jueves, 20 de julio de 2017

3 ideas falsas que tienen los hombres sobre las dietas


“Quiero bajar de peso y mejorar mi salud, pero no sé cómo hacerlo sin tener que seguir dietas para mujeres”, comentó un lector anónimo hace poco. Este artículo es para él y para todos los hombres que quieren mejorar sus hábitos alimenticios pero no saben cómo. Espero les ayude a resolver algunas dudas y les brinde ideas para mejorar su salud.

Cada vez más hombres están interesados en bajar esos kilitos de más, tanto para cuidar su salud como para mejorar su apariencia física. Pero aún son pocos los que han logrado dar el paso de la idea a la acción pues están mal informados y tienen muchas dudas. Las dudas no ayudan, por eso queremos ayudarte a resolverlas para que empieces a comer mejor muy pronto.

Las dietas son sólo para las mujeres

No te culpo por pensar eso. Las mujeres nos hemos convertido en una especie de expertas en dietas, y toda la publicidad sobre este tema está enfocada hacia nosotras, desde la televisión hasta las revistas que venden en el supermercado. Por eso muchos hombres no quieren ni siquiera mencionar esa palabra, pues temen verse “afeminados” al decirla, y mucho más al implementarla en su vida diaria.

La palabra “dieta” se refiere a nuestros hábitos alimenticios. Se ha asociado con “dietas adelgazantes”, porque son las más difundidas. Pero en general la dieta es un plan alimenticio que se sigue para ayudarte a cumplir tu objetivo, ya sea bajar de peso, controlar tu colesterol o rendir mejor en los deportes, por ejemplo.

Si lográramos recobrar el significado de “dieta” como “tener hábitos alimenticios saludables”, tal vez así más hombres se atreverían a decirlo abiertamente. Pero, en último caso, si no te gusta decir que estás “siguiendo una dieta”, puedes simplemente decir que estás “procurando comer saludablemente”.

No existen dietas para hombres

Muchos hombres sienten que las dietas son para las mujeres que quieren lucir más delgadas. Y aunque los hombres sí quieren bajar de peso, no quieren solamente verse más delgados sino mejorar su salud o verse mejor, más atléticos y fuertes.

Además, muchas dietas “de moda” o “con truco” sin bases científicas, proponen planes alimenticios con menús tan restringidos que son imposibles en la vida de un hombre. ¿Cuándo has visto a un hombre comiendo sólo piña al desayuno o siguiendo la dieta de Beyonce?

Pero eso no quiere decir que no haya dietas adecuadas para hombres. En primer lugar, las dietas avaladas por nutricionistas y dietistas certificados, siempre…

  • incluyen menús completos bastante alejados de la idea de “morirse de hambre”
  • hacen recomendaciones diferenciadas para los hombres y para las mujeres, y
  • recomiendan cantidades de comida de acuerdo a la estatura y el peso de la persona. Si eres un hombre alto y fornido, no es posible que hagas una dieta de sólo 1000 calorías al día. No es saludable.

En segundo lugar, no todas las dietas sirven sólo para perder peso. Existen dietas para ayudarte a fortalecer tus músculos o para aumentar tu energía cuando eres un deportista dedicado. Así como existen muchas dietas para bajar los niveles de colesterol o mejorar la salud cardiaca, problemas muy frecuentes en los hombres.

Busca una dieta especializada para lo que necesitas, pero de fuentes calificadas.

Todas las dietas son demasiado rigurosas

No es tan así, aunque la disciplina sí es necesaria para que tengan éxito. Pero si definitivamente no te gusta la idea de “hacer dieta” estricta, sigue habiendo muchas formas de comer más saludablemente y lograr tus objetivos:

  • Nunca te saltes comidas. Muchos hombres creen que para adelgazar lo mejor es saltarse comidas y generalmente el desayuno es el primer sacrificado. ¡Grave error! Así sólo lograrás llegar al almuerzo con tanta hambre que comerás más de lo necesario. El comer las tres comidas diarias, e incluir algunos snacks a la media mañana y por la tarde, es la manera más saludable de comer.
  • Reduce las porciones. Con reducir las porciones a la mitad de lo que normalmente comes, ya estarás haciendo bastante por tu salud y tu peso.
  • Reduce ciertos alimentos. El exceso de grasas, azúcar y carbohidratos refinados (harinas blancas) es lo que más afecta una dieta. Por ejemplo: las papas fritas, los chocolates, el pan blanco. Trata de no comer tantos, y reemplázalos por otras comidas más saludables, como más verduras, frutas y granos integrales.
  • Aprende a elegir comidas saludables. El problema no está siempre en el alimento, sino también en como se prepara. El pollo es un alimento ideal, pero no es lo mismo una pechuga de pollo a la carta con salsa que una pechuga a la plancha.

Es hora de que el tema de las dietas sea exclusivo de las mujeres. Además, qué importa lo que digan los demás. Cuando te vean saludable y atlético, muchos querrán seguir tus pasos.

 

Publicación original: 2010

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

Imagen © iStock / esolla

The post 3 ideas falsas que tienen los hombres sobre las dietas appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/2tsxPS3

miércoles, 19 de julio de 2017

Menopausia – los bochornos o calores y la cafeína


En una tarde cualquiera, estás cómodamente sentada en tu sala a punto de saborear un café. De repente, te viene un calor interior muy intenso, la cabeza, el cuello y el pecho se enrojecen, ¡ahora estás sudando! Sí, posiblemente tengas más de cincuenta años y, de no tomar cartas en el asunto, por un par de meses hasta por siete años, los bochornos o calores serán cosa de todos los días… y noches. Quizá, un factor que te ayude a minimizar sus efectos sea dejar de consumir cafeína, entre otras estrategias para la menopausia.

Un estudio reciente realizado por la Clínica de la Salud de la Mujer de la Mayo Clinic en Rochester, Minnesota, publicado en la revista Menopause y que incluyó datos de 1,806 mujeres, relaciona el consumo de cafeína con el aumento de la frecuencia y la intensidad de los bochornos, reportó la doctora y directora de la clínica, Stephanie Faubion. De acuerdo con la publicación Science Daily, estos cambios súbitos de temperatura que incomodan, son los síntomas más frecuentes durante la menopausia. Le ocurren al 79 por ciento de las mujeres en la pre-menopausia o el climaterio (la antesala de la menopausia) y al 65 por ciento de mujeres posmenopáusicas.

Más que huir de este fenómeno natural —lo que resulta imposible, por cierto—, más vale cuidarse, darle la cara y cambiar algunos hábitos para que este cambio hormonal no se vuelva una pesadilla. Sí hay algunas modificaciones, no vamos a mentir; sin embargo, la realidad es que no todas las mujeres tienen síntomas severos; hay quien va diciéndole adiós a su edad reproductiva y dándole la bienvenida a la menopausia sin mayores sobresaltos.

¿Qué es la menopausia?

Pero, ¿qué es la menopausia exactamente? De manera muy breve la describimos y te proponemos algunos cambios sencillos en tu estilo de vida si andas rondando los 40, para que los 50 no te agarren desprevenida: una vida sana, dieta balanceada, ejercicio y el uso de ropa adecuada puede marcar la diferencia.

¿Qué síntomas se relacionan con esta etapa de la vida? Hay algunos que pueden manifestarse. Entre ellos están los siguientes:

La realidad es que la menopausia es un periodo ineludible de la vida. Se trata de una cita con nuestro destino. Así como pasamos por la pubertad en que se inicia la menstruación y la edad reproductiva, llega el día en que comienzan los primeros indicios de que la precisión del periodo se modifica y luego para, los 50 es la década clave. Si luego del año de ausencia del periodo (que marca la menopausia), viene alguna secreción (un sangrado) es necesario ir al médico para hacerse un chequeo porque eso no sería normal. Si cumples 60 y no has tenido ningún síntoma, no dejes de ir a una revisión de rutina.

