martes, 20 de febrero de 2018

¿Puedo hacer ejercicio cuando estoy resfriado o tengo gripe?


¿Puedes hacer ejercicio cuando estás resfriado o tienes gripe? La respuesta a esta pregunta depende de los síntomas que tengas y de la cantidad de ejercicio que hagas. Como sucede con todo en la vida, el ejercicio puede ser benéfico cuando se hace en su justa medida, pero puede ser negativo cuando es excesivo. Antes de ponerte las zapatillas deportivas, infórmate bien.

¿Se debe hacer ejercicio cuando uno está resfriado o tiene gripe?

Si le haces esa pregunta a tu mamá, probablemente te diga que lo mejor es que te quedes en cama hasta que estés mejor. Y si le preguntas a un amigo, te puede decir que lo mejor es hacer ejercicio para “sudar” el virus. ¿A quién le debes creer? En cierta medida, los dos tienen razón.

Tu amigo tiene razón en que el ejercicio te puede ayudar a combatir el virus que causa el resfriado o la gripe (influenza). Aunque no al hacerte sudar, sino al fortalecer tu sistema inmunológico. Cuando haces ejercicio, tus glóbulos blancos, encargados de defender tu cuerpo de virus y bacterias, corren más fácilmente por tu torrente sanguíneo y así combaten las infecciones más rápido. Esto no sólo te ayuda a combatir la enfermedad, sino que indirectamente te ayuda a prevenir futuras recaídas pues mantiene tus defensas más fuertes.

Pero tu mamá también tiene razón cuando te dice que descanses, pues tu sistema inmunológico necesita que tu cuerpo esté descansado y libre de estrés para poder funcionar mejor.

Las preguntas claves entonces para saber si debes o no hacer ejercicio cuando estás resfriado o tienes gripe, son: ¿cuándo? y ¿cuánto?

¿Cuándo?

Todo depende de los síntomas de la gripe. Es seguro hacer ejercicio cuando tus síntomas son leves y tolerables, como: estornudos, nariz que gotea o está congestionada, dolor de garganta. En cambio, no es conveniente cuando tus síntomas son más fuertes, como: congestión de pecho, tos, malestar estomacal, dolor de músculos, fatiga y fiebre. Especialmente si haces ejercicio cuando tienes fiebre, puedes deshidratarte. Nadie con fiebre debe de ejercitarse.

La clave está en prestarle atención a tu cuerpo. Cuando los síntomas de la gripe son ligeros y te sientes bien ejercitando, continúa. Pero si te sientes mal a medida que continúas la actividad física, bájale al ritmo o simplemente para y vete a descansar. Y por el otro lado, cuando los síntomas de la gripe son más fuertes y no tienes ni ánimo de levantarte para ir a la escuela o al trabajo, menos ánimo vas a tener para salir a trotar o a montar bicicleta. En ese caso tu cuerpo está pidiendo reposo y buena alimentación para recuperar las energías. Y, si se puede, muchos mimos para recuperar el ánimo.

¿Cuánto?

El ejercicio regular y moderado fortalece tu sistema inmunológico, en compañía de una buena alimentación, suficiente descanso y estar libre de estrés. Cuando hablo de ejercicio regular, me refiero a actividades que se hacen mínimo por 30 minutos diariamente o varias veces a la semana, y que son básicamente cardiovasculares como montar bicicleta, correr, nadar, caminar, patinar, entre otros.

Pero cuando haces ejercicio intensivo y extremo, los efectos sobre tu sistema inmunológico pueden volverse negativos. Algunos estudios han descubierto que el ejercicio excesivo puede disminuir la cantidad de glóbulos blancos que recorre tu cuerpo, y al contrario, aumenta las hormonas del estrés (la adrenalina y el cortisol) que a largo plazo pueden debilitar tu sistema inmunológico y hacerte más propenso a enfermarte.

Si definitivamente tienes muchas ganas de ir a ese juego de fútbol o de ir al paseo en bicicleta con tus amigos, escucha a tu cuerpo, o consulta con tu médico, él o ella podrá darte un consejo más acertado tras evaluar tus síntomas. Y ante la duda, si estás enfermo con una gripe o un resfriado, recuerda que típicamente es cuestión de unos cuantos días si no se complica y es mejor errar en el lado del descanso que en el de la actividad física.

