miércoles, 22 de noviembre de 2017

4 problemas sexuales comunes en las mujeres


Al mencionar la palabra “frigidez” muchas mujeres todavía nos asustamos, pues el no poder disfrutar del sexo se veía antes de forma despectiva. Afortunadamente esa idea ha cambiado y hoy en día se le llama “Disfunción Sexual Femenina”. Se refiere a un conjunto de 4 problemas sexuales bastante comunes en las mujeres y de los que no hay por qué avergonzarse.

Eso que antes llamábamos despectivamente “frigidez”, ahora se llama “Disfunción Sexual Femenina”. Un cambio de nombre importante, pues significa que ya no se asocian los problemas sexuales con defectos personales de la mujer, sino que hablan de algo que no está funcionando adecuadamente en el cuerpo y que puede tener causas tanto físicas como psicológicas.

4 problemas sexuales comunes en las mujeres

La Disfunción Sexual Femenina cobija 4 problemas sexuales comunes de las mujeres. Y digo comunes porque le suceden a 4 de cada 10 mujeres en algún momento en la vida. ¿Cuáles son?

  1. Deseo sexual bajo o rechazo total (trastorno del deseo sexual)
  2. Dificultad para excitarse (trastorno de la excitación sexual)
  3. Dolor durante la relación sexual (trastorno del dolor sexual o Dispareunia)
  4. Problemas para tener un orgasmo (trastorno del orgasmo o Anorgasmia)

Aunque algunos de estos problemas sexuales pueden presentarse temprano en la vida, también les suceden a mujeres que anteriormente tenían una vida sexual totalmente placentera. Si te están sucediendo a ti, no hay nada de qué avergonzarte. Al contrario, lo mejor es reconocerlo e identificar sus causas a tiempo para solucionarlo pronto y así volver a disfrutar de tu sexualidad a plenitud.

Causas psicológicas de los problemas sexuales en las mujeres

Desde hace algunos años se ha reconocido que muchos de estos problemas sexuales tienen que ver con problemas psicológicos. Tal vez tú no lo creas, pero el estrés, las preocupaciones, la ansiedad, la depresión, la autoestima baja, los problemas de pareja o los traumas del pasado, pueden interferir bastante con tu sexualidad. Para que tu cuerpo se disponga para la relación sexual y tú puedas disfrutarla, tu mente también debe estar dispuesta. Y si no lo está, si tienes la cabeza en otro pensamiento o estás angustiada, todo va a ser más difícil. No te vas a excitar de la misma manera, es probable que ni siquiera sientas deseos por tu pareja, no lubricas adecuadamente y te puede llegar a doler la penetración o, lo que le sucede a muchas mujeres, no logras tener un orgasmo.

Causas físicas o médicas de los problemas sexuales en las mujeres

Pero las causas no sólo están en tu mente. Varios estudios recientes confirman que muchos problemas sexuales también tienen causas físicas, ya sea pequeñas complicaciones de salud o enfermedades crónicas, como…

  • Cambios hormonales relacionados con la menopausia: antes y durante la menopausia, tu cuerpo sufre transformaciones hormonales importantes y deja de producir estrógenos. Eso puede reducir tu deseo sexual y provocarte resequedad vaginal.
  • Irritación vaginal: puede ser causada por falta de lubricación, alguna infección o por reacciones alérgicas al material de ciertos anticonceptivos como condones, espermicidas, diafragma o el dispositivo intrauterino (DIU)
  • Infecciones en la vagina o en las vías urinarias
  • Algunas Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS)
  • Vaginismo: cuando contraes involuntariamente los músculos de la vagina impidiendo la penetración. Esta puede deberse a miedos, traumas sexuales del pasado, o tensión.
  • Medicamentos como antihistamínicos, antihipertensivos (para bajar la presión arterial), antidepresivos o tratamientos de quimioterapia, pueden reducir tu deseo y tu lubricación vaginal, o incluso impedir que alcances un orgasmo
  • Enfermedades: Diabetes, artritis, o trastornos neurológicos degenerativos como la esclerosis múltiple, pueden provocar problemas sexuales
  • El abuso del alcohol y las drogas ilícitas también afectan tu deseo sexual

Si tienes problemas con disfunción sexual, consulta a tu médico. Si se descarta una causa física (ya que hay varios tratamientos para ellas una vez que se identifican), él o ella te podría recomendar con un terapista individual o de pareja. La sexualidad es parte importante de la vida, vale la pena disfrutarla.

 

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © iStock / ilkeryuksel

The post 4 problemas sexuales comunes en las mujeres appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/2hKq3KQ

Suplementos y vitaminas contra la gripe y el resfriado, ¿realmente funcionan?


¿Estás cansado/a de tomar pastillas y medicamentos cada vez que te enfermas? Como tú, muchas personas buscan alternativas más naturales para prevenir y combatir enfermedades, sobre todo aquellas más comunes, como la gripe y el resfriado durante el invierno. Pero ¿qué tan efectivas son? Descubre la verdad sobre los suplementos y las vitaminas y qué otras medidas naturales puedes tomar para combatir las molestias que pueden causar la gripe y el resfriado común.

En esta época de frío en los países del hemisferio Norte y de calor y cambios de temperatura en el hemisferio Sur, que bueno sería poder combatir la gripe y el resfriado con un rico y calentito té de menta y miel, ¿verdad? Mucha gente como tú busca alternativas naturales para prevenir y combatir estas enfermedades características del invierno y de los cambios drásticos de temperatura, no sólo porque es molesto sentirse mal sino también porque prefieren evitar el uso de medicamentos. Sin embargo, muchas veces no todo lo natural es tan bueno como parece…

¿Verdaderamente funcionan los suplementos contra la gripe y los resfriados?

Muchas veces los efectos de estas sustancias no han sido corroborados científicamente, aunque en algunos casos pueden ser reconfortantes y hasta aliviar los síntomas (como un rico tecito de menta y miel), y si son obtenidos a través de alimentos tampoco suelen tener efectos nocivos. Aunque cabe decir, en este caso, que en un estudio reciente si se corroboró científicamente que la miel ayuda con el síntoma de la tos. Pero recuerda que no se le debe dar miel a los niños menores de 2 años por el riesgo de que desarrollen botulismo, es para niños de 2 años y cualquier persona a partir de esa edad.

De todos modos, es importante que tengas en cuenta que no es lo mismo obtener vitaminas de los alimentos, por ejemplo comiendo más cítricos -naranjas, mandarinas y limón- porque brindan vitamina C, que tomar los suplementos vitamínicos en pastillas o en polvos.

Antes de tomar vitaminas o suplementos de venta libre, es importante que consultes a tu médico -sobre todo si estás embarazada, si tienes alguna enfermedad crónica, si estas tomando otras medicinas o suplementos o si estás pensando en administrárselos a un niño-, ya que a veces pueden tener efectos secundarios o contraproducentes y dañar la salud en vez de ayudar. Una vez que lo hayas conversado con un profesional, entonces elige siempre productos que garanticen su contenido y ten cautela ante publicidades que puedan ser engañosas.

Dicho esto, ¿qué vitaminas puedes buscar contra la gripe y el resfriado, en particular? Recuerda que el resfriado y la gripe son enfermedades provocadas por virus diferentes y se manifiestan con síntomas distintos, el primero es una infección de las vías respiratorias superiores que dura alrededor de una semana y puede causar estornudos, congestión nasal (nariz tapada o que gotea), dolor de garganta y tos; mientas que la segunda es una enfermedad respiratoria, a veces con síntomas en el aparato digestivo, que puede aparecer abruptamente y puede provocar síntomas más graves que los del resfrío, como fiebre (que suele ser alta), dolor de cabeza, dolor de músculos y articulaciones y cansancio extremo, y que puede tener complicaciones graves (en otro artículo te contamos más detalles sobre estas diferencias). También recuerda que la gripe o influenza (o flu), como le llaman en inglés) se puede prevenir con una vacuna que se prepara cada año.

Suplementos contra el resfrío

Esta lista enumera algunas de las alternativas que mucha gente toma contra los resfríos, aunque no hay pruebas científicas disponibles hasta la fecha que apoyen la recomendación de su uso, tanto para tratar como para prevenir el resfriado:

  • Vitamina C
  • Equinácea
  • Zinc
  • Ajo (Allium sativum)
  • Andrographis (Andrographis paniculata)
  • Astrágalo (Astragalus membranaceus)
  • Baya del saúco (Sambucus nigra)
  • Geranio sudafricano o “Umckaloabo” (Pelargonium sidoides)
  • Ginseng norteamericano (Panax quinquefolius)
  • Menta (Mentha x piperita)
  • Miel
  • Probióticos
  • Propóleo
  • Raíz amarilla o raíz de oro (Hydrastis canadensis)
  • Té verde
  • Vitamina E

Suplementos contra la gripe o influenza

Al igual que en el caso anterior, no existen pruebas concluyentes de que estos suplementos sean una alternativa útil para combatir la gripe. Por eso, vacunarse es la mejor forma de protegerse contra esta enfermedad, también conocida como influenza. Los niños pequeños, los adultos mayores, las mujeres embarazadas y las personas con ciertos problemas de salud crónicos corren mayor riesgo de tener complicaciones relacionadas con la gripe, como la neumonía.

Algunos de los productos naturales que las personas prueban para combatir contra esta enfermedad son:

  • Saúco
  • Equinacea
  • Ginseng norteamericano
  • Hierbas medicinales chinas
  • Oscillococcinum
  • Té verde
  • Vitamina D
  • Vitamina C
  • N-acetilcisteína (NAC)
  • Dehidroepiandrosterona (DHEA).

Otros tratamientos naturales contra el resfriado y la gripe

A diferencia de los suplementos anteriores, cuyos efectos no han sido comprobados, existen algunas medidas naturales que sí han demostrado tener efecto en la prevención de estas enfermedades. Y lo mejor de todo, es que son muy fáciles y sencillas de realizar ya que se relacionan con hábitos saludables de vida e higiene que ayudan a evitar el contagio:

  • Llevar una dieta sana
  • Hacer ejercicios regularmente
  • Aprender a manejar el estrés
  • Al toser o estornudar, cubrirse la nariz y la boca utilizando el brazo (no la mano) o un pañuelo desechable (y luego botarlo a la basura)
  • Lavarse frecuentemente las manos con agua tibia y jabón (por 20 segundos) o limpiarlas con alcohol en gel (jalea), durante varios segundos
  • Mantenerse alejado de las personas enfermas
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca, ya que esa es la manera en que se propagan los microbios
  • Si alguien en el hogar está enfermo, tratar de que se quede en una habitación separada de los demás residentes de la casa
  • Mantener limpias y desinfectadas las superficies de la casa, como las de mesas de noche, los baños, la cocina y los juguetes de los niños

¿Ves que fácil? Resulta mejor que en lugar de tomar los suplementos que aún no demuestran sus efectos benéficos y preventivos, pongas en práctica estas medidas que acabo de mencionar para reducir las probabilidades de contagiarse de varias enfermedades infecciosas, entre ellas la gripe (además de la vacuna), que puede llegar a ser peligrosa y los incómodos resfríos.