La menopausia es un proceso complejo que ocurre debido a los cambios hormonales. Por describirlo de manera sencilla, los ovarios dejan de producir estrógenos y progesterona. Ambas hormonas son las responsables, entre otras funciones, de tener la capacidad de embarazarse. Lo que se llama edad reproductiva ocurre cuando estas hormonas se producen en nuestros ovarios cada mes.

¡Qué calor!

Si de repente te viene un calor intenso, es podrías formar parte de hasta el 75 por ciento de las mujeres que padecen bochornos durante la menopausia, que puede llegar a ser hasta dos veces al día o más seguido. Esto puede ser relevante, sobre todo cuando un estudio reciente publicado en la revista JAMA Internal Medicine, ha reportado que el promedio de tiempo que las mujeres pueden padecer bochornos es de siete años. El escenario más extendido en este estudio realizado en Wake Forest School of Medicine en Winston, Salem, en Carolina del Norte, fue de 11.8 años, y según los investigadores, las Afroamericanas fueron las que tuvieron el periodo de bochornos más prolongado (10.1 años), seguido por las hispanas con una duración de 8.9 años; curiosamente las Japonesas y las chinas fueron las que los tuvieron más cortos, de 4.8 y 5.4 años respectivamente; Mientras que las blancas en promedio tuvieron bochornos o calores por 6.5 años. Los bochornos o síntomas vasomotores se relacionaron con el estrés, la depresión, la ansiedad y menor escolaridad.

Cafeína, ¿aliado o enemigo?

Según el estudio de la Clínica Mayo mencionado previamente, el 85 por ciento de la población estadounidense consume bebidas con cafeína diariamente. Varios estudios previos habían hallado que la cafeína podía empeorar los síntomas de la menopausia (específicamente los bochornos o calores); este estudio se une a los anteriores y sugiere que limitar la cafeína podría ayudar a las mujeres que sufren de los molestos bochornos durante el día y los sudores por las noche. Aunque todavía se requieren más estudios.

Es decir, no hay resultados concluyentes que establezcan que la cafeína produce los bochornos. En todo caso, los avances en este terreno nos dan herramientas para ser introspectivas: ¿has notado si cuando tomas café te viene el bochorno de inmediato? Es decir, sin ser una regla rígida, es necesario poner atención para verificar si nuestro organismo responde a los factores positivos de la cafeína —y la volvemos nuestra aliada— o si nos estimula tanto que se vuelve nuestra enemiga.

Otro estudio publicado en línea en Menopause de la revista de The North American Menopause Society, encontró que un aliado alimenticio es la soya o soja, pero únicamente entre las mujeres que producen la molécula equol soya, mediante procesos metabólicos. De acuerdo con el reporte de la Sociedad Norteamericana de Menopausia hay entre 20 y 50 por ciento de mujeres estadounidenses y europeas que lo producen de manera natural. Para ellas, que la soya que consumen ayuda a disminuir los bochornos, lo cual es una muy buena noticia. Por otro lado, para las mujeres que no producen equol, no hace ninguna diferencia cuánta soya consumen….no les ayuda con los bochornos. Si quieres probar si te sirve, incorpora alimentos con soya durante 4 a 6 semanas. Si no mejoran tus bochornos, no te van a mejorar.

Factores que promueven el bochorno

Si bien la genética juega un papel relevante entre quienes padecen bochornos: por ejemplo, las afroamericanas son más propensas que las japonesas, las chinas y las europeas. Lo cierto es que hay factores que pueden funcionar como desencadenantes para empeorar el efecto desagradable de los bochornos. Algunos de ellos son los siguientes:

Mantén los bochornos a raya

  • En cuanto comiences a notar irregularidades en tu ciclo menstrual, comienza un diario. En él registra lo que comes y tras cuatro o cinco semanas nota qué desencadena tus bochornos. ¿Serán los condimentos, los picantes, las sopas, los caldos? Es fundamental que te vuelvas perceptiva y lo anotes todo. Tu médico valorará mucho que le proporciones la información precisa.
  • Anota los medicamentos, vitaminas, suplementos y cualquier tratamiento (incluso hierbas, homeopatía, etcétera) que tomes de manera regular. Incluye las dosis y la frecuencia con que lo tomas.
  • Como varios estudios han relacionado el consumo de tabaco, cafeína y alcohol como desencadenantes (aunque no es definitivo), considera reducirlos o evitarlos. Si los consumes, anótalos en tu diario para que reconozcas cómo reaccionas a ellos.
  • Una vez que sabes que los bochornos forman parte de tu vida, asúmelo: cambia tu manera de vestir, de forma que puedas irte quitando lo que te acalora por capas: el abrigo, el suéter, el chaleco, la blusa de manga larga, la playera de tirantes… La idea es que tengas opciones para ventilarte.
  • Para las noches ten a la mano almohadas de refrigeración, ventiladores y también procura que tu pijama sea ligera y con varias capas de ropa. Dormir bien es fundamental para mantener tu calidad de vida y que no afecte tu rendimiento.
  • Lo que se recomienda como terapias alternativas para bajar el estrés te beneficiará: practicar yoga, Tai Chi, meditación, acupuntura, masajes, etcétera. Aquello que ayuda a la respiración, ¡te aliviará! Lo que le da espacio psicológico, también. El efecto placebo ha sido un elemento en los estudios realizados, por lo que mantener una actitud positiva te ayudará.
  • Procura conservar tu peso en un rango saludable.
  • Mantente activa.
  • Relájate.
  • Haz ejercicio aeróbico (cardiovascular: como caminar, montar bicicleta, nadar, etc.): además de quemar grasa producirás serotonina, la hormona de la felicidad. Seguro contrarrestará aquello que te produce confusión y desazón durante este tránsito de la menopausia.
  • Si de plano los bochornos no ceden y se convierten en tu pesadilla, acude a tu médico y revisen juntos —apoyados con las observaciones de tu diario y tus antecedentes médicos— si una terapia hormonal es adecuada para ti. Pregúntale sobre los tipos de hormonas, incluyendo las hormonas bioidénticas. También existen medicamentos sin hormonas que alivian algunos síntomas. Consulta con tu médico otras alternativas.

Recuerda que así como la pubertad, la menopausia no es una enfermedad, es una condición normal en la vida de la mujer pero, si los calores o bochornos te causan demasiadas molestias, existen tratamientos.

 

Publicación original: 2017

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

Imagen © iStock / roboriginal

The post Menopausia – los bochornos o calores y la cafeína appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/1JkTN9M

¿Acné en los adultos? Es diferente al de los adolescentes


Aunque no lo creas, el acné no es una condición exclusiva de la adolescencia. También puede aparecer durante la edad adulta, creando problemas de autoestima. Para enterarte de por qué se desarrolla en esta etapa y cómo puedes tratarlo para recuperar la belleza de tu piel, ¡sigue leyendo!

Cuando piensas en el acné, seguro se te viene a la mente la adolescencia. En esa etapa de la vida durante la cual se presentan tantos cambios hormonales, se vuelve tu peor enemigo. Fiestas, conquistas, reuniones y otros eventos sociales se ven saboteados por las molestas espinillas y los desagradables granos. Sin embargo, y por más que afecte la propia autoestima, el acné del adolescente se considera algo “normal”.

Y precisamente por eso, muchas personas piensan con alivio que el final de la adolescencia, es también el final de la pesadilla del acné. Pero se equivocan. En muchas ocasiones, es una de las herencias de la adolescencia que continúa durante la madurez, es decir, en personas de los 20 a los 50 años o más.

¿Cuál es la diferencia entre el acné del adolescente y el acné del adulto?