 

Ultima revisión: 2018

Copyright © 2018 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © iStock / Dirima

The post ¿Puedo hacer ejercicio cuando estoy resfriado o tengo gripe? appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/2EGqWSK

lunes, 19 de febrero de 2018

¿Qué es el metabolismo y cómo funciona?


Tal vez hayas escuchado hablar del metabolismo sin comprender bien qué es. Para que puedas despejar tus dudas, aquí te contamos de qué se trata, cómo funciona y cuáles son los problemas metabólicos que puede tener una persona.

Muchas personas usan el término metabolismo sin saber en verdad de qué se trata. En general, se le suele asociar a la obesidad y se le culpa por no poder bajar esos kilos o libras de más, aunque no sea exactamente así.

¿Qué es el metabolismo?

El metabolismo es un conjunto de procesos físicos y químicos que ocurren en las células, que convierten a los nutrientes de los alimentos en la energía necesaria para que el cuerpo cumpla con todas sus funciones vitales, como respirar, hacer la digestión, hacer circular la sangre, mantener la temperatura corporal y eliminar los desechos (a través de la orina y las heces). Es decir que no sólo utilizamos esa energía para movernos y pensar, sino también cuando estamos en reposo.

Cuando comemos un alimento, unas moléculas del sistema digestivo denominadas enzimas descomponen las proteínas en aminoácidos, las grasas en ácidos grasos y los hidratos de carbono (carbohidratos) en azúcares simples (como la glucosa). Estos compuestos son absorbidos por la sangre, que los lleva a las células en donde otras enzimas aceleran o regulan las reacciones químicas necesarias para “que se metabolicen” o sea, que se procesen de modo que se libere o se almacene la energía. Por cierto, la energía que un alimento le brinda al cuerpo se mide en calorías, y cuando consumes más calorías de las que necesita tu cuerpo, éstas se acumulan en forma de grasa.

Más específicamente, en el metabolismo intervienen dos tipos de actividades: la fabricación de tejidos corporales y la creación de reservas de energía (conocida como anabolismo o metabolismo constructivo) y la descomposición de tejidos corporales y de reservas de energía para obtener el combustible necesario para las funciones corporales (llamada (catabolismo o metabolismo destructivo). La velocidad y el sentido en que se producen esos procesos metabólicos están regulados por distintas hormonas que se fabrican por el sistema endócrino, como la tiroxina (que se produce en la glándula tiroides) y la insulina (que se produce en el páncreas).

A veces, el sistema metabólico falla y ocurren los llamados trastornos o enfermedades metabólicas, algunas pueden heredar. La mayoría suceden porque hay enzimas u hormonas que se concentran de manera anormal en la sangre o no funcionan correctamente. Lo que sucede es que es que hay ciertas sustancias químicas que si no se pueden metabolizar o que si se metabolizan mal pueden causar síntomas graves. Por eso, los problemas del metabolismo deben tratarse y controlarse.

¿Cuáles son los trastornos metabólicos?

A continuación te doy algunos ejemplos de trastornos del metabolismo, que tal vez ya conocías:

  • Galactosemia: es un trastorno metabólico congénito, es decir, heredado. Los bebés que nacen con este problema tienen dificultad para metabolizar (asimilar) la enzima del azúcar denominada galactosa (que también se encuentra en los productos lácteos pero es diferente a la intolerancia a la lactosa).
  • Fenilcetonuria: otro trastorno congénito provocado por un defecto en la enzima encargada de descomponer el aminoácido fenilalanina, necesario para el crecimiento normal y la fabricación de proteínas.
  • Hipertiroidismo: se produce cuando la glándula tiroides segrega (produce) una cantidad excesiva de tiroxina, lo que acelera el metabolismo basal. Provoca síntomas como pérdida de peso, aceleración del ritmo cardiaco, hipertensión, ojos prominentes  o saltones (exoftalmos) y un abultamiento en el cuello que se debe al crecimiento de la glándula tiroidea (bocio).
  • Hipotiroidismo: se produce cuando la glándula tiroides o no existe o produce poca hormona tiroidea (tiroxina), en ocasiones debido a la producción de anticuerpos que destruyen parcialmente a esta glándula, que por eso segrega una cantidad insuficiente de la hormona tiroxina, lo que hace más lento al metabolismo basal. En los lactantes y en los niños puede causar retraso mental y en el crecimiento, en los adultos provoca fatiga, disminución del ritmo cardiaco, aumento de peso y estreñimiento.
  •  Diabetes, de tipo 1 o diabetes de tipo 2 : la primera (diabetes tipo 1) ocurre cuando el páncreas no produce o secreta suficiente insulina (se requiere insulina para el tratamiento), la segunda (diabetes tipo 2) se produce cuando el cuerpo no responde a la insulina en forma adecuada, tiene resistencia a la insulina que se produce. En casos avanzados puede no haber suficiente insulina. Los síntomas típicos incluyen orinar frecuentemente, tener mucha sed y mucha hambre. También se puede perder peso aunque las personas con diabetes tipo 2 tienden a tener sobrepeso o a ser obesas. A largo plazo, si no se controla, puede causar complicaciones serias. Entre ellas: problemas en los riñones (nefropatía diabética), lesiones en los nervios (neuropatía diabética), retinopatía y ceguera y enfermedad cardiovascular.

En todos los casos, los trastornos metabólicos deben ser tratados y, en general, pueden ser controlados, y las personas con problemas metabólicos pueden mantener una buena calidad de vida. Si tienes dudas sobre tu salud o crees que puedes tener alguna trastorno en tu metabolismo,  consulta con tu médico.

 

Ultima revisión: 2018

Copyright © 2018 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © iStock / bowie15

The post ¿Qué es el metabolismo y cómo funciona? appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/2EELaMN

domingo, 18 de febrero de 2018

5 señales de alerta en el embarazo


¿Estás embarazada? Tal vez hagas parte del grupo de futuras mamás que se preocupan ante el más mínimo cambio o dolor. O quizás, eres de las que piensa que cualquier cambio es normal. ¡Ten cuidado! No es bueno ignorar ciertas señales de alarma que pueden indicar que algo anda mal con tu embarazo. Aquí te presentamos algunas de las más comunes para que sepas cuando es importante ir al médico de inmediato.

Cuando estás embarazada, tu cuerpo pasa naturalmente por una serie de cambios (puedes leer sobre los cambios, mes por mes, en nuestra serie de artículo que empiezan aquí). Es normal que te sientas diferente, que te den náuseas o que de repente sientas algún malestar estomacal. Algunas futuras mamás sienten que si se quejan todo el tiempo las van a considerar consentidas o lloronas. Otras, en cambio, van al médico ante la más mínima molestia. ¿Cómo puedes saber cuando hay algún síntoma o molestia que no se debe ignorar porque puede indicar algún problema?

¿Cuáles problemas durante el embarazo requieren una visita al médico?

Para evitar complicaciones durante tu embarazo, presta atención a las principales señales de alerta para que no dudes en ir al médico si se presentan.

1. Sangrado en cualquier momento

Durante el primero, segundo o tercer trimestre del embarazo, la sangre es una signo que no debe pasarse por alto. El sangrado puede significar varias cosas, dependiendo de cómo se presenta. Si hay sangrado durante el primer trimestre del embarazo  con dolor abdominal puede tratarse de un embarazo ectópico, el cual es grave y debe atenderse de forma inmediata. El sangrado abundante puede ser la señal de un aborto espontáneo durante el primer trimestre y la primera parte del segundo trimestre. ¿Qué pasa si sangras durante el tercer trimestre de tu embarazo? Puede tratarse de un desprendimiento de la placenta. Lo importante es que recuerdes que el sangrado siempre es algo serio. Si te sucede, no dudes en ir de inmediato al médico o a la sala de emergencia para recibir atención lo más pronto posible.