 

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © iStock / Marcela Barsse

The post Suplementos y vitaminas contra la gripe y el resfriado, ¿realmente funcionan? appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/2iGWwTs

¿Cuáles medicamentos pueden influir en el aumento de peso?


Como probablemente sabes, no debes de dejar de tomar los medicamentos que te receta el médico para el tratamiento de cualquier condición, sin su aprobación. Pero conviene que estés consciente de que algunos de esos mismos medicamentos pueden tener un efecto secundario que, seguramente, ni te imaginabas.

Muchas medicinas que se toman comúnmente para el tratamiento de condiciones  crónicas como la hipertensión, la diabetes o los trastornos del estado de ánimo, pueden tener un efecto con el que probablemente no contabas: el aumento de peso.

A finales de la década de los 90, el Dr. Lawrence Cheskin (hoy director del Johns Hopkins Weight Management Center, en Baltimore) realizó un estudio inicial sobre los medicamentos recetados y la obesidad. Su conclusión: algunos medicamentos dan mucha hambre y provocan desde el principio, un aumento de peso significativo. En otros, los cambios son menos marcados, y algunos, incluso, hacen bajar de peso.

Pero ajustar o cambiar los medicamentos no es siempre un asunto sencillo. Para ayudar a facilitar las cosas, Ryan Roux, director de farmacia del Harris County Hospital District en Houston, Texas, preparó con su grupo de farmacéuticos una lista de los medicamentos que aumentan el peso y de los que son neutrales o lo reducen.

Compartimos aquí contigo los detalles de esa lista. ¿Estás tomando alguno de estos medicamentos?

Medicamentos antidepresivos

  • Provocan aumento de peso: Paxil (paroxetina), Zoloft (sertralina), amitriptilina (Elavil) y Remeron (mirtazapina).
  • Neutrales para el peso o que provocan pérdida de peso: Wellbutrin (bupropion) y Prozac (fluoxetina).

Medicamentos para los trastornos del estado de ánimo

  • Entre los antipsicóticos que causan aumento de peso: Clozaril (clozapina), Zyprexa (olanzapina), Risperdal (risperidona) y Seroquel (quetiapina). También aumentan de peso el litio, el ácido valproico (Depakote) y la carbamazepina (Tegretol).
  • Lo mismo ocurre con algunas medicinas con efectos hormonales, como los antipsicóticos y los esteroides, que tienen efectos sobre el cerebro, y como el control del apetito es una función cerebral, el paciente siente más hambre. Algunos como Zyprexa, que se usa para tratar la esquizofrenia y el trastorno bipolar, provocan un aumento de peso de nueve kilos (unas 20 libras) o más,

Medicamentos antihipertensivos

  • Los siguientes medicamentos para la hipertensión provocan aumento de peso: Lopressor (metroprolol), Tenormin (atenolol), Inderal (propranolol), Norvasc (amlodipina), y Catapres (clonidina).

Medicamentos corticosteroides

  • Provocan aumento de peso: la prednisona y la metilprednisolona, que se usan para tratar enfermedades como la artritis reumatoide, el asma y algunos tipos de cáncer. Los esteroides hacen que los tejidos retengan sal y líquidos y se acumule la grasa, especialmente alrededor del tronco. Si te ocurre eso, habla con tu médico para ver si puedes tomar el medicamento en dosis más bajas, o un día sí y otro no. Pero si eso no es posible, debes seguir tomándolo en las dosis indicadas.

Medicamentos para la diabetes

  • Provocan aumento de peso: la insulina y medicamentos orales como Actos (pioglitazona) y Amaryl (glimepirida).
  • Neutrales para el peso o que provocan pérdida de peso: Byetta (exenatida), Januvia (sitagliptina), Symlin (pramlintida), Precose (acarbosa) y metformina (Biguanides).

Medicamentos antiepilépticos

  • Provocan aumento de peso: carbamazepina y Neurontin (gabapentina). Alternativas posibles son Lamictal (lamotrigina), Topamax (topiramato) y Zonegran (zonisamida). Estos medicamentos previenen las convulsiones.
  • Algunos como el Topamax (topiramato) también pueden causar pérdida de peso).

Esta información quizás te ayude a comprender por qué has ganado peso desde que comenzaste tu tratamiento con esa medicina en particular. Pero te advierto que andes con cuidado. Por mucho que contribuyan a aumentar de peso los medicamentos que necesitas, no caigas en la tentación de dejar de tomarlos cuando te sientas mejor. Tal vez hacer algunos cambios en tu alimentación pueda contrarrestar el aumento de peso. Trata, por ejemplo, de incluir en tu dieta más fibra y más agua y de reducir las calorías, preferiblemente distribuyéndolas en varias comidas ligeras al día en lugar de una o dos comidas abundantes y no te olvides de la importancia de la actividad física si no hay contraindicaciones en tu caso particular. Y, muy importante, tampoco reduzcas las dosis ni sustituyas un medicamento por otro por tu cuenta. Combatir la obesidad es esencial para tu salud, pero cualquier cambio que hagas en los medicamentos debe ser por indicación específica de tu médico, habla con él o ella. ¡Toma este consejo muy en serio!

 

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © iStock / esolla

The post ¿Cuáles medicamentos pueden influir en el aumento de peso? appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/2iEZxUd

Sudores nocturnos: 5 causas que NO tienen que ver con la menopausia


El cambio de vida suele ser la causa principal de los intensos sudores nocturnos que afectan a las mujeres cuando sus niveles hormonales comienzan a fluctuar, pero no es el único factor. ¿Podrías mencionar alguno más? Si no tienes idea, no te preocupes. En Vida y Salud te hablamos de 5 posibles causas que no tienen nada que ver con la menopausia.

Si es pleno verano, te has arropado demasiado y no has puesto ni el ventilador ni el aire acondicionado, no te extrañes si despiertas a media noche muerta de calor y empapada en sudor.  Pero aunque el efecto sea el mismo, esa sudoración no se debe a los molestos sudores o calores nocturnos.  Para poder considerarlos como tal, éstos deben producirse cuando no están relacionados con una temperatura ambiente demasiado elevada.

Causas de los sudores nocturnos

Los sudores nocturnos casi siempre se atribuyen a los cambios hormonales que ocurren durante la perimenopausia.  Estos y otros síntomas, como la resequedad vaginal, se pueden presentar incluso varios años antes de que se interrumpan los períodos, o sea, cuando llega la menopausia en sí. Sin embargo, hay otras causas que pueden provocarlos.  Si sudas abundantemente durante la noche, pero tus períodos son regulares y no esperas que llegue la menopausia por el momento, entonces conviene que consultes con un profesional de la salud.  Él o ella tendrán en cuenta tu historia clínica y te indicarán una serie de pruebas para determinar la causa. Entre las causas más comunes de los sudores nocturnos  se encuentran:

1. Medicamentos

Varios tipos de medicamentos pueden producir sudores nocturnos o enrojecimiento y calor en el rostro, por ejemplo, los antidepresivos y algunos medicamentos utilizados en tratamientos psiquiátricos; las medicinas que se utilizan para bajar la fiebre, como la aspirina y el acetaminofén, además de la cortisona, la prednisona y la prednisolona.  Otros, como la niacina, el tamoxifeno y la nitroglicerina también incluyen los sudores nocturnos y el enrojecimiento del rostro entre sus efectos secundarios.

2. Infección

La tuberculosis es la infección que con más frecuencia se asocia a los sudores nocturnos. Otras infecciones de tipo bacteriano, como la osteomielitis (que afecta los huesos), los abscesos en la boca o la inflamación de las válvulas cardíacas (endocarditis), pueden provocar sudores nocturnos. Muchas veces éstos indican que la persona puede estar infectada con el virus del VIH.

3. Hipoglucemia

¿Necesitas utilizar insulina o tomar otros medicamentos orales para controlar tu glucosa en la sangre? Es posible entonces que, ocasionalmente, tengas episodios de hipoglucemia durante la noche que podrían provocar sudores nocturnos intensos.

4. Hipertiroidismo

Si estás produciendo en exceso la hormona tiroidea, podrías experimentar varios síntomas, entre ellos los sudores nocturnos.

5. Hiperhidrosis idiopática

Es una condición en que la persona, ya sea hombre o mujer, suda excesivamente pero sin razón concreta. Se trata de una alteración genética que comienza a manifestarse casi siempre desde la adolescencia o la niñez, se cree que se deben a cambios endocrinos y/o metabólicos que provocan el exceso de sudor.  Se puede tratar utilizando una variedad de métodos que van desde el uso de ansiolíticos, medicamentos tópicos a base de sales de aluminio, el bótox y hasta la cirugía para brindar alivio a los síntomas. En este momento, no hay una cura definitiva.

Estas no son las únicas causas de la molesta sudoración nocturna: los trastornos neurológicos y hasta ciertos tipos de cáncer como el linfoma, pueden provocar los sudores nocturnos. Por esa razón es importante que visites a tu médico para que determine la causa de tus sudores y te indique el tratamiento adecuado. No sólo es importante para que duermas mejor, algunos de los problemas que los causan requieren tratamiento que entre antes, mejor. ¡Busca ayuda!

 

Imagen © iStock / MrKornFlakes

The post Sudores nocturnos: 5 causas que NO tienen que ver con la menopausia appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/2jMId34

martes, 21 de noviembre de 2017

Dolores en el embarazo: ¿normales o señales de alerta?


El dolor es una parte normal del embarazo

¿Creías que durante el embarazo te dedicarías a ver tu vientre crecer y tener antojos? ¡Eso es un sueño! Con tantos cambios sucediendo en tu cuerpo, es natural que te sientas indispuesta. En Vida y Salud te contamos cuáles son los dolores normales durante el embarazo para que los puedas diferenciar de las verdaderas señales de alerta.

Dolor en los senos

Desde el primer mes de embarazo tus senos se vuelven sensibles y de vez en cuando te duelen, es normal. Además, aumentan considerablemente de tamaño y los sientes duros y pesados. Para eso puedes usar un sostén especial que te ayude a reducir la sensibilidad y el dolor.

Dolor de cabeza

Es normal sentir dolor leve de cabeza durante el embarazo. Éste puede deberse a congestión nasal, cansancio, ansiedad o aumento en la presión arterial. Sin embargo, si el dolor es muy fuerte y punzante, consulta con tu médico pues puede deberse a otros problemas como pre-eclampsia.