Durante la adolescencia, se manifiesta a través de muchos granitos y espinillas especialmente en la frente, y en algunas ocasiones en el pecho y la espalda. El acné en el adulto en cambio, se caracteriza por la formación de nódulos profundos en la parte inferior de la cara, es decir, alrededor de la boca, en la quijada y en el mentón.

El acné en los adultos puede causar un impacto emocional fuerte. Su efecto puede llegar al punto de afectar la calidad de vida de una persona, tal como lo hacen otras enfermedades más serias como el asma, la epilepsia, la diabetes o la artritis. Para Juan, un ingeniero de 30 años, el tener acné en la cara es algo que la causa mucha vergüenza.  Cuando siente que le sale un grano, de esos que el mismo describe como que “crecen debajo de la piel y duelen mucho”, Juan no quiere salir a la calle, ni que nadie lo vea.

Juan no está solo. El acné en la madurez afecta aproximadamente de un 25% a un 40% de los hombres y por lo menos, a la mitad de las mujeres adultas.

Si lo piensas, el efecto emocional del acné, es muy lógico, pues aparece por lo general en la cara (también en el pecho y en la espalda) que es nuestra carta de presentación hacia el mundo.  La mayoría de las personas con acné no se sienten bellas ni atractivas y pueden desarrollar depresión, fobia social y ansiedad.

¿Te interesa saber cuáles son las causas y el tratamiento para el acné en los adultos? Te explico a continuación:

Las causa principal del acné en los adultos es el sebo, una sustancia grasosa producida por las glándulas sebáceas de la piel. Esta sustancia grasosa obstruye los poros, lo cual crea un ambiente perfecto para las bacterias. Cuando las bacterias se instalan ahí, se produce la inflamación que vemos en los granos. En algunos casos de acné en los adultos, la causa más común de los brotes es el exceso de producción de andrógenos (las hormonas masculinas).

El componente hormonal, es en general, una causa común, pues cuando se presenta un desequilibrio en las hormonas femeninas como el estrógeno, también es posible que se presenten brotes. Esto es especialmente cierto para las mujeres embarazadas, o aquellas que están atravesando por la menopausia. Algunos cosméticos y los medicamentos como los cortico-esteroides (recetados, por ejemplo, para la inflamación causada por enfermedades como la artritis) también contribuyen a la aparición del acné durante la edad adulta.

¿Cuál es el tratamiento para el acné en los adultos?

Si tienes nódulos profundos, no creas que los medicamentos de venta libre que encuentras en la farmacia te van a servir. Estos están diseñados para atacar el acné juvenil y por eso es probable que no sean muy efectivos. Lo ideal, es que consultes a un dermatólogo, quien seguramente te recetará cremas medicadas y pastillas que ayudan a la eliminación del acné.

Dentro de las opciones de tratamiento en los adultos, están:

  • Medicamentos recetados con retinol (vitamina A), los cuales ayudan a despejar los folículos de la piel y mantenerla limpia (y de paso ¡ayudan a prevenir las arrugas!)
  • Combinación de cremas con peróxido de benzoilo y antibióticos como la clindamicina para combatir las bacterias.
  • Jaleas con 5% de dapsone para combatir la inflamación.
  • Algunas pastillas anticonceptivas (como Yaz, Ortho-TriCyclen u otras), pues ayudan a regular las fluctuaciones de las hormonas.
  • Antibióticos orales que actúan como anti-inflamatorios.
  • Medicamentos para la presión arterial como la spironolactona que puede ayudar a regular las hormonas.

Existen soluciones más caras que incluyen la tecnología láser. Pero lo mejor es hablar con un dermatólogo para que explores las opciones que están a tu alcance para que logres controlar el acné y recobres la belleza de tu piel.

No dejes que el acné sabotee la imagen que tienes de ti mismo(a).

 

Publicación original: 2010

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

Imagen © iStock / ivanmateev

The post ¿Acné en los adultos? Es diferente al de los adolescentes appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/1CEFjLn

martes, 18 de julio de 2017

Preeclampsia: cuidado con la presión arterial alta durante tu embarazo


Si estás embarazada y eres una adolescente o una mujer mayor de 40 años, y antes de tu embarazo has tenido presión arterial alta o sobrepeso, tienes mayor riesgo de que te de preeclampsia. ¿Qué es? Es una condición médica que se caracteriza por el desarrollo de hipertensión durante tu embarazo, y que si no se atiende, puede poner en grave riesgo tu salud y la de tu bebé. ¡Entérate y cuídate!

La preeclampsia es también conocida como la hipertensión durante el embarazo, y es temida por muchas mujeres cuando se encuentran en estado de dulce espera. Y no es para menos, pues puede poner en riesgo tu salud y la de tu bebé.

Muchas mujeres embarazadas sufren un leve aumento de su presión arterial conocida también como hipertensión gestacional. Pero cuando la presión arterial aumenta de forma repentina después de la semana 20 del embarazo (más de 140/90 Hg), entonces se diagnostica preeclampsia.

Aparte de la hipertensión, la preeclampsia también te puede provocar inflamación (hinchazón) de la cara, los brazos, las manos y los pies, así como un aumento de peso repentino, debido a que retienes líquidos. Por lo mismo, se reducen tus ganas de ir al baño (tan frecuentes y normales durante el embarazo) y tu orina concentra niveles altos de proteína. A medida que el embarazo avanza, te puede dar dolor en el abdomen, dolores de cabeza, problemas con la vista (visión borrosa), mareo y puede causar  náuseas y vómito.

Todo esto puede hacer que tu bebé no pueda crecer adecuadamente porque no fluye suficiente sangre a la placenta que lo alimenta, o provocarte un parto prematuro. Y así como el nombre lo dice, la pre-eclampsia es el primer paso de la eclampsia, una condición mucho más grave que puede provocarte, además de todo, convulsiones, un estado de coma o la misma muerte. Y todo esto sucede cuando la preeclampsia no es identificada a tiempo o no recibes el tratamiento adecuado para controlarla.

¿Cuál es la causa de la preeclampsia? Aún no se sabe a ciencia cierta, y por eso es difícil de evitar. Antes se le llamaba toxemia porque se pensaba que era causada por una toxina en la sangre de la madre, pero esa teoría ya fue rechazada. Actualmente los expertos sugieren que puede estar relacionada con escaso flujo de sangre a tu útero, problemas en los vasos sanguíneos o en el sistema inmunológico, a la mala alimentación o al exceso de grasa en el cuerpo.

Sin embargo, lo que sí se sabe es que es más común en las mujeres que cumplen con las siguientes características:

  • Primer embarazo
  • Madre adolescente o madre mayor de 40 años
  • Haber tenido presión arterial alta antes del embarazo
  • Estar en sobrepeso desde antes del embarazo
  • Tener historia de preeclampsia en embarazos anteriores o en la familia cercana (madre o hermanas)
  • Tener un embarazo múltiple, más de un bebé
  • Tener diabetes, enfermedad del riñón, lupus o artritis reumatoide

Si tienes algunas de estas características, o has notado algunos de los síntomas relacionados con esta condición, es importante que consultes con tu obstetra de inmediato. Muchas mujeres embarazadas padecen de una inflamación (hinchazón) típica de las manos y de los pies, que las puede asustar. Si esa inflamación no desaparece después de unos días, a pesar del reposo, también debes buscar ayuda médica pues puede ser una señal de preeclampsia.

Mientras más pronto determine tu obstetra qué tan seria es tu condición, mejores podrán ser las opciones de tratamiento para ti sin afectar el buen desarrollo de tu bebé. Y en la mayoría de los casos, es probable que sea necesario adelantar tu parto para salvar tu vida y la de tu bebé.

¡Debes estar pendiente a estas señales de alerta! La salud de tu bebé necesita de tu cuidado y atención. Para que todo salga como lo sueñas y pronto puedas tener a tu bebé saludable entre tus brazos.