2. La actividad del bebé disminuye

La mayoría de las mamás se ponen felices porque sienten a su bebé moviéndose y dando patadas en el abdomen. ¡Es la prueba de que tienes un ser humano desarrollándose dentro de ti! Por eso, si de repente su nivel de actividad disminuye, prende las alarmas. Cuando el bebé no se mueve lo suficiente puede ser que no esté recibiendo el oxígeno y los nutrientes que necesita de la placenta.

3. Contracciones en la primera parte del tercer trimestre

Las contracciones se deben presentar cuando el bebé está listo para nacer. Por eso, si sientes contracciones antes de tiempo – en la primera parte del tercer trimestre de tu embarazo – no dudes en ir al médico. Pueden ser un signo de parto prematuro o parto falso (conocidas como contracciones Braxton–Hicks) y sólo tu médico puede detenerlas. ¡No esperes! Puedes poner en riesgo la salud de tu bebé.

4. Dolor de cabeza severo, dolor abdominal, problemas con la vista y retención de líquidos (hinchazón)

Estos síntomas pueden indicar pre-eclampsia, una condición grave que puede presentarse después de la semana 20 de embarazo que incluye presión arterial elevada. Consulta con tu médico inmediatamente, ya que puede ser fatal. El buen cuidado prenatal contribuye a prevenirla.

5. Síntomas de influenza

Cuando estás embarazada, el sistema inmunológico es más vulnerable que el de las mujeres que no están embarazadas y podrías contraer la influenza durante la época en que ésta se presenta y tu riesgo de complicaciones es mayor. Si tienes dolor de garganta, congestión nasal, diarrea, náuseas, vómito y fiebre, habla con tu médico tan pronto y te aparezcan los síntomas, especialmente si tienes fiebre elevada. Pregúntale a tu médico acerca de la vacuna para la influenza. Siempre es mejor prevenir.

No ignores estas señales de alerta durante tu embarazo. Actuar a tiempo puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.

 

Ultima revisión: 2018

Copyright © 2018 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © iStock / barisonal

The post 5 señales de alerta en el embarazo appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/2sBJLkf

sábado, 17 de febrero de 2018

5 cosas que debes saber acerca de la masturbación masculina


Es normal que hombres y las mujeres se masturben. Sin embargo, es más común hablar sobre la masturbación masculina, porque tiene fama de ser más recurrente. Aquí te presentamos 5 cosas que debes saber sobre la masturbación y sus efectos en tu salud física y mental. Tal vez sean útiles para despejar tus dudas con respecto a un tema que sigue siendo tabú.

¿Es normal y seguro masturbarse? ¿Puede llevar a tener problemas de disfunción sexual en los hombres? Tal vez te has preguntado esto, sin animarte a hacerlo en voz alta por temor a que te juzguen. Para tu tranquilidad, te cuento que no es un secreto que la masturbación es algo placentero, que incluso puede ayudarte a dormir mejor y que alivia el estrés. Aquí encontrarás algunas de las respuestas a las preguntas más frecuentes sobre la masturbación masculina.

1. ¿Masturbarse es seguro?

Obviamente que la masturbación tiene los beneficios del placer sexual sin el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual (ETS). Sin embargo, si lo haces con demasiada frecuencia, puede que la piel del pene se irrite, sobretodo si lo haces boca abajo, frotando el pene contra la cama, contra una almohada, o incluso contra la alfombra. En casos severos, esto puede causar traumas en la uretra. Así que ten cuidado.

2. ¿Hay una forma correcta de masturbarse?

En realidad cada persona es única, y así es su forma de masturbarse. No existe una técnica que sea la del “manual”, solamente existen distintos estilos. Algunos hombres prefieren hacerlo con la mano, otros frotarse contra algo (recuerda tener precaución), otros disfrutan poniéndose cierta ropa, otros miran revistas o películas, algunos lo hacen de pie, otros sentados, e incluso, mirándose al espejo.

3. ¿Puede afectar el sexo con tu pareja?

La masturbación es una buena manera de conocer tu cuerpo y saber cómo te gusta que te toquen. Además, puede ayudarte a identificar cuándo estás cerca del orgasmo y de esa manera, aplicar esa experiencia al sexo con tu pareja. Si es así, la masturbación es algo positivo. Pero cuando prefieres estar solo con más frecuencia que estar con tu pareja, puede convertirse en un problema. Obsesionarse con la masturbación puede definitivamente afectar tu vida sexual. Lo mejor es que la uses para suplir las necesidades sexuales cuando tu pareja no está dispuesta, y también, que lo hagan en conjunto.