Dolores en la pelvis

Los músculos y ligamentos que sostienen el útero se están estirando, y por lo mismo puedes sentir un leve dolor en la pelvis y las ingles. Es uno de los dolores más comunes en el embarazo.

Dolor abdominal

Este es un dolor complicado de comprender, pues los cambios más grandes de tu cuerpo durante el embarazo suceden en tu vientre y este dolor puede tener varias causas.

Es normal sentir ligeras molestias causadas por el ensanchamiento de la matriz y el crecimiento de tu bebé. También son comunes algunas pequeñas contracciones cuando se mueve el bebé, o el sentir las contracciones de Braxton Hicks a partir del séptimo mes, que no son más que los “ensayos” de tu matriz preparándose para el parto. Sin embargo, si el dolor en el abdomen es muy fuerte y repentino, no dejes pasar esa señal de alerta y busca ayuda médica inmediatamente pues puede deberse a un embarazo ectópico o a un aborto espontáneo.

Dolor de espalda

Con cada mes de embarazo aumentas de peso y tu vientre crece. Además, tus ligamentos y articulaciones se están relajando y el cuerpo se está reacomodando para que tu bebé pueda crecer y estés lista para el parto. Con el cambio en el peso y los otros cambios en la pelvis, es normal que tu espalda se sobrecargue y se pueda resentir. Además, al final del embarazo, si el bebé ha crecido mucho puede presionar la columna provocándote dolorcitos como punzadas en la parte baja de la espalda, acompañados algunas veces de calambres en las piernas.

Sí, a veces, los dolores en el embarazo pueden ser incómodos, muchos de ellos son normales. Sin embargo, siempre debes consultar con tu médico si tienes dudas, si aumentan en intensidad o si son severos. Y, desde luego debes tratar de estar lo más cómoda y tranquila posible durante tu embarazo para que no te afecten tanto. En algunos casos, tu gineco-obstetra te podrá recomendar ejercicios o terapias que te puedan ayudar a aliviarlos. Y recuerda que vale la pena la espera y los inconvenientes porque en nueve meses tendrás el mejor premio, un hijo o hija.

 

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © Thinkstock / Paul Hakimata

The post Dolores en el embarazo: ¿normales o señales de alerta? appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/2z78TxY

Los cambios psicológicos en la pubertad


Tu princesita del año pasado ahora te ve con desprecio. Tu niño que jugaba feliz en el jardín, ahora es un adolescente que se rehusa a salir de su cuarto. ¿Qué pasó? La variedad de cambios físicos que sufren los chicos en la pubertad les llevan a experimentar también cambios psicológicos y sociales. Pero no te desesperes, los terminarán por asimilar.

La pubertad es una etapa de transición entre la infancia y la vida adulta. Es durante este período que se definen muchos aspectos de la personalidad. Por ser una etapa de cambios físicos, está acompañada de inquietudes que afectan a los adolescentes a nivel emocional. Los padres pueden jugar un rol muy importante para darles confianza durante este período.

¿Cuáles son los cambios psicológicos en la pubertad?

A continuación te presento una serie de inquietudes y actitudes que asaltan a los adolescentes durante la pubertad:

  • Ansiedad por el fin de la niñez: sienten que ya no son niños, pero tampoco son adultos. En cierta forma extrañan esa seguridad que les daba la niñez, en la cual los padres son una especie de figura heroica que les brinda protección y estabilidad.
  • Tienen un interés profundo por la sexualidad. El estallido de hormonas en el cuerpo hace que vean a los miembros del sexo opuesto con una atracción que antes no sentían. Esto puede generarles alegría, curiosidad y hasta temor.
  • Cambios de peso. Por ser una etapa en la que el interés sexual se despierta, también empiezan a preocuparse por su aspecto físico. Temen engordar y son presa fácil de trastornos de la alimentación como bulimia y anorexia.
  • Temor ante los cambios físicos: por ser rápidos y abruptos, muchos adolescentes desarrollan cierto temor y ansiedad ante los cambios que ven en su desarrollo físico.
  • Empiezan a proyectar su vida. Se imaginan cómo serán de mayores y se plantean a qué se quieren dedicar “cuando sean grandes”.
  • Buscan vínculos de pertenencia, tribus urbanas, grupos políticos y se hacen fans de determinado grupo musicales. Esta es una forma de construir su identidad.
  • Los amigos pasan a ser sus mayores aliados y tienen a tener actitud rebelde ante los padres

El papel de los padres en la pubertad

¿Qué puedes hacer tú como padre o madre para ayudar a que la pubertad de tus hijos adolescentes sea lo menos traumática posible?

  • Háblales de sexo. Es necesario eliminar el tabú. Aunque probablemente ellos ya sepan bastante (recuerdo esa broma en la que un padre le dice a su hijo: “es hora de que hablemos de sexo” y el hijo le responde: “dime qué quieres saber”), debes prevenirlos acerca de los riesgos a los que están expuestos como el embarazo y las enfermedades de transmisión sexual (ETS).
  • Apóyalos en sus decisiones. Si muestran interés por algún oficio o demuestran atracción por alguna vocación procúrales actividades que estén relacionadas, para que se enfrenten de cierta manera al mundo real y comprueben si es lo que les gusta. Por ejemplo, si tu hija muestra interés por la moda, sugiérele que se inscriba en un curso de confección o diseño para que encuentre si es lo que le apasiona.
  • Háblales de manera natural de los problemas causados por el consumo de drogas y hazles ver que deben tomar sus propias decisiones y que ya están en edad de tomar la correcta. Trata de no imponerte porque sólo conseguirás su rechazo. Pero tampoco debes perder el timón, tu eres la guía.

Lo más importante es que desarrolles un vínculo fuerte de comunicación con tus hijos, para que exista confianza y ellos sientan que tienen un apoyo durante esta etapa que se conoce como la pubertad, que es cuando se inicia la adolescencia.

Tal vez te interesen estos dos artículos sobre otros aspectos de la pubertad. Haz clic en los títulos para leerlos:

Los cambios físicos en la pubertad

Guía para los adolescentes: Cómo hacer frente a los cambios en la pubertad

 

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © Thinkstock / Fuse

The post Los cambios psicológicos en la pubertad appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/2AZl7cN

Vacuna contra la influenza (vacuna contra la gripe) – preguntas y respuestas


Cuando llega el otoño al hemisferio norte, no sólo empieza la temporada de transición hacia el frío sino además la temporada de la influenza, comúnmente llamada gripe o “flu” en inglés. Si vives en el hemisferio sur, esta información te será util en pocos meses. Para proteger a tu familia en la temporada de la gripe, lo mejor es ponerse la vacuna contra la influenza. Resuelve tus preguntas con estas respuestas.

¿Qué es la influenza?

No confundas la influenza o gripe con un resfriado común, pues no son lo mismo. La influenza es una infección viral que llega en temporadas, especialmente durante el otoño y el invierno, y que, según el CDC (Centro de Control de Enfermedades), tan sólo en EEUU envía a 20,000 niños menores de 5 años al hospital cada año.

¿Quiénes deben ponerse la vacuna contra la influenza?

El CDC recomienda que toda la familia se ponga la vacuna contra la influenza, también conocida como la vacuna contra la gripe. Tus hijos menores de 5 años deben ser los primeros pues son los más vulnerables, así como las personas con condiciones crónicas como asma, diabetes, cáncer, problemas del corazón, de los pulmones o del riñón. Tú también debes vacunarte, aunque estés embarazada, así como todos los adultos que convivan con tus hijos o que pasen mucho tiempo con ellos, pues pueden contagiarlos fácilmente. Me refiero a la niñera y a las personas de la guardería, por ejemplo.

¿Quiénes NO deben vacunarse?

Los bebés menores de 6 meses, pues la vacuna aún no ha sido aprobada para ellos. Así como las personas que son alérgicas a la vacuna, a alguno de sus componentes, incluyendo a la proteína del huevo o que tengan alguna condición médica que les impida recibirla.

¿Cómo se aplica la vacuna contra la influenza?

Esta vacuna generalmente se aplica a través de una inyección y está hecha de células muertas del virus de influenza. Cuando esas células entran en el cuerpo de tus hijos, les ayuda a desarrollar los anticuerpos necesarios para combatir el virus cuando si se llegan a contagiar.

Algunos años (no todos) está disponible en forma de atomizador nasal (FluMist), aunque no debe administrarse de esta forma a los niños menores de 2 años o a los niños que tienen asma, problemas para respirar, diabetes, un sistema de defensa debilitado u otros problemas de salud crónicos. Tu médico te orientará. Los seguros no siempre cubren el FluMist, pero la vacuna inyectable si y a veces hasta se puede conseguir gratis.

¿Cuándo nos debemos vacunar? 

En el hemisferio norte, la vacunación anual contra la influenza generalmente se recomienda a partir de septiembre (idealmente antes de noviembre). En el hemisferio sur, a partir de marzo (idealmente antes de mayo). Ten en cuenta que el virus de influenza cambia cada año. Por eso es importante que tu y tus hijos se vacunen anualmente, para estar bien protegidos. Si tu hijo se va a vacunar contra la influenza por primera vez y tiene menos de 9 años, deberá recibir dos dosis en el primer año, con un intervalo de 28 días entre las dos dosis.

¿Es efectiva la vacuna contra la influenza?

El ponerles la vacuna no significa que tus hijos jamás vayan a contraer la influenza, pero sí se ha demostrado que es efectiva en un 70% y un 90%. Además, si están vacunados y aún así se contagian de la influenza (“flu”) o gripe, que no es igual a un catarro, sin duda los síntomas van a ser más leves.

¿Es segura?

La vacuna contra la influenza inyectable podría causar alguna leve reacción en tus hijos, especialmente cuando es la primera vez que se la aplican: dolor en el brazo donde se aplica, dolor de músculos o fiebre. Esta reacción es normal siempre y cuando no dure más de dos días y la fiebre no sea muy alta.

Cabe mencionar que hay diferentes tipos de virus y que la vacuna contra la influenza (la vacuna del “flu” o vacuna contra) que se prepara cada año es para prevenir a los virus más severos de ese año y que en promedio matan a 36,000 personas por año tanto sólo en los EEUU y cientos de miles más en el resto del mundo. Esta vacuna no previene contra los resfriados comunes. Pero vale mucho la pena. Si aún no te las pones y no se la haz puesto a tus hijos, no esperes más. Muchos departamentos de salud la ofrecen de forma gratuita. Prevenir es mejor que remediar.