 

Publicación original: 2009

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

Imagen © iStock / sborisov

The post Preeclampsia: cuidado con la presión arterial alta durante tu embarazo appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/2dt6bJV

Los exámenes médicos que necesitan los niños y los adolescentes


¿Eres de los que sólo llevas a tus hijos al médico cuando se enferman? ¿Crees que porque tus padres vivieron hasta los 80’s no debes preocuparte? Yo se que el bienestar de tus hijos es lo primero y lo más importante para ti. Esta columna te podría ayudar a apoyar a que tus hijos — niños y adolescentes — crezcan sanos y fuertes.

Todos los padres quieren lo mejor para sus hijos. Pero los niños no nacen con un instructivo y, aunque no hay duda que en la mayoría de los casos mamá y papá conocen a sus hijos mejor que nadie, los médicos les pueden ayudar a mantener a sus hijos sanos y a resolver sus dudas. Incluyendo orientación en cuanto a la alimentación, la actividad física o lo que sea necesario para mantenerlo seguro, de acuerdo a la edad del niño o del adolescente.

Típicamente las visitas con el pediatra (que es el médico que se especializa en niños) tienden a ser más frecuentes cuando el niño es muy pequeño y se vuelven menos frecuentes a medida que avanza en edad. Estas visitas:

  • permiten evaluar su crecimiento y su desarrollo
  • permiten determinar si hay algún problema y tratarlo, si es necesario
  • permiten administrar las inmunizaciones recomendadas de acuerdo a su edad
  • permiten responder cualquier duda o pregunta que tengas como padre
  • te proporciona información acerca de la salud de tu hijo(a)
  • le dan al adolescente la oportunidad de hacer preguntas, si tiene dudas, lo cual es igualmente importante.

Recuerda que para que tu niño pueda crecer fuerte y feliz, necesita estar sano. Para que tu niño pueda aprender, necesita estar sano. Lo ideal, es que tu niño tenga seguro médico o el equivalente de forma que tú como padre o madre no tengas que angustiarte cada que tengas que llevarlo a su cita. Recuerda que para que un niño crezca y se desarrolle saludable no es suficiente que lo lleves al médico únicamente cuando no se siente bien. Aunque sabemos que todos los niños van a contraer algunos catarros o resfriados, la meta es prevenir enfermedades serias. Queremos asegurarnos de que tienen sus vacunas al día, que van a sus chequeos con el pediatra regularmente, así como el chequeo de sus ojos con el oftalmólogo, de sus dientes con el dentista, etc. de acuerdo a su edad.

Generalmente se recomienda que lleves a tu hijo a chequeos frecuentemente en los primeros 4 años. La Academia Americana de Pediatría sugiere el siguiente programa:

  • Entre los 2 y 5 días de nacido
  • Al mes
  • A los 2 meses
  • A los  meses
  • A los 6 meses
  • A los 9 meses
  • Al año (a los 12 meses)
  • A los 15 meses
  • A los 18 meses
  • A los 2 años
  • A los 2 ½ años
  • A los 3 años
  • A los 4 años
  • Y cada año a partir de esa edad.

Los exámenes durante la adolescencia son especialmente importantes porque brindan la oportunidad de discutir temas acerca de comportamientos de alto riesgo y de seguridad.

Los dentistas, por su parte, recomiendan que se lleve al niño al dentista a más tardar cuando cumple un año. Recomiendan limpiezas dentales 2 veces al año. Y les recuerdan a los padres que hay que cuidar los dientes de leche no sólo porque les permiten a los niños a hablar claramente pero porque permiten que los dientes permanentes tengan lugar para salir correctamente.

En cuanto a los ojos, generalmente el pediatra examina los ojos desde el nacimiento y en cada visita. A los 3 ½  y 5 años revisa la agudeza visual. Después de los 5 años la agudeza visual se examina tanto en el consultorio del médico como en la escuela. Si el niño entrecierra los ojos o se queja de dolores de cabeza, se está tallando los ojos frecuentemente, si se sienta muy cerca del televisor, es importante que lo examine un oftalmólogo para ver si necesita lentes. Si usa lentes, requiere una evaluación por el oftalmólogo una vez al año.

Dáles a tus hijos la oportunidad de crecer fuertes y saludables. ¡Llévalos al pediatra!

 

Publicación original: 2015

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

Imagen © iStock / PeopleImages

The post Los exámenes médicos que necesitan los niños y los adolescentes appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/1Gvaw8T

Los adolescentes creen que el sexo oral no es sexo


Los adolescentes creen que tener sexo oral, no es tener sexo. Por alguna razón consideran que esta práctica sexual no “cuenta” como tener relaciones sexuales, ya que no hay penetración. Sin embargo, es importante que sepan que están equivocados. El sexo oral trae riesgos de enfermedades de transmisión sexual que no deben ignorarse. Aquí te contamos de qué se tratan y te damos información para acabar con los mitos que los adolescentes han creado alrededor del sexo oral.

¿Quién dijo que el sexo oral no es sexo en realidad? La hija de Marta, que tiene 16 años. Ella explica que no tiene novio, sino “amigos con derechos” y que las relaciones son pasajeras y sólo incluyen sexo oral. Para ella, esta práctica no es lo mismo que tener una relación sexual con penetración, por lo cual considera que todavía es virgen y que no ha iniciado su vida sexual. Ella asegura que va a esperar a estar enamorada para tener una relación sexual “completa”.

Pero así como uno no puede estar embarazada a medias, el sexo oral tampoco es una práctica sexual que no cuente. En realidad, y aunque no haya penetración del pene en la vagina, sigue siendo una relación sexual que conlleva riesgos para la salud cuando no se practica con precaución.

Es preocupante que muchos adolescentes entre los 14 y los 18 años, cada día toman como normal el establecer relaciones con otros chicos o chicas de su edad, que sólo consisten en tener sexo. No lo digo por ser moralista, sino porque esto señala la ignorancia que existe con respecto a las prácticas sexuales que pueden estar poniendo en riesgo la salud de los adolescentes.

Un estudio publicado en el Journal of Pediatric Psychology, encontró que los chicos de décimo grado son muy activos sexualmente. Pero esto no fue lo sorprendente, lo que llamó la atención es que su actividad sexual se refiere a tener sexo oral con varias personas y que además, lo hacen sin usar un condón. Los adolescentes creen que es una alternativa segura al sexo con penetración porque los protege del embarazo y de las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS). De lo primero, seguro, pero de lo segundo, no es cierto, es un mito.

¿Cuáles son los riesgos del sexo oral?

  • Contacto de la boca con el pene y del pene con la boca: El riesgo “teórico” de hacerle sexo oral a un hombre conlleva un riesgo para quien tiene el pene en su boca si es que quien eyacula está infectado con alguna ETS. El pre-semen y el semen pueden pasárselo a la otra persona si ésta tiene alguna herida o corte en la boca.  De la misma forma, existe un riesgo para quien recibe el sexo oral si la persona que lo está dando tiene alguna infección y tiene alguna herida en su boca al entrar en contacto con alguna herida en el pene.
  • Contacto de la boca con la vagina y de la vagina con la boca: El riesgo “teórico” de hacerle sexo oral a una mujer es mayor para quien pone su boca en la vagina, ya que los líquidos vaginales y la sangre infectada pueden entrar en la boca (esto incluye sangre del período menstrual) de quien está en contacto con la vagina, si es que tiene alguna herida en la boca. De la misma manera, quien recibe sexo oral, puede infectarse si quien le practica el sexo oral tiene alguna infección y cortadura en la boca que entre en contacto a su vez, con una cortadura en el área vaginal o de la vulva.

El riesgo comprobado: El riesgo de transmisión del VIH durante el sexo oral es mucho más bajo en comparación con el sexo vaginal o anal. Sin embargo, se han reportado casos de contagio de VIH y otras ETS por sexo oral.