4. ¿Es posible que la masturbación cause algún tipo de disfunción sexual? 

Los urólogos expertos en el tema, dicen que cuando los hombres se masturban con mucha presión o fricción, o a una velocidad que difiere demasiado de la sensación que produce el sexo con una mujer, pueden desarrollar eyaculación retardada. Esta disfunción sexual hace que no lleguen al orgasmo durante una relación sexual con su pareja.

5. ¿Es cierto que la masturbación aumenta el riesgo del cáncer de próstata?

Hay varios estudios que se han hecho al respecto y todo parece indicar que no es la masturbación en sí misma, sino el nivel de hormonas masculinas presentes en cada hombre. Por ejemplo, los hombres que se masturban demasiado entre los 20 y 30 años tienen una mayor cantidad de hormonas masculinas, lo cual hace que sean más propensos al cáncer de próstata (por ser un cáncer ligado a las hormonas). Sin embargo, otros estudios indican que la masturbación después de los 50 años puede ayudar a prevenir el cáncer de la próstata, pues ayuda a liberar líquidos de la próstata que pueden contener sustancias cancerígenas.

En conclusión: la masturbación es algo natural que existe incluso en el reino animal. Pero si se convierte en una obsesión o una substitución de la relación con la pareja podría ser un problema. En esos casos, consulta a un profesional.

 

Ultima revisión: 2018

Copyright © 2018 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © Thinkstock / talitha it

The post 5 cosas que debes saber acerca de la masturbación masculina appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/2EPpBIi

viernes, 16 de febrero de 2018

SOS en tu cerebro: Señales de alerta de una apoplejía o derrame cerebral


Un ataque o derrame cerebral (también conocido como accidente cerebrovascular o ACV) no es tan fulminante como muchos temen. Al estar alerta a ciertas señales, tienes la posibilidad de descubrir cuando algo anormal está sucediendo en tu cerebro y buscar ayuda inmediatamente para evitar consecuencias graves. Estas señales son como pequeños SOS que tu cerebro envía para decirte que necesita ayuda.

Cuando la sangre no está fluyendo en tu cerebro, las células empiezan a morir pues dejan de recibir los nutrientes y el oxígeno que necesitan para funcionar. Esto se llama apoplejía o derrame cerebral.

¿Cuál es la diferencia entre una apoplejía y un derrame cerebral? Los médicos les llaman a estos ataques accidentes cerebrovasculares, que se dividen en dos tipos dependiendo de su causa. El primero, sucede cuando un coágulo de sangre bloquea el paso de la sangre en algún vaso sanguíneo que irriga tu cerebro, y se llama accidente cerebrovascular trombótico, accidente cerebrovascular isquémico o apoplejía. El segundo, sucede cuando un vaso sanguíneo se rompe y hay un sangrado en el cerebro, y se llama accidente cerebrovascular hemorrágico o derrame cerebral. Sorprendentemente, aunque es más común escuchar hablar sobre el derrame cerebral, las apoplejías son más comunes y suceden en el 80% de los casos.

Independientemente de la causa, ambos “ataques cerebrales” son una emergencia médica pues suceden repentinamente y en tan sólo unos minutos pueden dejarte graves secuelas de por vida. Son leves o severos dependiendo de cuánta sangre deja de circular en ciertas partes de tu cerebro y por cuánto tiempo. Y la gravedad de los daños ocasionados en tu cerebro depende también de qué tan rápido recibas ayuda médica.