 

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © Bigstock / ginasanders

The post Vacuna contra la influenza (vacuna contra la gripe) – preguntas y respuestas appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/2zZuMRn

lunes, 20 de noviembre de 2017

8 tips fáciles para acelerar el metabolismo naturalmente


Cada vez que comes un rico bocadillo o bebes un trago de jugo o zumo de frutas, tu cuerpo empieza a trabajar para procesar las sustancias nutritivas que acabas de ingerir. Ese proceso es el metabolismo, y a través de él tu cuerpo recibe energía y el combustible que necesita para vivir. Aquí te damos algunos consejos para activarlo y hacerlo más eficiente. Aprende a acelerar tu metabolismo naturalmente.

¿Qué es el metabolismo?

Cada vez que lees un artículo sobre dieta o nutrición mencionan al metabolismo.  Pero, ¿sabes exactamente en qué consiste? Pues se trata de las reacciones químicas que suceden en las células de tu cuerpo que transforman o convierten las sustancias nutritivas de los alimentos en la energía que necesitas para vivir, no sólo para moverte y pensar, sino inclusive estando en reposo. Necesitamos energía para la respiración, la digestión, la fabricación de la masa muscular, el almacenamiento de la grasa, la circulación de la sangre…. La energía que no se utiliza, se “guarda” en el cuerpo en forma de grasa.

El metabolismo basal es el consumo mínimo de energía que requiere el cuerpo para vivir cuando está en reposo. Este consumo mínimo varía de persona a persona. El metabolismo basal es el responsable de que dos individuos con actividades y dietas iguales no tengan el mismo peso.

La tasa metabólica es la velocidad en que el organismo utiliza la energía disponible (o quema las calorías). En general, mientras más músculo y menos grasa tenga tu cuerpo, más rápida es tu tasa metabólica. Los hombres suelen tener una tasa metabólica más alta que las mujeres, ya que el cuerpo femenino tiene más grasa y menos músculo que el masculino. Pero el sexo no es lo único que determina la tasa metabólica. Tu herencia genética es importantísima (las personas que tienen un metabolismo rápido no engordan por mucho que coman, mientras que a las que tienen un metabolismo lento les es difícil perder o bajar de peso). También cuenta tu estilo de vida, en especial la dieta que llevas y tu actividad física. Además, a partir de los 40 años, la tasa metabólica tiende a hacerse más lenta, porque se pierde masa muscular.

La tiroides y el metabolismo

¿Sabes qué órgano del cuerpo regula el metabolismo? La tiroides, porque produce hormonas que influyen en casi todos los aspectos del funcionamiento del cuerpo: la rapidez o la lentitud con las que queman las calorías, la creación de proteínas, el almacenamiento de grasa, etc. Por eso, los trastornos de la tiroides pueden provocar problemas del metabolismo.

Cuando el metabolismo es rápido, la grasa no tiende a almacenarse en el cuerpo y la persona no engorda. Cuando es lento, la grasa se almacena y la persona engorda.

¿Cómo puedes acelerar tu metabolismo naturalmente?

Veamos ahora los factores que aceleran tu metabolismo. Si tu metabolismo es lento, hay varias cosas que pueden acelerarlo:

1.  Haz ejercicios. Tu cuerpo está constantemente quemando calorías, aunque esté en reposo. Pero aun en momentos de descanso, la tasa metabólica es más alta en las personas con más masa muscular. Los ejercicios con pesas, que aumentan la masa muscular, son especialmente efectivos.

2.  Bebe agua. El cuerpo necesita agua para quemar calorías. Si estás deshidratada (o), tu metabolismo se hace más lento. Trata de beber varios vasos de agua al día.

3.  En vez de comidas abundantes y espaciadas, ingiere comidas pequeñas varias veces al día. Pero asegúrate de no ingerir menos de 1,200 calorías al día, o se haría más lenta tu tasa metabólica

4.  Sazona tus comidas con ingredientes picantes. Una cucharada de ají (chile) picante rojo o verde triturado, por ejemplo, acelera temporalmente tu tasa metabólica.

5.  Tu cuerpo quema más calorías cuando hace la digestión de proteínas que cuando digiere grasas o carbohidratos. Come alimentos ricos en proteína (carne de res magra, pescado, pavo, pechuga de pollo, tofu, nueces, frijoles, huevos, productos lácteos bajos en grasa).

6.  Aunque por corto tiempo y tomado con moderación, el café acelera la tasa metabólica. Una taza de café por la mañana es como una inyección que aumenta tu energía y tu poder de concentración.

7.  También el té verde aumenta la tasa metabólica por un par de horas. Beber de dos a cuatro tazas al día hace que el cuerpo queme un 17% más calorías de lo normal.

8.  Evita las dietas relámpago (menos de 1,200 calorías al día). Estas dietas te ayudan a bajar de peso (a veces a expensas de una buena nutrición), pero esa pérdida de peso proviene de la masa muscular. Y recuerda que mientras menor sea tu masa muscular, más lento es tu metabolismo.

Aunque es cierto que los genes, el sexo y la edad tienen gran importancia en la tasa metabólica y no te es posible cambiar esos factores, sí puedes influir en ella poniendo en práctica los consejos anteriores. Y, sobre todo, mantente activo(a), haz ejercicio. Si estás ocho horas sentado(o)a detrás de una computadora en el trabajo, ocho horas durmiendo y tres horas sentado(a) mirando la televisión, es difícil que tu metabolismo cambie. Aparte de la actividad de la vida diaria, ¡muévete! Camina, corre, baila, ve al parque a jugar con los niños… Cualquier actividad que te ponga en movimiento te ayuda a crear masa muscular, y a convertir tu cuerpo en una máquina para quemar calorías. Y eso, definitivamente, acelera tu metabolismo.

 

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © iStock / kurga

The post 8 tips fáciles para acelerar el metabolismo naturalmente appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/VVJouY

10 beneficios de hacer ejercicio


Es hora de que te decidas a hacer ejercicio. Cada día sabemos de mas beneficios que obtienes al hacerlo. Ya sabes que hacer ejercicio es bueno para tu salud y para ti, pero es posible que no sepas qué tan bueno es.  Si quieres vivir mas años, sentirte mejor, tener mas energía, y verte mejor, no hay mejor remedio que hacer ejercicio. Nunca es tarde para empezar, no importa tu sexo, ni tu edad, ni tu condición física actual.

Te diré algunos de los beneficios de hacer ejercicio y mantenerte activo, espero que sea el primer paso para que inicies un programa regular de ejercicio.

Los principales beneficios de hacer ejercicio son:

1.  El ejercicio reduce el riesgo de muerte prematura,  de desarrollar o morir de enfermedad cardiovascular (del corazón), de presión arterial alta, reduce el colesterol, y el riesgo de desarrollar cáncer del colon o de la mama.

2.  Muy importante es disminuir el riesgo de desarrollar diabetes (azúcar alta). Hacer ejercicio te ayuda a reducir tu peso y grasa corporal. Aumenta los niveles del  colesterol bueno (HDL) y disminuye los triglicéridos. De manera importante mejora la tolerancia a la glucosa y disminuye la resistencia a la insulina.

3.  En el área emocional, hacer ejercicio reduce la depresión y ansiedad, mejora la sensación de bienestar general y mejora el desempeño en el trabajo y actividades sociales.

4.  Tanto el ejercicio aeróbico (correr, bicicleta, nadar) como el de resistencia (pesas) que aumenta la fuerza muscular, tienen beneficios probados.  Entre ellos: mejora la función cardiovascular y respiratoria, aumenta el consumo máximo de oxígeno, mejora el suministro de sangre a los músculos, disminuye el pulso y la presión arterial.

5.  El ejercicio mantiene a tus músculos sanos. Tu flexibilidad, tu fuerza muscular, y la de tus tendones y ligamentos todas mejoran.

6.  El ejercicio también mantiene a tus huesos sanos. Es muy importante para prevenir la osteoporosis (densidad baja de los huesos), previene la osteoartritis y el frecuente dolor de espalda baja es menor en la gente que hace ejercicio de manera regular.

7.  Si a veces te sientes tenso después de un día de trabajo complicado, una caminata o ir al gimnasio te puede ayudar a sentirte mejor. Se han encontrado químicos en el cerebro que te hacen sentir mejor y mas contento después de hacer ejercicio.  Esto mejora tu estado de animo, tu autoestima y tu confianza, inclusive puede prevenir la depresión.

8.  Todos sabemos que al hacer ejercicio quemamos calorías, y mientras mas intenso mejor. Pero hay maneras fáciles de quemar las calorías, como subiendo las escaleras en lugar de usar el elevador, caminando en la calle, usando menos el automóvil. En fin cualquier ejercicio es bueno y ayuda a mantener tu peso ideal.

9.  Hacer ejercicio te ayuda a dormir mejor, con un sueño mas profundo que te permite tener mejor concentración en el día y aumentar tu productividad y estado de animo.

10.  Hacer ejercicio puede mejorar tu vida sexual, disminuyendo problemas de disfunción eréctil en especial con el paso de los años.

Espero que después de leer este artículo salgas a hacer ejercicio, recuerda que puedes inclusive divertirte y disfrutar el hacerlo.

 

Por: Jorge Goldberg, MD FACP

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © iStock / PeopleImages

The post 10 beneficios de hacer ejercicio appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/VbCkdB

Ensalada de aguacate (palta) y corazones de alcachofa – receta saludable


Esta deliciosa ensalada es ideal para dejarla preparada y llevártela a la oficina. La receta es súper sencilla y deliciosa, con una rica vinagreta de vinagre balsámico, aguacate, corazones de alcachofa y un toque de pepitas. Nuestra receta vegetariana no contiene colesterol y es rica en fibra. Además, el aguacate (la palta) es tu arma secreta para mantener bajo control al colesterol malo. Para convertir esta ensalada en plato principal, puedes añadir a esta receta una proteína magra como pechuga de pollo en cuadritos, atún empacado en agua o camarones cocidos. ¡Buen provecho!

Tiempo de preparación: 10 minutos

Dificultad de la receta: Baja

Ingredientes:

Para la vinagreta:

  • ¼ de taza de aceite de olivo
  • 2 cucharadas de vinagre balsámico
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de pimienta

Para la ensalada:

  • 2 tallos de apio
  • ¼ de taza de champiñón fileteado
  • ½ aguacate (palta) en trozos
  • 3 corazones de alcachofa en cuartos
  • ¼ de taza de cebolla caramelizada
  • 2 cucharadas de pepitas
  • 1 taza de berro

Preparación de la receta:

  1. Para la vinagreta, mezcla todos los ingredientes directamente en un frasco de vidrio con tapa. Reserva.
  2. Acomoda en el frasco el apio, los champiñones, el aguacate, los corazones de alcachofa, la cebolla, las pepitas y termina con los berros.
  3. Tapa el frasco y refrigera.