Con esto en mente, es necesario recordarle a los adolescentes que el sexo oral si tiene riesgos. Es importante recalcarles que:

  • El sexo oral implica el riesgo de transmisión del VIH y otras ETS. Estas enfermedades pueden ser para siempre y pueden no tener cura.
  • El tener sexo oral sin condón no te hace más popular.
  • El usar protección durante el sexo oral es una señal de que te quieres y te respetas, así como a tu compañero o compañera.
  • Habla con tus padres, maestros o consejeros si tienes alguna pregunta acerca del sexo. No importa si es vergonzosa para ti. ¡La salud es lo primero!

La hija de Marta, ahora piensa diferente. Entendió que el tener sexo oral con varias parejas y sin protección, conlleva riesgos y que es necesario estar alerta y cuidarse.

No te dejes engañar por tus amigos que dicen que el tener sexo con protección no es necesario. ¡Piensa en tu salud primero!

 

Publicación original: 2010

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

Imagen © iStock / claudiaveja

The post Los adolescentes creen que el sexo oral no es sexo appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/2vcQiiA

lunes, 17 de julio de 2017

¿Quieres mantener un peso ideal? ¡A comer proteínas!


Luego de haber pasado meses a dieta para lograr el peso que deseabas, llega el difícil momento de retomar una dieta saludable que te permita mantenerte en línea y no perder lo logrado con tanto esfuerzo. ¿Qué conviene comer? Si bien no hay demasiados datos al respecto, una investigación halló que las dietas altas en proteínas ayudan a mantener el peso deseado.

¿Ya has bajado esos kilos o libras de más y temes volver a recuperarlos cuando dejes de hacer dieta? ¡No te desanimes! es lógico, pues ese es uno de los desafíos principales que pueden quitarte el sueño cuando quieres controlar tu peso.

Hasta el momento, varios estudios han demostrado que gastar más calorías de las que consumimos nos permite bajar de peso, pero poco es lo que se sabe sobre cómo controlar y mantener el peso deseado.

Al respecto, una investigación llevad a cabo por unos científicos europeos de la Universidad de Copenhague detectó que una dieta alta en proteínas y baja en carbohidratos puede ayudar a cumplir este objetivo.

Las proteínas se encuentran en los alimentos de origen animal, como carnes de res, pollo, pescado, cerdo, pavo y huevos, y en algunos alimentos de origen vegetal, como las habichuelas (frijoles), las lentejas, la soja y las nueces y las semillas en general.

Las proteínas cumplen un papel muy importante en la dieta, ya que se ocupan de construir y reparar la piel, los músculos y los órganos. Además, los alimentos que contienen proteínas en general también tienen hierro, que ayuda a que la sangre transporte el oxígeno a todo el cuerpo. Si te falta hierro, es posible que te sientas cansada y débil o con dolor de cabeza.

La cantidad de proteínas que cada uno necesita depende de la edad, la estatura, el peso y el nivel de actividad física. En los niños y en los adolescentes va variando con el crecimiento y al llegar a la adultez se estanca. Así, la cantidad de proteínas que debe consumir un adulto es de alrededor de los 60 gramos diarios, en promedio.

¿Quieres saber cuántas proteínas tienen los alimentos que vas a ingerir? Cuando sea posible, recuerda consultar las etiquetas de los alimentos. Si no, aquí te damos una referencia para que tengas en cuenta:

  • Atún (3 onzas / 85 gramos): 22 gramos de proteínas
  • Hamburguesa (3 onzas / 85 gramos): 21 gramos
  • Pollo (3 onzas / 85 gramos): 21 gramos
  • Camarones (3 onzas / 85 gramos): 18 gramos
  • Yogur (1 taza): 11 gramos
  • Tofu (½ taza): 9 gramos
  • Lentejas cocidas (½ taza): 9 gramos
  • Leche de vaca (1 taza): 8 gramos
  • Mantequilla de maní (2 cucharadas): 8 gramos
  • Frijoles (habichuelas) cocidos (½ taza): 8 gramos
  • Queso (1 onza): 7 gramos
  • Huevo cocido (3 onzas): 7 gramos
  • Leche de soja (1 taza): 6 gramos
  • Avena cocida (½ taza): 3 gramos de proteínas

No es necesario que te obsesiones con las cuentas, simplemente considera estos datos cuando armes los menús, quizás al principio necesites calcular pero verás que luego podrás combinar los alimentos de la manera que más te guste sin necesidad de pensar tanto.

Junto a las proteínas, recuerda agregar vegetales y frutas a tu dieta y limita los carbohidratos sin eliminarlos por completo, ya que ellos también son necesarios para mantener el peso que tanto has deseado. Y recuerda que la cantidad de calorías que consumes en el transcurso del día, así como la actividad física que realizas, seguirán siendo importantes. La mayoría de las personas no necesitan mas que una alimentación saludable sin polvos, suplementos, medicinas o vitaminas adicionales y mantenerse activos para perder peso y mantenerlo.

Si tienes otras dudas o preguntas sobre cómo mantener tu peso, no dudes en consultar con tu médico o con un dietista registrado.

 

Publicación original: 2011

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

Imagen 1 © iStock / miomea

Imagen 2 © iStock / FotografiaBasica

Imagen 3 © iStock / YinYang

The post ¿Quieres mantener un peso ideal? ¡A comer proteínas! appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/12SPzDQ

¿Es cierto que los músculos tienen memoria?


Si has escuchado que los músculos tienen memoria, es cierto. Al parecer, los músculos que han llegado a un buen entrenamiento y desarrollo, pueden volver a esa fase mucho más fácilmente que aquellos músculos que siempre han sido sedentarios. Otro de los beneficios de hacer ejercicio regularmente y desde temprana edad.

Si tienes algún amigo o amiga que siempre ha hecho ejercicio, te darás cuenta de que aunque deje de hacerlo con regularidad, una vez que retoma su rutina, parece volver a estar en forma y recobrar sus músculos más rápidamente que alguien que siempre ha sido sedentario. Puede que tú mismo(a) siempre hayas hecho ejercicio y te das cuenta de que aunque tengas periodos de receso, cuando vuelves al gimnasio o a practicar el deporte que más te gusta, tu cuerpo se acostumbra de nuevo al ritmo, mucho más rápido de lo que pensaste.  Y es que al parecer, a los músculos no se les olvidan su época dorada.  Así como lo lees: los músculos ‘recuerdan’ lo que fueron y pueden volver a tomar la forma de sus días de gloria.

Esta teoría que tal vez has escuchado por ahí, no es un mito. Existe evidencia científica que demuestra que en efecto, los músculos sí tienen memoria. Te preguntarás ¿cómo es posible que un músculo ‘recuerde’? La respuesta de los científicos de la Universidad de Oslo en Noruega, es la siguiente: La memoria de los músculos se guarda como el ADN que contiene un núcleo, el cual se multiplica cada vez que un músculo es ejercitado. Para ponerlo en palabras más sencillas: es como si de tanto ejercitarse, el músculo desarrollara otros núcleos en sus células que se despiertan aunque hayas pasado mucho tiempo sin hacer ejercicio normalmente, y vuelven a activarse.  Esos núcleos son como la ‘huella’ que ha dejado el ejercicio en los músculos.

Los investigadores de la Universidad de Oslo explicaron también que las células de los músculos son bastante grandes. Por esa razón, se necesita más de un núcleo para poder proporcionar los modelos de ADN que fabrican las proteínas para darle su fuerza a un músculo. Estos núcleos, a diferencia de lo que se creía anteriormente, no mueren cuando un músculo deja de ejercitarse. Es decir, no se atrofian.