Por eso es tan importante estar atento a cualquier señal de alerta que indique que está sucediendo un accidente cerebrovascular, para buscar atención médica urgente. Estas son las señales:

  • Adormecimiento, entumecimiento o debilidad en la cara (rostro), brazos o piernas (especialmente de un solo lado del cuerpo)
  • Problemas para hablar y entender
  • Confusión mental y problemas para pensar con claridad
  • Mareo
  • Pérdida del equilibrio y la coordinación de los movimientos, y hasta problemas para caminar
  • Dolor de cabeza severo que puede acompañarse de dolor en la cara o en la frente y hasta de vómito
  • Alteraciones en la visión (vista) en uno o en ambos ojos

La característica principal de estas señales es que aparecen de forma repentina. Incluso, puede que tú no las notes, y que los demás simplemente piensen que estás distraído o que te confundiste. Enséñales a tu familia y amigos cercanos que las señales de alerta y pídeles que estén atentos a cualquier cambio en tu comportamiento.

Algunas veces estos síntomas duran sólo unos cuántos minutos y luego desaparecen. Esos se conocen como “mini derrames cerebrales” o “apoplejías transitorias”. Cuando los sientas, no los ignores pues son una señal de que la sangre no está fluyendo bien a tu cerebro y sugieren que más adelante podrías tener un ataque severo.

Tan pronto notes alguna de estas señales, llama al 911 o el número de emergencias de tu area y busca atención médica inmediatamente. De acuerdo a los Institutos Nacionales de Salud, el llegar al hospital en menos de una hora puede ayudarte a prevenir un daño mayor en tu cerebro. Como es probable que no puedas llegar por tu propia cuenta a un hospital o llamar a emergencias fácilmente, pide ayuda a la primera persona que tengas cerca. Si vives solo y crees que puedes tener algún riesgo de sufrir una apoplejía o derrame cerebral, sé precavido y planea algunas estrategias para casos de emergencia, como avisarle rápidamente a un vecino o programar tu teléfono para que puedas marcar el 911 sólo con oprimir una tecla.

No siempre es posible darse cuenta de una apoplejía o derrame cerebral. Pero si tu cerebro alcanza a enviar pequeños llamados de SOS, lo mejor es estar alerta para atenderlos a tiempo.

 

Ultima revisión: 2018

Copyright © 2018 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © iStock / stockdevil

The post SOS en tu cerebro: Señales de alerta de una apoplejía o derrame cerebral appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/2Evkiuc

jueves, 15 de febrero de 2018

4 razones por las que el flujo vaginal se vuelve amarillo


A partir de la pubertad, la presencia del flujo vaginal es algo común y hasta necesario. Las glándulas en la cérvix y la vagina segregan un líquido cuya función es eliminar células muertas e impurezas.  De esa forma, el área se mantiene limpia, lubricada y libre de infecciones…. El mecanismo no es infalible y se pueden presentar infecciones. Estas se identifican por un cambio en el olor, la textura y el color del flujo vaginal. Si se torna amarillo, es importante combatirlas de inmediato, pueden tratarse de infecciones por transmisión sexual.  No las pases por alto.

El interior de la vagina es un lugar cálido, húmedo y oscuro, el entorno ideal para que proliferen las bacterias. Una de las funciones del flujo vaginal, especialmente en los años fértiles, es precisamente mantener la limpieza de esa zona, sacando al exterior las células muertas y las  bacterias. Por lo general el flujo vaginal es de color claro (o transparente) y no tiene olor. Su cantidad, color y consistencia pueden variar según el día del ciclo menstrual, entre otros factores. Durante la ovulación, la lactancia o cuando la mujer se encuentra excitada sexualmente suele ser más abundante.  Si la mujer está embarazada o ha descuidado su higiene íntima, puede tomar un olor diferente y hasta desagradable.

Esos son cambios normales, que, cuando más, pueden causar incomodidad, como humedad en las partes íntimas, necesidad de cambiar la ropa interior a menudo o estar consciente de un olor embarazoso.

Sin embargo, cuando el flujo adquiere una textura, olor y color diferentes, hay que prestar atención. Especialmente si el color del flujo es amarillo, o de cualquier tonalidad amarillenta, con seguridad la mujer está sufriendo una infección que, en muchos casos, podría ser transmitida sexualmente.  Algunos de estos casos son los  siguientes:

1. Gonorrea

La gonorrea es una enfermedad de transmisión sexual (ETS), causada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae. Entre sus síntomas se encuentra el flujo vaginal amarillo y/o ensangrentado. Las mujeres con gonorrea pueden experimentar además, una dolorosa sensación de ardor al orinar, así como sangrado entre los períodos.  Muchas pueden o no reconocer los síntomas o confundirlos con una infección por hongos. Hay que tratar la gonorrea con una combinación de antibióticos (la bacteria se ha ido convirtiendo en una “súper bacteria”, muy resistente a la mayoría de los antibióticos), lo antes posible para evitar la enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) que puede llevar a la infertilidad.