Tip:

  • Antes de agregar el aguacate, exprímele unas gotitas de limón para evitar que se oxide.
  • Acomoda todos los ingredientes formando capas en un recipiente de vidrio con tapa.
  • Recuerda que puedes añadir una proteína baja en grasa como una pechuga de pollo en cuadritos, atún empacado en agua o camarones cocidos.

La receta rinde: 2 porciones

Por porción: 348 calorías; 46.4 g carbohidratos; 23.1 g proteína; 7.7 g grasas; 2.3 g fibra; 4.1 g azúcares; 0.0 mg colesterol

Fuente de la Receta: Ensalada de Aguacate y Corazones de Alcachofa (para llevar) en Kiwilimón

kiwilimón

 

 

 

The post Ensalada de aguacate (palta) y corazones de alcachofa – receta saludable appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/2mJgVvo

sábado, 18 de noviembre de 2017

Salud: Los 5 reportajes más populares de esta semana


Estos fueron los 5 reportajes más populares que publicamos en Vida y Salud la semana del 13 de noviembre, 2017:

1.  Perder peso: ¿cuánto ejercicio se necesita hacer para adelgazar?

2.  Señales y síntomas del VIH / SIDA

3.  ¿Cuánta depresión es normal? Síntomas de la Depresión Clínica

4.  ¿Cuánta agua debes tomar al día?

5.  Glucosamina y condroitina: ¿son buenas para las articulaciones?

¿No ves el tema que estás buscando? En Vida y Salud tenemos miles de artículos y cientos de videos sobre la medicina y cómo llevar una vida saludable. Sólo tienes que introducir el tema de salud que te interese en la casilla de búsqueda que se encuentra en la parte superior de la página y pulsar en el botón anaranjado que dice “Buscar”.

Si no encuentras algo sobre el tema que te interesa, por favor avísanos. Nos puedes dejar un comentario al fondo de este artículo o mandarnos un email usando nuestra forma de contacto, haciendo click aquí. Leemos y tomamos en cuenta todos los comentarios y todas las preguntas que recibimos al decidir cuál será el nuevo contenido del sitio. Y, como te darás cuenta, hay contenido nuevo sobre la salud y la medicina todos los días.

Esperamos ser dignos de tu confianza y convertirnos en tu recurso #1 de salud.

 

Imagen © iStock / ChristianChan

The post Salud: Los 5 reportajes más populares de esta semana appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/2pHYEiJ

viernes, 17 de noviembre de 2017

¿Cuánta depresión es normal? Síntomas de la Depresión Clínica


¿Cuándo es una simple depresión y cuando es depresión clínica?

¿No recuerdas cuándo fue la última vez que estuviste alegre, hace días que no tienes apetito y a diario tienes que luchar para levantarte de la cama? ¡No te dejes caer! Esto es mucho más que una simple depresión y puede ser una enfermedad depresiva más seria llamada Depresión Clínica. Ponle atención a los síntomas, para que estés alerta y pidas ayuda cuanto antes. No dejes que la depresión clínica domine tu vida.

Cuando las cosas no salen como queremos, sufrimos una pérdida importante o pasamos por un mal momento, es muy normal deprimirnos. La tristeza, la falta de ánimo o la sensación de soledad son respuestas comunes a los reveses de la vida. Además son emociones que nos recuerdan que sentimos, que somos más que carne y hueso, que estamos vivos.

Pero cuando esos sentimientos duran más tiempo de lo normal y se vuelven cada vez más fuertes, que a duras penas los puedes soportar, entonces ya dejan de ser normales y se convierte en una enfermedad conocida como Depresión Severa o Depresión Clínica. Efectivamente, se trata de una enfermedad que puede afectar seriamente tu vida diaria, tu trabajo, tus relaciones con los demás y hasta tu salud física, cuando la dejas avanzar sin buscar ayuda y recibir tratamiento. Incluso a muchos los lleva a caer en adicciones o a pensar en el suicidio.

¿Cómo puedes saber si estás pasando por algo más que “un par de días tristes”? Ponle atención a los siguientes síntomas de depresión clínica…

Síntomas emocionales de la depresión clínica

  • Tristeza y sentimientos de “vacío” permanentes
  • Desasosiego y ansiedad
  • Inseguridad extrema y dificultad para tomar decisiones, hasta con los asuntos más simples de la vida
  • Cambios de ánimo repentinos y extremos, pasando de la euforia al llanto inexplicablemente
  • Sentimientos de culpa
  • Irritabilidad, enojo, frustración
  • Autoestima baja y pesimismo: sentir que no eres bueno para nada, o que no te sucede nada bueno
  • Pérdida de interés para hacer cosas que te gustan
  • Problemas para concentrarte y mala memoria a corto plazo
  • Ideas de hacerte daño o pensamientos suicidas

Síntomas físicos de la depresión clínica

  • Algunos de los dos extremos del sueño: insomnio y dificultades para dormir o, al contrario, dormir en exceso
  • Fatiga y cansancio durante el día, falta de energía, debilidad y agotamiento
  • Comer en exceso y aumento de peso, o por el contrario, falta de apetito y pérdida de peso
  • Deseo sexual bajo
  • Dolores recurrentes, de cabeza, de la espalda, del estómago, que no se curan fácilmente con tratamiento
  • Problemas digestivos

Si has tenido cinco o más de estos síntomas durante dos semanas seguidas, puedes tener depresión clínica. No te preocupes, no serías el primero ni el último. Según Mental Health America, se estima que sólo en Estados Unidos más de 19 millones de personas padecen de depresión clínica cada año. Sin embargo, menos de la mitad se diagnostican y reciben tratamiento, los demás siguen viviendo con la tristeza a cuestas todos los días. ¡Imagínate las cifras en el resto del mundo!

¿Crees que este es tu caso? Busca ayuda inmediatamente con un especialista o un profesional en salud mental. Entre más pronto te diagnostiquen la depresión clínica y recibas tratamiento, más rápido podrás dejar atrás estos días de tristeza que parecen interminables.

Date una oportunidad, la alegría puede estar a la vuelta de la esquina.

 

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © iStock / Klubovy

The post ¿Cuánta depresión es normal? Síntomas de la Depresión Clínica appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/2mzoftz

Resistencia a la insulina: ¿qué es y cómo se puede prevenir?


Si estás pensando que este artículo es sólo para las personas que padecen de diabetes, ¡ten cuidado! La resistencia a la insulina suele suceder a veces antes de que se inicie la diabetes y tu estilo de vida influye mucho en que desarrolles este problema. Vale la pena que estés enterado de qué se trata para que puedas prevenirla a tiempo.

Empecemos por aclarar cómo funciona la insulina… Las células del cuerpo necesitan a la glucosa ya que es su fuente principal de energía. Pero imagínate a las células como unas pequeñas cajas de seguridad que requieren una llave para abrirlas. La glucosa no puede entrar en ellas sin la llave. La insulina es precisamente esa llave. Es una hormona que produce tu páncreas y que ayuda a controlar el nivel de glucosa (azúcar) en la sangre, permitiendo que una parte de ella entre a las células y se use como combustible para el cuerpo. Cuando consumes alimentos y el nivel de glucosa (azúcar) en tu sangre se eleva, el páncreas empieza a producir insulina, la cual se adhiere a las células y las “abre”, permitiendo que la glucosa entre a ellas.

¿Qué es la resistencia a la insulina?

La resistencia a la insulina sucede cuando las células se vuelven literalmente resistentes al efecto de la insulina en ellas. O sea, la llave no logra abrir la cerradura de las células como antes. La insulina que produce el páncreas no funciona bien, las células necesitan cada vez más insulina para permitir que la glucosa entre a ellas y esto hace que el azúcar en la sangre suba y la energía en las células baje. El páncreas sigue produciendo cada vez más insulina en respuesta a la elevación de la glucosa en la sangre, pero el cuerpo no reacciona como debe. Y ahí es cuando todo se complica, pues los niveles de azúcar en la sangre empiezan a aumentar sin que nada los controle y se desarrollan enfermedades como la pre-diabetes, la diabetes tipo 2, el endurecimiento de las arterias (ateroesclerosis) o las enfermedades del corazón, entre otras.

¿Qué genera la resistencia a la insulina? Aún no se sabe específicamente qué causa esta resistencia celular, pero parece estar relacionada con ciertos factores de riesgo como:

Es muy común que cuando se habla de resistencia a la insulina, se le confunda con diabetes tipo 2 o con el síndrome metabólico, como si fueran lo mismo, y no lo son. Veamos por qué:

Por un lado, la resistencia a la insulina es una condición que puede provocar la diabetes tipo 2 (que también se llama sólo diabetes por ser la más común). Pero no es sólo la causa de esta enfermedad, sino que además es su característica principal, que la diferencia de la diabetes tipo 1.

La resistencia a la insulina y el síndrome metabólico

Por otro lado, la resistencia a la insulina está asociada con una condición cada vez más frecuente denominada síndrome metabólico o síndrome X. Este síndrome es una combinación de factores. Se diagnostica si se tienen tres o más de los siguientes:

  • Presión arterial de 130/85 mmg/HG o más
  • Glucosa (azúcar) en ayunas de 100 mg/dl o más
  • Diámetro de la cintura de hombres: 40 pulgadas o más
  • Diámetro de la cintura de mujeres: 35 pulgadas o más
  • Colesterol bueno (HDL) bajo en hombres: menos de 40 mg/dl
  • Colesterol bueno (HDL) bajo en mujeres: menos de 50 mg/dl
  • Triglicéridos elevados, 150 mg/dl o más altos.

El síndrome metabólico al igual que la resistencia a la insulina, la pre-diabetes y la diabetes aumentan el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón y accidentes cerebrovasculares (ACV), entre otros problemas.

O sea, la resistencia a la insulina puede marcar el inicio de la diabetes y de otras complicaciones serias de la salud. Así que vale la pena actuar para prevenirla. El problema es que la resistencia a la insulina generalmente no da síntomas y frecuentemente no se detecta hasta que tus niveles de azúcar se elevan. Por eso, si consideras que tienes algunos de los factores de riesgo que mencionamos, lo mejor es que empieces a cambiarlos cuanto antes. La resistencia a la insulina empieza a causar problemas cardiovasculares antes de que se desarrollen síntomas o se diagnostique diabetes.

Sabemos que cambiar la herencia familiar es imposible, pero adelgazar, disminuir la grasa del abdomen, hacer ejercicio y mejorar los hábitos alimenticios, son estrategias sumamente efectivas para evitar o reducir la resistencia a la insulina. Y así disminuir tus riesgos de desarrollar problemas de salud en el futuro. Cuida tu cuerpo, sólo tienes uno y te tiene que durar toda tu vida. ¡Vale la pena!