No se sabe si estos núcleos que le permiten al músculo volver a recobrar su fuerza rápidamente duran para siempre, pero se sabe que sí tienen un efecto a largo plazo. Es por eso que los músculos de las personas que han hecho ejercicio responden más rápidamente al entrenamiento. De ahí que ahora se ha creado una polémica alrededor de la memoria muscular: ¿Por cuánto tiempo se puede suspender a los atletas que han usado esteroides para aumentar su masa muscular? Si el efecto de la fuerza en los músculos se mantiene aunque no hagan ejercicio, las personas que usan esteroides pueden tener una ventaja a su favor para siempre.

Aunque ‘siempre’ es un término bastante relativo. Todos, queramos o no, a medida que pasa el tiempo y envejecemos, vamos perdiendo masa muscular. Por eso, lo ideal es hacer ejercicio en la juventud para poder tener unos músculos más firmes cuando seamos adultos mayores. ¿No es otra buena razón para hacer ejercicio? Yo creo que sí.

Desde ahora, si eres joven, incorpora el ejercicio como parte de tu rutina. Si tienes hijos, incúlcales la importancia de la actividad física. Si hacías ejercicio antes y dejaste de hacerlo por un tiempo, ¡retómalo! De seguro tus músculos responderán muy bien. Si nunca has hecho ejercicio, ¿qué esperas? ¡Nunca es tarde para empezar!

 

Publicación original: 2010

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

Imagen © iStock / stockbart

The post ¿Es cierto que los músculos tienen memoria? appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/2u0Ma5j

viernes, 14 de julio de 2017

Depresión y relación sexual: ¿pareja incompatible?


Para participar en una relación sexual satisfactoria y plena hacen falta motivación y energías, ingredientes que la depresión, especialmente la de tipo clínico, roba a manos llenas a la persona. ¿Cuáles son entonces las alternativas del que sufre de depresión clínica? ¿Debe resignarse a la falta de satisfacción o existe luz al final del túnel?

Mariana lleva meses sufriendo de una profunda depresión por la pérdida de su trabajo y ha tenido que recurrir al uso de antidepresivos. Aunque ha visto una leve mejoría, ni las finanzas del hogar, ni su matrimonio han podido recuperarse de esta etapa. Y es lógico. Mariana ya no tiene ingresos, y tampoco ganas para compartir con su familia, ¡mucho menos para el sexo! A su esposo comprensión no le falta, pero el desgano y la apatía de Mariana están comenzando a afectar la relación.

Hay muchas personas en casos similares, encerradas en el círculo vicioso de la depresión y el desgano sexual. Este no es el único efecto de la depresión en la relación de pareja, también se asocia con trastornos como la disfunción eréctil en el hombre y la incapacidad de llegar al orgasmo en la mujer. Así que si padeces de depresión clínica y experimentas a la vez problemas sexuales, no te falta compañía. Pero hay un rayo de esperanza: los médicos generalmente pueden tratar los problemas sexuales a la vez que tratan la depresión.

La conexión entre los problemas sexuales y la depresión

¿Sabías que el cerebro es uno de los órganos sexuales más sensibles? Pues así es, porque el deseo sexual empieza precisamente en el cerebro, y continúa hacia abajo gracias a los neurotransmisores. Estos son unos químicos especiales del cerebro, que aumentan la comunicación entre sus células, y producen más flujo de sangre a los órganos sexuales. El problema: si hay depresión u otros desórdenes nerviosos, esos químicos del cerebro se desequilibran. Por lo tanto, muchos hombres y mujeres que padecen de depresión, se quejan de que su deseo sexual (o libido) o es muy bajo o no desaparece. Eso, naturalmente, perjudica las relaciones íntimas.

¿Causan problemas sexuales los antidepresivos?

Cuando se tiene depresión, especialmente si esta persiste o afecta la vida diaria, tomar antidepresivos es podría ser necesario para levantar el ánimo de la persona o para mejorar su autoestima. Pero, ¿qué ocurre? Que hay algunos antidepresivos que tienen efectos secundarios no deseados. Y esos efectos secundarios, en algunas personas, a veces resultan en problemas sexuales.

Lo que ocurre: para levantar el ánimo de una persona con depresión, los antidepresivos cambian el equilibrio de los químicos del cerebro. Pero esos mismos químicos están involucrados con la respuesta sexual del organismo. Los antidepresivos cambian también ese equilibrio, y eso puede traducirse en ocasiones, en disfunción sexual. Y, al parecer, los efectos secundarios de los antidepresivos se incrementan cuando se aumenta la dosis del medicamento. Veamos algunos de los problemas sexuales que con más frecuencia se asocian al uso de algunos antidepresivos:

  • Incapacidad de iniciar el sexo o de disfrutarlo.
  • Disfunción eréctil (DE) en los hombres.
  • Disminución del deseo sexual.
  • Incapacidad de llegar al orgasmo.

Hay maneras de lidiar con los efectos secundarios de los medicamentos sin perjudicar el tratamiento. Los antidepresivos más nuevos funcionan de modo diferente, y frecuentemente no afectan la función sexual. Tu médico podría recetarte uno de los nuevos antidepresivos, que te permitirá tener una vida sexual plena. Otra solución si requieres uno de los antidepresivos que tiene efectos secundarios no deseados, es tomar medicamentos para mejorar la función sexual junto con ese antidepresivo. Es cuestión de que hables con tu médico. En todo caso, nunca debes dejar de tomar por tu cuenta el medicamento antidepresivo que te recetó el médico, es importante que hables con él o ella. Algunos antidepresivos deben reducirse poco a poco. Idealmente el antidepresivo debe de ser recetado por un especialista.

¿Qué puedes hacer si notas que el antidepresivo que tomas estás perjudicando tus relaciones íntimas? En primer lugar, discutir el asunto con tu pareja. Y luego hablar francamente con tu médico, explicándole con claridad lo que ocurre, y pidiéndole consejo para resolver la situación. Animo. Con tiempo y paciencia, te sentirás mejor.

 

Publicación original: 2012

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

Imagen © iStock / nd3000

 

The post Depresión y relación sexual: ¿pareja incompatible? appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/1MTVV8X

Cuando la diabetes afecta a los riñones: terapias para la función renal


Con el paso del tiempo, la diabetes puede provocar problemas en los riñones, que dejan de funcionar correctamente y hacen necesario que la persona necesite seguir una terapia de reemplazo de riñón, que puede incluir diálisis o hasta un trasplante de órgano. En este artículo te contamos más detalles sobre este tema, para que puedas tomar decisiones bien fundamentadas.

La diabetes y los riñones

Cuando alguien a alguien se le diagnostica diabetes, debe tomar conciencia de lo importante que es controlar la enfermedad. Si esto no se logra, es posible que con el tiempo esta condición afecte a otros órganos como la vista, el corazón, los nervios y los riñones. En relación a estos últimos, es importante que sepas que la diabetes es la causa principal de lo que se conoce como insuficiencia renal crónica: se estima que es la responsable del 45 por ciento de los casos de insuficiencia renal. ¡Imagínate el impacto que causa, ya que en el mundo hay alrededor de 171 millones de personas que padecen de diabetes!

Para que puedas comprenderlo mejor, la insuficiencia renal o falla renal se produce cuando los riñones dejan de funcionar correctamente o dejan de funcionar por completo. Los riñones son dos órganos del tamaño de un puño, con forma de frijol, ubicados en la parte media de la espalda, que cumplen una función vital para el cuerpo: filtran y purifican la sangre, o sea, la mantienen equilibrada químicamente.

Cada día, los riñones de una persona procesan aproximadamente 190 litros de sangre para eliminar alrededor de 2 litros de productos de desecho y el exceso de agua, que el cuerpo pierde al orinar. Si esto no ocurriera, los desechos se acumularían en la sangre y dañarían al cuerpo. Por ejemplo, el exceso de líquidos puede poner en peligro la vida y puede afectar las funciones del corazón y del cerebro.