2. Clamidia

La clamidia es otra infección de transmisión sexual, en este caso causada por la bacteria Chlamydia Trachomatis.  Los síntomas se presentan alrededor de 1 a 3 semanas después del contagio. El flujo vaginal, además de tomar una tonalidad amarillenta, suele tener olor fétido. Al igual que la gonorrea, puede causar sangrado entre los períodos, dolor y ardor al orinar, picazón (comezón) en la vagina y en casos severos, puede provocar fiebre y náusea.  Se trata con antibióticos y sin terapia, puede conducir a una EIP con peligro de infertilidad.

3. Tricomoniasis

Un flujo amarillo (o a veces amarillo-verdoso) con olor penetrante, puede deberse a otro tipo de infección de trasmisión sexual causada por un organismo llamado Trichomonas vaginalis.  La infección puede provocar otros síntomas, como picazón o irritación en los genitales, así como incomodidad y dolor al orinar o durante las relaciones sexuales.  Es más común entre las mujeres, pero los hombres también pueden infectarse. Como en ellos los síntomas tienden a desaparecer espontáneamente, puede seguir contagiando a su compañera y perpetuar el contagio. En cuanto se presenten los síntomas, ambos deben recibir tratamiento para la infección mediante antibióticos para romper el círculo y evitar el contagio.

4. Cervicitis

La cervicitis consiste en la inflamación de la cervix que está situada al final del útero (por eso se le denomina también cuello uterino, cuello del útero o cuello de la matriz).  Una de las señales principales de inflamación es la aparición de una secreción vaginal amarillenta (también puede ser gris o blanca), dolor en la vagina, sangrado entre períodos y después de las relaciones sexuales.  Puede deberse a infecciones (tricomoniasis, virus del papiloma humano (VPH), gonorrea, clamidia o el herpes genital), pero a veces, la inflamación se debe a otros factores, como al uso de un diafragma, alergia a espermicidas o condones. O sea, no siempre es debida a una enfermedad de transmisión sexual.  El tratamiento depende de la causa: antibióticos para las infecciones bacterianas, medicamentos antivirales para las infecciones por herpes, reconocer si se debe a una alergia (tratamiento para la alergia y evitar aquello a lo que se es alérgico), etc. Si la cervicitis es muy crónica (tiene mucho tiempo de duración), se pueden emplear otros métodos como la criocirugía (congelación), terapia con láser o cauterización.

Tú conoces tu cuerpo y cómo varía tu flujo vaginal según los días del mes. Debes estar atenta a cualquier cambio, y especialmente si el flujo se vuelve amarillo. Procura protegerte para evitar contraer una enfermedad por transmisión sexual pero si tienes cualquier signo o síntoma como los que mencionamos, visita al ginecólogo de inmediato para que se establezca el diagnóstico y puedas comenzar el tratamiento. Y, desde luego, pon en práctica medidas para tener relaciones sexuales seguras (sexo seguro) que no te lleven a otra infección en el futuro.

 

Ultima revisión: 2018

Copyright © 2018 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © iStock / DRB Images LLC

The post 4 razones por las que el flujo vaginal se vuelve amarillo appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/2Ex0quI

miércoles, 14 de febrero de 2018

3 posibles razones de que siempre te sientas cansado


¿Te sientes cansado a menudo a pesar de que duermes bien? Sigue leyendo y descubre tres condiciones de salud que pueden causar cansancio, para que puedas combatirlas y puedas volver a tener energía y a disfrutar de todas tus actividades favoritas.