 

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © iStock / Sashkinw

 

The post Resistencia a la insulina: ¿qué es y cómo se puede prevenir? appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/1BdXdEB

Cuando el sudor es excesivo: ¿cómo se soluciona?


Aunque a veces te parezca incómodo y desagradable, el sudor es parte natural de un organismo saludable, ya que controla la temperatura y el líquido del cuerpo. Lo malo es el exceso de sudoración o hiperhidrosis, que puede perjudicar tu vida social y tus relaciones, y hasta causarte problemas emocionales. Si sudas demasiado, busca solución aquí.

Hiciera lo que hiciera, Carmen sudaba siempre “a chorros”.  Lo mismo daba que estuviera sentada en la terraza o trabajando en la cocina. La estación del año tampoco hacía diferencia alguna. Trató de disimular las grandes manchas debajo de las axilas con capas de ropa, pero nada. Cansada de estropear sus blusas favoritas, siempre sudadas, optó por ropa holgada, le favoreciera o no. Y por último, se aisló completamente, para que nadie notara su “problema”.

¿Te ha pasado algo parecido a ti también? ¿Te sudan mucho las manos o te corren las gotas por la frente o por la nuca en el momento o en el lugar más inconveniente? Es posible que te preguntes de dónde surge todo ese sudor y para qué te sirve.

¿Por qué sudamos?

El cuerpo tiene aproximadamente de 2 a 4 millones de glándulas sudoríparas, concentradas principalmente en la frente, la cara, las axilas y la planta de los pies. El sudor que producen estas glándulas sale a través de los poros.  Al evaporarse con el aire, la piel se refresca. El sudor, entonces, en ciertas circunstancias, es perfectamente necesario y deseable, ya que es el método natural del cuerpo para mantener su temperatura normal (ya que reduce la temperatura interna cuando es muy alta), y elimina el exceso de líquido. Cuando la temperatura interna sube por algún motivo, las glándulas sudoríparas producen más sudor, generalmente es señal de que tienes fiebre, te sientes nerviosa o estás haciendo ejercicio. Obviamente, también se suda más en el verano cuando hace más calor. Y la dieta juega un papel en la sudoración: los alimentos con especias fuertes y las comidas y las bebidas muy calientes provocan más sudor.

¿Cuánto sudor es normal?

La cantidad de sudor normal que produce el cuerpo no es fija, sino que depende del estilo de vida de la persona y del trabajo que realiza. Si trabajas en una oficina con aire acondicionado, sudas mucho menos que si tu trabajo consiste en una actividad física en el exterior. También el ejercicio provoca más sudor.  Por eso, es  normal sudar poco menos de un litro al día (si la persona pasa la mayoría del tiempo frente a un escritorio en una temperatura agradable) que varios litros (si trabaja en el sector de la agricultura o de la construcción, expuesta a temperaturas extremas).

Cuando el sudor es excesivo

El exceso de sudor se produce cuando las glándulas sudoríparas son tan activas, que producen gran cantidad de sudor aunque el cuerpo no necesite refrescarse (una cantidad cuatro a cinco veces mayor de la que normalmente necesitaría el organismo de acuerdo a su nivel de actividad).  Un caso típico es el de Carmen del que hablábamos al principio. Hasta que no se decidió a visitar al médico y le mencionó las molestias que sufría con el exceso de sudor, supo que su molestia tenía un nombre: hiperhidrosis, que significa, sudoración excesiva. Cada persona es diferente y a veces es difícil determinar cuándo se suda demasiado. Pero si piensas que estás sudando más que los demás, o más de lo que sudabas antes, probablemente tengas razón. La hiperhidrosis es más común en brazos, en las manos, en los pies, en la cara y en la cabeza, pero puede ocurrir en todo el cuerpo. El mayor problema de la hiperhidrosis no es sólo el exceso de sudor, sino el impacto que tiene en la vida de la persona.

¿Y por qué a mí?

Si estás sudando demasiado, al punto de que trastorna tu vida, te pasa lo que al 3% de la población. Puede deberse a diferentes causas y en esta lista puede estar lo que está causando tu problema:

  • Cerca del 50% de las personas que sudan en exceso tienen historia familiar de hiperhidrosis. Este tipo de hiperhidrosis hereditaria suele comenzar después de la pubertad pero también puede presentarse en plena infancia.
  • Algunos medicamentos para tratar trastornos endocrinos, condiciones como la diabetes y enfermedades de la tiroides, así como otros para controlar la hipertensión y algunos antidepresivos, también pueden causar la hiperhidrosis.
  • Otras causas son las infecciones, algunos tipos de cáncer, enfermedades del corazón o los pulmones, la menopausia y las embolias. También el embarazo, la diabetes, el hipertiroidismo, la obesidad, la enfermedad de Parkinson, la artritis reumatoide y la gota.
  • El estrés. El exceso de ansiedad o de tensión emocional puede hacer que sudes más de la cuenta.

Aunque la hiperhidrosis por sí sola no suele ser un trastorno médico serio, puede afectar la piel y tener consecuencias psicológicas desagradables. Las principales son:

  • Problemas sociales y emocionales. Los síntomas pueden causar pena o bochorno, y muchos pacientes evitan situaciones sociales y pierden oportunidades profesionales a causa de ellos. Otros reportan dificultades en sus relaciones amorosas.
  • Infecciones provocadas por hongos, que se producen en los pliegues de piel de la ingle por la continua humedad del sudor.
  • Pie de atleta. Similar a la anterior, es una infección causada por hongos en los pies.
  • Olor corporal. El sudor en sí no tiene olor desagradable. Lo provocan las bacterias de la piel cuando se ponen en contacto con el sudor.

Hay varias formas de controlar el exceso de sudor  

Pon en práctica las siguientes recomendaciones:

  • Limita los alimentos con muchas especias, el alcohol y las bebidas con cafeína.
  • Usa desodorantes fuertes y antitranspirantes. Aplícate el antitranspirante por la noche, vuélvelo a aplicar por la mañana, y si es necesario a la mitad del día (el desodorante elimina el olor, el antitraspirante reduce o elimina la sudoración).
  • Controla el estrés. Es un círculo vicioso. El estrés puede causar exceso de sudor, y el exceso de sudor causa estrés. Las técnicas de relajación, como el yoga y la meditación o respiración profunda pueden ayudarte.
  • Trata de usar ropa holgada de telas ligeras, como algodón o lino (hilo), que dejen circular el aire a través del cuerpo. Evita la ropa muy ajustada.
  • No te pongas ropa que se haya empapado antes en sudor, aunque ya esté seca.
  • Selecciona ropa de colores. El sudor se nota más en la ropa blanca, y menos en otros colores y en las telas estampadas.
  • No uses el mismo par de zapatos todos los días.
  • Usa talco para los pies a fin de reducir la humedad.
  • Lleva en tu bolso un pañuelo para poder secarte las manos cuando tengas que estrechar la de alguien. Y deja una blusa o una camisa limpia en tu trabajo por si fuera necesario que te cambies.
  • Dúchate a menudo.

Si te das cuenta de que sudas excesivamente, el primer paso es consultar con el médico para averiguar la causa. Podría ser consecuencia de alguna condición curable o de un medicamento. Si no es así, hay algunas medidas que puedes tomar tú mismo(a) para ayudar a reducir las molestias que lo causa. Pero hay otros tratamientos efectivos, que se llevan a cabo estrictamente bajo supervisión médica.  Entre ellos el uso de antitranspirantes fuertes (con un contenido de 10 al 15% de hexahidrato de cloruro de aluminio. Tu doctor también puede recetarte un producto con una dosis más alta de cloruro de aluminio para que te lo apliques durante la noche en las áreas afectadas.  Otros métodos efectivos consisten en aplicar corrientes eléctricas de baja intensidad e inyecciones de bótox, que bloquean la señal que activa las glándulas sudoríparas. Sólo en casos extremos se debe recurrir a la cirugía.

Habla con tu médico respecto a tu exceso de sudoración y no pierdas tiempo como Carmen. Así podrás vivir mejor sin tener que preocuparte y sufrir por la hiperhidrosis.

 

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © iStock / PeopleImages

The post Cuando el sudor es excesivo: ¿cómo se soluciona? appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/1x30gAJ

jueves, 16 de noviembre de 2017

Señales y síntomas del VIH / SIDA


El VIH / SIDA es una enfermedad difícil de identificar a tiempo, especialmente porque carece de síntomas claros y notorios que te permitan detectarla antes de que la infección esté avanzada. Pero si crees que estás en riesgo de tenerla o simplemente quieres estar seguro de tu salud sexual, te contamos cuáles pueden ser algunos síntomas o señales para que estés alerta.

Aunque el VIH / SIDA no tiene síntomas claros o recurrentes, existen algunas claves que te pueden ayudar a detectarlo a tiempo. Aunque obviamente si crees que podrías estar en riesgo lo ideal es que te hagas un examen y no te esperes a ver síntomas.

Antes de empezar, recuerda que el VIH y el SIDA no son exactamente lo mismo. El VIH es el virus que causa la enfermedad infecciosa y destruye tu sistema inmunológico. El SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida) es considerada la etapa final de esta infección y que el ser VIH positivo no significa que automáticamente tengas SIDA, pues la infección puede tarda varios años en desarrollarse y no siempre genera el Síndrome.

Ahora sí, comencemos…

La prueba del VIH

Para saber si eres VIH positivo, como se define cuando te has infectado con el virus, la forma más segura es haciéndote una prueba del VIH. Es un examen de sangre en el que se buscan los anticuerpos del virus. Te puedes hacer la prueba en cualquier momento. Dependiendo del tipo de prueba, te puedes hacer una en la sangre entre una y cuatro semanas después de la exposición (midiendo el antígeno – prueba de p24) o entre 2 y 4 meses después de la exposición (midiendo los anticuerpos, pues tu sistema inmunológico necesita tiempo para crearlos, con una prueba que se llama ELISA por sus iniciales en inglés que se confirma con una que se llama Western Blot). Estas son las pruebas tradicionales.

Además de las pruebas, puede haber algunos síntomas o señales que varían en la medida en que la infección avanza.

Síntomas iniciales

Tan pronto te infectas con el virus, puedes tener uno o varios síntomas parecidos a los de una gripe suave que duran máximo un mes:

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de garganta
  • Ganglios linfáticos inflamados
  • Cansancio y fatiga
  • Salpullido o erupción

Aunque muchos los confunden con cualquier infección o gripe, los médicos lo han identificado como síndrome retroviral agudo o infección primaria.