Ahora bien, ¿por qué las personas con diabetes tienen más posibilidades de sufrir insuficiencia renal? Porque los niveles elevados de azúcar en la sangre, característicos de la diabetes, pueden dañar los vasos sanguíneos de todo el cuerpo, incluyendo los de los riñones.  Estos vasos son los que les permiten filtrar y realizar su función, pero al dañarse, se estrechan y se obstruyen y disminuye el flujo de sangre. Al disminuir la circulación y la cantidad de sangre, los riñones se deterioran, no pueden funcionar bien y, la primer señal es que la albúmina (un tipo de proteína) se filtra en vez  de reabsorberse nuevamente para entrar al torrente sanguíneo y se pasa a la orina, en donde no debería estar.

La diabetes también puede causar daños en los nervios del cuerpo, que son los que transportan mensajes entre el cerebro y otros órganos como la vejiga. Si los nervios de la vejiga están dañados, es posible que el cuerpo no reconozca cuándo está llena, y la presión de la vejiga llena puede dañar los riñones.

Además, si la orina permanece mucho tiempo en la vejiga, puede provocar una infección en las vías urinarias, debido a la presencia de bacterias que crecen rápidamente en la orina con niveles elevados de azúcar. A menudo, estas infecciones afectan a la vejiga, aunque a veces se extienden a los riñones.

Cuando una persona desarrolla insuficiencia renal crónica, a veces es necesario lo que se conoce como terapia de reemplazo de riñón que, para decirlo de forma sencilla, consiste en buscar un modo artificial para que el cuerpo elimine sus desechos, como si lo hiciera a través de sus propios órganos.

Para ello se utiliza algo que se denomina diálisis, que puede ser de dos tipos, hemodiálisis o diálisis peritoneal. La hemodiálisis filtra las sustancias residuales y elimina el exceso de líquido de la sangre. Generalmente, se hace en un centro de diálisis, en sesiones de tres a cuatro horas, tres veces por semana.

La diálisis peritoneal, en cambio, no filtra la sangre directamente sino que lo hace a través de un líquido estéril que se introduce dentro de la cavidad abdominal mediante un tubo denominado catéter, que se coloca de manera permanente debajo de la piel. El líquido se elimina luego de absorber los desechos. Si aprendes, puedes usar este método en tu hogar, por eso es una buena alternativa para algunas personas, aunque toma bastante tiempo y cuidado personal.

Otra alternativa a la diálisis es hacerse una operación de trasplante de riñón que, en el caso de los diabéticos, suele hacerse junto con un transplante de páncreas (por eso se dice que es un trasplante renopancreático). El páncreas es el órgano que produce la insulina, una sustancia capaz de procesar la glucosa (el azúcar) de los alimentos y convertirla en energía para el cuerpo.

Esta operación no es para todos, se trata de una cirugía complicada y riesgosa (¡cuando incluye ambos órganos dura alrededor de seis horas!), aunque ha demostrado que mejora la calidad de vida de las personas con insuficiencia renal y diabetes, sobre todo cuando los órganos son donados por algún familiar o pariente. Los riñones también pueden se puede obtener de otros donantes, ya sean vivos o que hayan fallecido recientemente. Cada país tiene sus propias reglamentaciones con respecto a la donación de órganos.

Como ves, todas estas opciones tienen sus ventajas y desventajas. Tu médico te ayudará a elegir cuál es la más apropiada para ti, de acuerdo a tu estado de salud y a tus costumbres.

Por último, si eres diabético, recuerda que puedes hacer mucho para evitar los problemas en los riñones: controla tu nivel de azúcar en la sangre, mantén la presión sanguínea y el colesterol bajo control, hazte los controles y toma los medicamentos, tal como te lo indique tu médico. Además, recuerda que el llevar una alimentación sana y balanceada (como te han recomendado para tu diabetes, baja en sal y en grasas saturadas) a las mismas horas, el hacer ejercicio con regularidad y el evitar el tabaco, son parte integral de tu tratamiento.

 

Publicación original: 2011

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

Imágen © iStock / RobinOlimb

The post Cuando la diabetes afecta a los riñones: terapias para la función renal appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/2tPSxcS

Quiropráctica o quiropraxia – lo que debes saber


Seguramente has oído acerca de la quiropráctica, ya que un tratamiento conocido que ayuda a mejorar el dolor “acomodando” los huesos. Incluso en algunos países latinoamericanos lo asocian con “tronar” el cuerpo o hasta les llaman “hueseros” (a quienes dan la terapia). Pero, ¿qué dicen los estudios sobre este camino? ¿Realmente ayuda? ¿Tiene riesgos? Aquí te informamos…

¿Qué es la quiropráctica?

Para empezar, como este es uno de los tratamientos que puede entrar dentro del campo de la medicina integrativa, medicina complementaria o medicina alternativa, hay mucha gente que no es profesional ni esta certificada por lo que es especialmente importante que siempre investigues a fondo y acudas con un quiropráctico calificado (me refiero a un quiropráctico profesional, con los conocimientos que se requieren en anatomía, fisiología, etc. y la prueba de los mismos – su título universitario).

Y una vez que hayas cumplido estos requisitos mínimos de seguridad, podemos seguir el viaje…

Según se sabe en el conocimiento occidental, la quiropráctica se origina más o menos entrando al año 1900, pero la realidad es que las raíces de este método (como en casi todos los caminos de curación tradicionales) están diseminadas por muchas culturas, a lo largo de los tiempos, en la búsqueda sin descanso que el ser humano ha tenido por curarse.

Fue Daniel David Palmer, un hombre más bien curandero que médico, quien la desarrolló y estudió en Iowa, EU. Tiempo después fundó la Escuela de Quiropraxia Palmer, que aún existe actualmente, y con esta guía se ha podido ir estudiando con métodos más científicos, sabiendo mejor la estructura de la columna vertebral y como el mover el cuerpo con las manos puede proporcionar salud a los pacientes sin tener que usar medicamentos.

La quiropráctica busca hacer ajustes o manipular la columna vertebral u otros huesos. Normalmente se emplea para corregir problemas de postura o dolor y para ayudar al cuerpo a que recupere su salud naturalmente y por sí solo.

Después de estos pocos más de 100 años en que la quiropráctica comenzó a conocerse más, hoy es ya la tercera profesión en la rama de salud más grande de Estados Unidos y en los últimos 30 años se ha investigado y se ha desarrollado – científicamente hablando – muchísimo.

La mayoría de los quiroprácticos se enfocan en que fluya sin obstáculos la relación normal entre la estructura del cuerpo (principalmente la columna vertebral) y las funciones que se desarrollan a lo largo de él. Además de la manipulación manual, pueden usar otras técnicas como el calor y el frío, la relajación, la rehabilitación y el ejercicio o la nutrición (incluso todas o varias juntas se complementan también).

La fuerza con la que se hace la manipulación en la espalda varía dependiendo del quiropráctico que la realice y también depende de la zona del cuerpo en la que se haga o de la afección que se esté tratando. Después de una sesión se espera que el dolor se haya descargado (al menos una buena parte) y el funcionamiento físico del cuerpo se recupere.

¿Qué debes saber sobre la quiropráctica?

Que normalmente los pacientes que van con un quiropráctico acuden a él o ella con dolores en los huesos y en los músculos, las afecciones más comunes son dolores de cuello, lumbares (en la parte baja de la espalda), molestias en la espalda y osteoartritis. Normalmente los quiroprácticos examinan a los pacientes y observan su cuerpo para determinar la fuerza o debilidad muscular, su postura (en varias posiciones), el rango de movimientos que puede o no hacer la persona, su columna vertebral y los problemas estructurales que tenga.

