 gramos
  • Yogur (1 taza): 11 gramos
  • Tofu (½ taza): 9 gramos
  • Lentejas cocidas (½ taza): 9 gramos
  • Leche de vaca (1 taza): 8 gramos
  • Mantequilla de maní (2 cucharadas): 8 gramos
  • Frijoles (habichuelas) cocidos (½ taza): 8 gramos
  • Queso (1 onza): 7 gramos
  • Huevo cocido (3 onzas): 7 gramos
  • Leche de soja (1 taza): 6 gramos
  • Avena cocida (½ taza): 3 gramos de proteínas

No es necesario que te obsesiones con las cuentas, simplemente considera estos datos cuando armes los menús, quizás al principio necesites calcular pero verás que luego podrás combinar los alimentos de la manera que más te guste sin necesidad de pensar tanto.

Junto a las proteínas, recuerda agregar vegetales y frutas a tu dieta y limita los carbohidratos sin eliminarlos por completo, ya que ellos también son necesarios para mantener el peso que tanto has deseado. Y recuerda que la cantidad de calorías que consumes en el transcurso del día, así como la actividad física que realizas, seguirán siendo importantes. La mayoría de las personas no necesitan mas que una alimentación saludable sin polvos, suplementos, medicinas o vitaminas adicionales y mantenerse activos para perder peso y mantenerlo.

Si tienes otras dudas o preguntas sobre cómo mantener tu peso, no dudes en consultar con tu médico o con un dietista registrado.

 

Publicación original: 2011

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

Imagen 1 © iStock / miomea

Imagen 2 © iStock / FotografiaBasica

Imagen 3 © iStock / YinYang

The post ¿Quieres mantener un peso ideal? ¡A comer proteínas! appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/12SPzDQ