Síntomas de infección avanzada

Después de la etapa inicial de la infección, puede que algunos de esos síntomas regresen o que no vuelvas a tener síntomas hasta por 10 años. Pero eso no quiere decir que no esté pasando nada en tu cuerpo. Mientras tanto, el virus del VIH se está multiplicando y está atacando tu sistema inmunológico destruyendo tus células inmunológicas, más conocidas como CD4+. Estas células son glóbulos blancos encargados de controlar tu sistema inmunológico para defenderte de las infecciones. En la medida en que tus células CD4+ se van destruyendo, estás cada vez más propenso a contagiarte de otras infecciones.

Síntomas de la etapa final de infección

En esta última etapa, los síntomas iniciales se vuelven cada vez más crónicos y puedes tener nuevos síntomas como:

  • Agotamiento extremo
  • Sudoración nocturna
  • Escalofríos
  • Fiebre superior a 100ºF (38ºC) durante varias semanas
  • Tos seca y falta de aire
  • Diarrea crónica
  • Cólicos abdominales, náuseas y vómito
  • Pérdida de peso
  • Ampollas blancos en tu lengua, tu boca o en el ano debidos a herpes
  • Ganglios linfáticos inflamados, especialmente en la garganta provocándote dolor y dificultad para tragar
  • Problemas de visión
  • Problemas de memoria y confusión mental

Síntomas del SIDA

Como se considera que el SIDA surge en la etapa final de la infección, los síntomas principales son iguales. Pero, para diagnosticar oficialmente que una persona tiene SIDA tiene que cumplir con alguno de estos factores:

  • Un conteo de CD4+ menor de 200; normalmente debe estar entre 800 y 1,000.
  • Desarrollar una infección oportunista (el tipo de infecciones que se aprovechan de que el sistema inmune está bastante deteriorado, como Pneumocistis Carini, Toxoplasmosis, Citomegalovirus, etc.) o ciertos tipos de cáncer, que no son comunes en las personas saludables (como el Sarcoma de Kaposi, entre otros).

Quizá sea difícil, pero vale la pena hacer el esfuerzo por identificar esta enfermedad infecciosa temprano, pues es la clave para que los tratamientos puedan tener mejor efecto en ti para mantenerte saludable más tiempo y para prolongar tu vida. ¡Empieza cuanto antes! Recuerda que el VIH / SIDA es algo que hay que tomar muy en serio.

 

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © iStock / Jacob Wackerhausen

The post Señales y síntomas del VIH / SIDA appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/1y7EkB7

La presión arterial baja: ¿cuáles son sus síntomas y sus causas?


Seguramente has oído hablar con frecuencia de la presión arterial alta y de los riesgos que implica para la salud del corazón. Sin embargo, la presión arterial también se puede bajar. Esto se conoce como hipotensión. Acá te contamos cuáles son los síntomas de la presión arterial baja, sus causas y a quién le puede ocurrir.

¿Te han medido la presión arterial alguna vez? Si es así, sabrás que en cada lectura hay que tener en cuenta dos números: el primero y el más alto es el que indica la presión sistólica, es decir, la de las arterias del cuerpo cuando el corazón palpita y las llena de sangre. El segundo número, que es menor, mide la presión diastólica, o la presión de las arterias del cuerpo cuando el corazón hace una pausa entre cada palpitación. La presión arterial normal promedio es de 120/80, pero sucede que en ocasiones, además de subirse – hipertensión – la presión también puede bajar a niveles que no son normales – hipotensión.

A pesar de que la presión arterial varía de una persona a otra, se considera que cuando baja a 90/60 hay que prestarle atención. ¿Por qué? Aunque en muchas ocasiones la presión arterial baja se debe a que estás deshidratado(a) por pasar mucho tiempo bajo el sol o en una tina caliente y puede no ser un asunto demasiado serio, en otros casos, puedes tener síntomas que no pasan desapercibidos y necesitas tomar acción.  Además, la presión arterial baja puede ser una señal de otras condiciones serias, como enfermedades del corazón, problemas endocrinológicos (endocrinos) o desórdenes neurológicos, en especial en adultos mayores.

Síntomas de la presión arterial baja

Los síntomas más comunes de la disminución en la presión arterial son:

  • Mareo
  • Desmayo
  • Visión borrosa
  • Respiración rápida
  • Dificultad para concentrarse
  • Sed

Cuando la presión arterial baja es severa, puede causar que el oxígeno y los nutrientes que lleva la sangre no lleguen a los órganos vitales, lo cual puede provocar daños graves a tu corazón y a tu cerebro. Además, si se te baja la presión y te desmayas, puedes lastimarte a consecuencia de la caída.

Causas de la presión arterial baja

¿Cuáles son algunas de las causas de la presión arterial baja?  Primero, hay que aclarar que la presión arterial baja puede ser algo constante en unas personas, mientras que en otras, puede suceder de manera repentina. Si se trata del primer caso, las causas, aunque no siempre son claras, pueden estar relacionadas con:

  • Embarazo
  • Problemas hormonales
  • Diabetes e hipoglicemia
  • Efectos secundarios de medicamentos que se venden sin receta médica, incluyendo suplementos o hierbas
  • Arritmia cardiaca
  • Fallas del corazón
  • Sobredosis de medicamentos para la hipertensión o presión arterial alta
  • Colapso por calor
  • Problemas hepáticos, es decir, del hígado.

El sufrir una caída repentina en la presión arterial puede amenazar seriamente tu vida. Estas son algunas de las causas:

  • Baja o alta temperatura corporal
  • Deshidratación severa a causa de vómito, diarrea o fiebre
  • Una reacción a un medicamento o al alcohol
  • Pérdida de sangre debido a hemorragia
  • Infección severa en la sangre o sepsis
  • Una reacción alérgica severa (puede causar la muerte) conocida con el nombre de anafilaxis.

Puede que nunca hayas experimentado una baja de presión arterial, pero esto no quiere decir que estés a salvo. La hipotensión puede ocurrirle a cualquier persona, aunque es cierto que existen factores de riesgo.

La edad, por ejemplo es uno de ellos. En los adultos mayores de 65 años, puede suceder después de comer. En otros casos, afecta a los niños y adultos jóvenes, debido a una falla en la comunicación entre el cerebro y el corazón.

Otro factor de riesgo son ciertos medicamentos, como aquellos para la presión arterial alta.

Además, tener enfermedades como Parkinson, diabetes y del corazón, te predispone a sufrir de presión arterial baja.

El tratamiento para la presión arterial baja depende de las causas. Tu médico puede recomendarte lo siguiente:

  • Tomar mucha agua y poco alcohol para evitar la deshidratación.
  • Llevar una dieta sana. Si te pide que aumentes el consumo de sodio, hazlo con precaución.
  • Comer pequeñas porciones de carbohidratos a lo largo del día.

Si no experimentas síntomas, la presión arterial baja no es un problema. Sólo debes llamar al médico si presentas alguna señal de alerta para poder tomar medidas al respecto. No olvides que una presión demasiado baja en tus arterias, tal como una presión demasiado alta, representa también una amenaza para tu salud.

 

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © iStock / Piotr Marcinski

The post La presión arterial baja: ¿cuáles son sus síntomas y sus causas? appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/13OgxN8

Cáncer en los huesos: ¿qué es y cómo detectarlo?


Existen distintos tipos de cáncer del hueso que suelen presentarse con mucho dolor. Si bien no es una enfermedad muy común, esta puede presentarse tanto en los niños como en los adultos. Descubre más detalles sobre el cáncer en los huesos y ante cualquier duda, no olvides consultar con tu médico.

Nadie le daba importancia a Carlitos cuando se quejaba de su dolor de cuello, lo mandaban al médico y le recomendaban masajes, sin imaginarse la gravedad de su padecimiento. Él no les hacía caso y cada vez podía moverse menos, al punto que en un momento ya casi ni podía caminar. Cuando por fin Carlitos fue al médico, el especialista no sólo no le recetó masajes sino que lo dejó internado. Su problema, detectado en una gammagrafía ósea, era mucho peor: tenía cáncer en los huesos.

El caso de Andrea es justamente el opuesto. Como hacía unos años había tenido un tumor en uno de sus pechos, Andrea se realizaba rutinariamente todos los controles anuales para detectar cualquier otra anormalidad que pudiera surgir. Así fue que los análisis mostraron una pequeña mancha que resultó ser un tumor en los huesos.

El caso de Andrea tiene la particularidad de que nunca tuvo dolor ni ningún síntoma que lo advirtiera, porque en general el cáncer en los huesos suele dar señales, como lo que le pasó a Carlitos.

Síntomas del cáncer en los huesos

Entre los principales síntomas del cáncer en los huesos se encuentran:

  • Dolor en los huesos,
  • Inflamación (hinchazón) y dolor cerca del área afectada,
  • Fragilidad del hueso que tiende a fracturarse (romperse),
  • Fatiga, fiebre, anemia, pérdida de peso

Como su nombre lo indica, el cáncer de hueso es el que empieza su desarrollo en los huesos. Se lo conoce como cáncer óseo primario y no es un cáncer muy frecuente. Es más común que se produzca lo que se denomina cáncer óseo secundario, que es cuando el cáncer se disemina al hueso desde otras partes del cuerpo (como le pasó a Andrea).

De todos modos, cuando se presenta el cáncer en los huesos, la enfermedad no elige un hueso en particular. Por el contrario, puede surgir en cualquier parte del cuerpo.

Tipos de cáncer en los huesos

Existen distintos tipos de cáncer óseo primario, de acuerdo al tipo de célula en la cual comienzan. Por ejemplo, puede ser:

  • Osteosarcoma: comienza en las células de los huesos y generalmente ocurre en los niños y adolescentes y en los adultos jóvenes (de 10 a 25 años), ya que afecta a los huesos en crecimiento. Se ve con mayor frecuencia en los huesos de las rodillas, de los muslos y de los brazos.
  • Condrosarcoma: comienza en las células de los cartílagos que se encuentran al final de los huesos y afecta con mayor frecuencia a los adultos mayores de 50 años. Se presenta comúnmente en la pelvis, los huesos de los muslos y de los hombros.
  • Sarcoma de Ewing: se cree que surge en los nervios dentro de los huesos. Generalmente este tipo de cáncer ocurre en los niños y en los adolescentes. También puede ocurrir en las personas que han tenido tratamientos de radiación o quimioterapia para otras enfermedades.  Se presenta más en la pelvis, en los huesos de los muslos, en las costillas y en los huesos de los brazos.

El tratamiento para el cáncer en los huesos es diferente según el tipo de cáncer, el tamaño que tenga, el lugar del cuerpo en donde esté y la etapa en que se encuentre, así como la edad y el estado de salud de la persona que lo padezca.

En general, la cirugía es el tratamiento primario. En otros casos puede requerirse la amputación de algún miembro, pero muchas veces para evitarlo el cirujano puede quitar la parte del hueso afectada y reemplazarla con una prótesis. Luego, se pueden emplear quimioterapia y radiación, tanto combinadas o por separado.