No importa la edad que tengas, si duermes bien pero siempre te sientes cansado es posible que algo no ande bien con tu salud. Muchos hombres no le dan la importancia que corresponde al asunto y simplemente se esfuerzan por soportar esa sensación de cansancio. Algunos piensan que es cuestión de estrés o que con el paso del tiempo ya no tienen la misma energía que antes.  Sin embargo, no deberías sentirte tan cansado si descansas correctamente. De hecho, existe la posibilidad de que haya alguna condición que lo cause. ¿Cuál? A continuación hay tres posibilidades que se presentan con frecuencia:

1. Apnea del sueño

La apnea del sueño es una condición que suele pasar desapercibida ya que puede confundirse con los ronquidos. En verdad, la persona que tiene apnea del sueño suele roncar fuertemente pero con un ronquido diferente. La apnea del sueño hace que la respiración se interrumpa por unos segundos mientras duermes. Lo que sucede es que, como no entra suficiente oxígeno a tu cuerpo, aunque quizá no te des cuenta, no estás descansando suficiente, ya que el oxígeno oxigena el cuerpo, y en parte, por eso estás cansado durante el día. Por otro lado, cuando dejas de respirar, hay estructuras en el cerebro que detectan que dejaste de recibir oxígeno y envía una señal de emergencia al cuerpo para que “busque aire” y te estimule a respirar profundo. Cada vez que sucede esto, que puede ser unas 30 veces por hora, tu cuerpo te saca de la profundidad de tu sueño para que puedas reaccionar. ¿Quién puede descansar así? Si duermes con tu pareja, pídele que se fije cuando roncas y que te diga si acaso nota que en algún momento dejas de respirar (si no está segura o si hay dudas, la única forma de detectarlo es con un estudio del sueño). Si estás solo, nuevamente, hay estudios del sueño que permiten detectar esta condición. Habla con tu médico acerca de esto para ver si es una posibilidad en tu caso, especialmente si estás en sobrepeso.

2. Depresión

La depresión es otra condición que puede hacer que siempre quieras dormir o estés cansado. Ten en cuenta que la depresión en los hombres tiene síntomas diferentes que en las mujeres. Por ejemplo, mientras que las mujeres tienden a sentirse tristes, con culpas y autoestima baja, los hombres se vuelven más irritables tienen problemas para dormir y puede que se recarguen de trabajo y actividades, también pueden tener dolores de cabeza, trastornos digestivos y dolores crónicos. El cansancio continuo y la falta de voluntad para hacer los quehaceres cotidianos también pueden ser síntomas de depresión. Sé honesto contigo mismo y piensa si en verdad hay algo que te preocupe o te afecte negativamente y pide ayuda para salir de ese estado. El primer paso para estar bien es reconocer que hay un problema y/o reconocer el problema para poder actuar.

3. Hipotiroidismo

La última causa de cansancio que menciono es el hipotiroidismo, una condición que se produce cuando la glándula tiroides no produce suficiente hormona tiroidea, que tiene que ver con el metabolismo. Cuando disminuye, puede causar sueño y cansancio, entre otros síntomas. Frecuentemente, es difícil detectarlo sin la ayuda médica. Por eso, si siempre te sientes cansado aunque duermas bien y no es ninguna de las causas anteriores, consulta con tu médico. Con un sencillo análisis de sangre puede determinar si tu tiroides funciona correctamente (ya que los niveles de la hormona tiroidea estarán bajos si tienes hipotiroidismo, que se controla muy fácilmente).

Por último, existe otra causa que puede hacer que te sientas continuamente cansado.  Se llama hipersomnia y ésta hace que la persona duerma demasiado, pero en realidad, esta condición no es frecuente, a diferencia de las primeras tres que ocurren muy a menudo y muchas veces pasan desapercibidas.

Por eso, si continuamente te sientes cansado y/o tienes sueño, a pesar de que descansas bien, no lo hagas a un lado pensando que es algo pasajero y que debes ser fuerte para soportarlo. Habla con tu médico sobre este tema, para que puedas descartar cualquier problema de salud y, si es necesario, para que recibas tratamiento. No sólo te dará las energías que necesitas para que disfrutes tu vida, puede ser importante para tu salud también.

 

Ultima revisión: 2018

Copyright © 2018 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © iStock / dima_sidelnikov

The post 3 posibles razones de que siempre te sientas cansado appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/2Bq4zy5