Siempre es importante que le hagas todas las preguntas que sean necesarias para despejar tus dudas al especialista y, si todavía tienes dudas, que pidas una segunda opinión. Cuanto antes se detecte el cáncer en los huesos, más pronto se puede combatir.

 

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © iStock / stockdevil

The post Cáncer en los huesos: ¿qué es y cómo detectarlo? appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/1iDWv07

miércoles, 15 de noviembre de 2017

¿Cuál es el tratamiento para las infecciones vaginales?


Si tienes una infección vaginal, no te preocupes, porque hay varias formas de tratarlas. Existen varios tratamientos que se venden sin receta médica. El problema es que muchas mujeres no saben qué tipo de infección vaginal tienen y cuál es el medicamento que más les conviene. Si te interesa aprender más sobre el tratamiento de las infecciones vaginales, sigue leyendo. Acá te contamos más acerca de cómo liberarte de los molestos síntomas de esta condición que es bastante común en las mujeres.

Si recientemente fuiste diagnosticada con una infección vaginal, no te alarmes. Sé que todos aquellos temas que se relacionan con la salud de tu vagina pueden causarte no sólo preocupación, sino también pudor. Sin embargo, no hay razón para avergonzarse. La vagina es una parte de tu cuerpo como cualquier otra, y merece la atención y el cuidado necesarios para estar sana.

Causas de las infecciones vaginales

Como ya mencioné anteriormente en un artículo sobre el tema, las infecciones vaginales pueden ser causadas por el uso de duchas vaginales, por tomar antibióticos o esteroides que ocasionan cambios en el equilibrio natural de los microorganismos (los hongos y las bacterias) que viven en la vagina.

Irritación, comezón, cambios en el color y el olor del flujo vaginal,  dolor durante las relaciones sexuales o un leve sangrado pueden ser síntomas que sugieren la presencia de una infección vaginal. Si sospechas que tienes una, pero no sabes cómo tratarla, visita a tu médico. Hablando de esto con naturalidad podrás tomar las medidas necesarias para quitarte esta incomodidad. Recuerda que las infecciones vaginales, si se tratan de manera oportuna y acertada, no traen mayores complicaciones.

La forma de saber si tienes una infección vaginal es realmente sencilla. Tu médico tomará una muestra del flujo de tu vagina o del flujo cervical, y lo enviará a un laboratorio para que sea analizado. O simplemente se te tomará la muestra en una clínica. Estos resultados son los que te permitirán saber qué tipo de infección vaginal es la que tienes.

¿Cuál es el mejor tratamiento para cada una de las diferentes infecciones vaginales?

Con los resultados de los exámenes, tu médico podrá recomendarte el tratamiento más adecuado. Como es posible comprar algunos medicamentos sin receta médica muchas mujeres prefieren saltarse el paso de visitar a su médico y comprar los medicamentos por su propia cuenta. Sin embargo, al no conocer exactamente qué tipo de infección tienen no aciertan en su elección.

Cuando usas los medicamentos que NO son los más adecuados para la infección, retrasas el diagnóstico y de esta manera el tratamiento, exponiéndote a posibles complicaciones. Así que no tomes riesgos. Visita a tu médico y asegúrate de tener los resultados apropiados.

Como existen por lo menos 4 tipos diferentes de infecciones vaginales, también existen diferentes tratamientos. Toma nota:

  1. Infecciones por hongos también, conocidas en inglés como yeast infection, pueden ser tratadas con medicamentos contra hongos ya sea en forma de crema, supositorios o pastillas para consumir por vía oral (tomadas).
    • Miconazol (Monistat), clotrimazol (Gyne-Lotrimin) y tioconazol (Vagistat) vienen en crema o supositorios.
    • Medicamentos como el Fluconazol (Diflucan) vienen en presentación de pastillas para ser consumidos de forma oral.
  2. Vaginosis bacteriana. Para tratar este tipo de infección existen por lo menos tres opciones. Tu médico puede recomendarte pastillas, así como cremas vaginales
    • Clindamicina (Cleocin)
    • Metronidazol (Flagyl, MetroGel),
  3. Tricomoniasis. Este tipo de infección puede ser tratada a base de crema vaginal o pastillas de metronidazol (Flagyl) o pastillas de tinidazol (Tindamax).
  4. Vaginitis atrófica. La mejor forma de tratarla es a través de estrógenos (que generalmente se aplican localmente en la vagina), ya que este tipo de infección vaginal se produce por la disminución en el nivel de estrógenos, particularmente en la menopausia.
  5. Vaginitis no infecciosa. En este caso se refiere a la irritación causada, por ejemplo, por el uso de productos de higiene personal como: duchas vaginales, inclusive jabones o cremas; en algunos casos, el material de ciertos tipos de ropa interior pueden causar una reacción. Puede o no ser una reacción alérgica. La mejor forma de tratar este tipo de vaginitis es eliminando el contacto de tu vagina con el producto que te la causó. Si es muy severa la reacción, a veces es necesario ir al médico para que te de tratamiento.

Como ves el tratamiento de las infecciones vaginales no es complicado pero depende del tipo de infección que tengas. Es importante que hables con tu médico acerca del tratamiento adecuado y que lo sigas paso a paso.

No te olvides que las infecciones vaginales son una condición común entre las mujeres. Así que deja a un lado la vergüenza y habla de ellas con naturalidad. Sólo así podrás tratarlas y recuperar la salud de tu vagina.

 

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © iStock / JOE CICAK

The post ¿Cuál es el tratamiento para las infecciones vaginales? appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/1ADZbzI

“¿Por qué tengo tanta sed?” Explora algunas de las causas potenciales


Beber suficiente agua y otros líquidos es algo muy sano y conveniente para que el cuerpo y todos sus sistemas funcionen adecuadamente. Pero cuando la sed es continua y no se calma por más que bebas, entonces puede deberse a una condición que puede estar afectando tu salud sin que te hayas dado cuenta del peligro. Presta atención a algunas de las causas potenciales. 

La sed es la señal que envía el cuerpo cuando necesita reponer el líquido que ha perdido debido al calor, al sudor, al ejercicio o después de consumir alimentos muy salados. Normalmente, basta beber agua o algún otro líquido para saciar esa sed. En algunas ocasiones, la sed continúa aunque bebas líquidos y entonces puede ser un síntoma de algunas condiciones ya sean físicas o emocionales. El término médico para esa sed insaciable es polidipsia.

Causas médicas de la sed

Aquí te menciono algunas de las posibles razones por las que podrías tener sed:

  1. Diabetes mellitus: (o niveles elevados de glucosa o azúcar en la sangre).  El exceso de sed y los deseos de orinar frecuentemente son síntomas típicos de la diabetes, tanto la de la diabetes tipo 1 como de la diabetes tipo 2. Cuando la persona tiene diabetes, el exceso de glucosa (azúcar) se acumula en la sangre y entonces los riñones deben trabajar intensamente para filtrar y absorber el exceso de glucosa. Si los riñones no se dan abasto, el exceso de azúcar pasa a la orina junto con el líquido extraído de los tejidos, causando que la persona se deshidrate. Y como beberá más líquido para calmar la sed, producirá más orina.  El círculo vicioso continúa hasta que se logren controlar los niveles de azúcar en la sangre. Además de sed excesiva, entre otros síntomas de la diabetes se encuentran el tener más hambre de lo habitual, deseos de orinar frecuentemente y pérdida de peso.  Si tienes estos síntomas es importante que visites a tu doctor. Quizá tengas diabetes, especialmente si hay antecedentes de diabetes en tu familia.
  1. Diabetes insípida (diabetes insipidus). A pesar de su nombre, no tiene nada que ver con la diabetes mellitus (ni con la diabetes tipo 1 ni la diabetes tipo 2), sino que está relacionada con trastornos de la hormona antidiurética, la vasopresina, o su receptor, lo que causa deseos frecuentes de orinar.  Al eliminar líquido del cuerpo, aumentan los deseos de beber.  Si no se trata, puede causar problemas renales (del riñón). No es una condición muy común.
  1. Deshidratación: Ésta puede deberse a que sudes excesivamente, a que hayas tenido vómitos o diarreas. Como resultado podrías tener: mucha sed, sequedad en los labios y en la boca, falta de energía y calambres.  En conjunto, esos son los síntomas de una deshidratación moderada. Cuando la deshidratación es severa, la persona casi no orina, respira rápidamente, la piel pierde elasticidad, la presión arterial baja, el corazón late rápidamente y hasta puede perder el conocimiento. En este caso, hay que buscar ayuda médica de inmediato.
  1. Insolación: puede ocurrir cuando se pasa mucho tiempo al sol o ha estado expuesto a calor intenso, a temperaturas que exceden los 103º F (39.4º C) o más. A pesar del calor, la persona no suda y la piel se siente seca. Pueden presentarse confusión e irritabilidad, mareos, calambres, convulsiones y hasta pérdida del conocimiento. También es importante buscar asistencia médica de emergencia.

Hay muchas otras causas por las cuales se puede experimentar una sed desmedida o sin control. Por ejemplo:

  • Con ciertos medicamentos, como diuréticos o el fenobarbital.
  • Insuficiencia o falla cardíaca, hepática (hígado) o renal (riñones).
  • Infecciones severas o quemaduras en el cuerpo.
  • Si se respira por la boca (cuando la nariz está congestionada).
  • Niveles muy bajos de potasio en la sangre (hipopotasemia).
  • Niveles de calcio elevados (hipercalcemia).
  • Peritonitis, una inflamación del peritoneo, una membrana que recubre la pared interna de la cavidad abdominal y la mayoría de los órganos del abdomen.  La peritonitis es una emergencia médica que incluye entre sus síntomas la sed excesiva.
  • Hiperparatiroidismo, una condición en la que una o más de las glándulas paratiroides (que controlan los niveles de calcio, vitamina D y fósforo en los huesos y la sangre), producen un exceso de la hormona paratiroidea.
  • Un trastorno mental llamado polidipsia psicogénica (potomanía) caracterizado por el deseo de beber agua, y que puede tener consecuencias serias si se ingieren más de 7 litros (28 tazas) diarios al día.

Si tu sed no parece calmarse no importa cuánto bebas y/o comienzas a orinar excesivamente, visita a tu médico para que se determine la causa rápidamente. Como ves, un síntoma aparentemente inofensivo podría ser la señal de varias condiciones de salud, algunas, peligrosas.  No la subestimes y consulta a un profesional de la salud.

——————————-

Te podría interesar nuestro artículo “Cuánta agua debes tomar al día?”

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © iStock / Matthew Rambo

The post “¿Por qué tengo tanta sed?” Explora algunas de las causas potenciales appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/1xX6HpZ