Aunque utilicen otras técnicas, como el empleo de varias temperaturas (frío o calor), por ejemplo, lo principal dentro de la quiropráctica es la manipulación de la columna y de algunas otras partes del cuerpo para corregir posturas que generan enfermedades, aliviar el dolor, mejorar ciertas funciones o la salud en general, ayudar al cuerpo a que sane por sí solo y conocer la estructura de cada cuerpo o sea, cómo funcionan sus nervios, huesos, articulaciones, músculos, etc.

Los dolores que se tratan con esta técnica son normalmente dolor de la espalda baja, dolor de cabeza, dolor de cuello, dolor de las extremidades y problemas en las vértebras (como cuando se sufre una dolor causado por un golpe o un accidente).

Es difícil realizar los estudios científicos de la quiropráctica de una manera objetiva en la forma en que se realizan las evaluaciones con pastillas en donde se pueden utilizar placebos y el investigador no sabe si el paciente está tomando un compuesto con el ingrediente activo o no y sólo una vez que se analizan los resultados se ve realmente si el compuesto activo fue diferente en su efectividad y en los efectos secundarios. En el caso de la quiropráctica, los que aplican el tratamiento, son los mismo que evalúan los resultados y no hay un control válido ya que la “manipulación falsa” es difícil de comparar. Sin embargo, dicho esto, los estudios parecen sugerir que la quiropráctica parece ser efectiva en ciertos tipos de dolor de espalda baja cuando es subagudo o crónico, no agudo.

Por el otro lado, es dudoso que la quiropráctica ayude y se requieren más estudios en los casos de hernia de disco en las vértebras lumbares o hernia lumbar; en la hernia de disco cervical o hernia cervical; en el síndrome del túnel carpiano; en los dolores de los hombros; el síndrome temporomandibular; en los casos de dolor de cuello agudo; en los casos de dolor de cuello crónico; para el tratamiento de migraña; entre otras condiciones.

En la parte baja de la espalda, normalmente los quiroprácticos manipulan las estructuras vertebrales, hacen una especie de palanca y así reestablecen su movilidad y quitan la tensión. El dolor de espalda es tan común que algunos médicos dicen que 8 de cada 10 personas lo sufren alguna vez en su vida y mientras para algunos sólo dura unos días o semanas, para otros se vuelve un problema crónico.

Según las investigaciones, la manipulación de la columna vertebral o quiropráctica es una de las opciones para quitar el dolor de la parte baja de la espalda y suele funcionar igual de bien que hacer ejercicio, que los masajes, que la terapia física, que poner calor en la zona afectada e incluso que los medicamentos para aliviar el dolor. También suele ser un tratamiento efectivo para los dolores del cuello y de otras zonas de la espalda. Sin embargo, para aliviar por ejemplo, la fibromialgia hay evidencias muy limitadas que apoyen que la manipulación de la columna vertebral sea efectiva.

Otra cosa muy importante que debes considerar luego de que has encontrado a un quiropráctico calificado, es que debes compartir con él o ella todos los síntomas que tengas. Como en la manipulación de esta zona del cuerpo se mueven no sólo los huesos o los músculos, sino también los nervios, debes decirle si tienes algún entumecimiento, hormigueos, debilidad muscular o cualquier problema neurológico. De hecho, idealmente, si tienes cualquiera de estos síntomas, debes acudir con un médico antes de ir al quiropráctico para establecer un diagnóstico y evitar complicaciones.

Este es un procedimiento normalmente seguro que puede generar algunos efectos como ligeros dolores de cabeza, cansancio o molestias en las zonas del cuerpo que fueron manipuladas (que normalmente deberían pasar en uno o dos días) y los reportes de problemas de salud más graves luego de una sesión de quiropráctica, son raros, pero pueden suceder.

Después de una sesión de quiropráctica (inmediatamente o cierto tiempo después) algunos pacientes han reportaron dolores de cuello intensos seguidos de problemas cardiovasculares severos. Han habido casos de ataques al corazón, derrames cerebrales (ACV), parálisis e incluso de muerte. Por lo general, se considera más segura la manipulación de la parte baja de la columna que la del cuello.

Las personas que toman anticoagulantes o que tienen trastornos de la coagulación están en mayor riesgo de tener complicaciones después de tener manipulaciones quiroprácticas. A veces, el tratamiento de una infección en un hueso o de un tumor en la columna puede retrasarse si estás tratando el dolor y no el problema que lo causa.

Para ser precavidos, es mejor que no tengas un tratamiento quiropráctico si tienes o no sabes si tienes tumores, fracturas, artritis (sobre todo grave), infecciones en las articulaciones o huesos, osteoporosis o problemas neurológicos. Recuerda que los vasos sanguíneos también se manipulan. La quiropráctica ha ayudado a muchas personas, pero tu salud es primero. Si no sabes qué está causando tu dolor, si tu dolor persiste, si empeora y/o se asocia a otros síntomas visita a un médico.

 

Publicación original: 2011

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

Imagen © iStock / AJ_Watt

The post Quiropráctica o quiropraxia – lo que debes saber appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/1AZnpaE

jueves, 13 de julio de 2017

Alimentación saludable = erección saludable


La solución para la disfunción eréctil y la clave para prevenirla, empieza con una buena alimentación que beneficie también a tu corazón. Si tu sistema cardiovascular está sano, te aseguro que no tendrás problemas a la hora de tener una erección. Para no llevarte sorpresas en la cama, elige bien lo que pones en la mesa.

El pene y el corazón, están ligados. Y no hablo del tema romántico o del enamoramiento, aunque esto sería ideal: tener sexo con la persona que quieres. Sin embargo, sabemos que el deseo sexual no siempre está atado a los sentimientos y que simplemente se despierta cuando te siente atraído físicamente hacia otra persona. De ahí que se diga que los hombres tienen dos cabezas: una que piensa y la otra, la cabeza del pene, que no piensa, sino reacciona.

Pero como te decía al principio, el corazón y el pene tienen una relación estrecha. Lo que pasa con la salud del corazón se refleja en la capacidad de la erección que tiene tu pene. ¿Quieres proteger tu erección y tu desempeño sexual? Entonces, empieza también a cuidar tu salud cardiovascular.

¿Cuál es el secreto principal para proteger tu erección? ¡está en la mesa!

Tu erección refleja tu alimentación

La potencia de tu erección y la capacidad de prevenir la disfunción eréctil que viene con la edad, tiene una relación muy importante con lo que comes. La próxima vez que vayas a pedir carne asada con papas fritas, piensa en que esto puede tener efectos negativos sobre tu desempeño sexual.

Aunque dicen que algunos alimentos incrementan el deseo sexual (los afrodisíacos), otros te garantizan un mejor desempeño sexual.  Una dieta rica en frutas y verduras, (como la dieta mediterránea o una dieta vegetariana) es la mejor aliada de tu erección. La razón es sencilla: las comidas ricas en grasas (fritos y procesados) impiden con el tiempo el flujo de la sangre desde y hacia el corazón. Y como el pene se logra su erección gracias a que se llena de sangre, pues…. aplica el sentido común: si la sangre no llega, no hay erección.

Varios estudios recientes demuestran que los hombres que siguen una dieta Mediterránea (con frutas, vegetales, granos integrales, pescado, aceite de oliva, vino y nueces) tienen un mejor desempeño sexual y menos riesgo de desarrollar disfunción eréctil.

El llevar una dieta sana, repercute directamente en tu peso. Si mantienes un peso saludable, evitarás complicaciones como la diabetes tipo 2, que con el tiempo, puede dañar los nervios, esto también puede causar disfunción eréctil.

Además, una dieta rica en vegetales, frutas y grasas saludables, evita que aumente tu colesterol y ayuda a que mantengas una presión arterial normal. Si tienes colesterol alto y presión arterial elevada, los vasos sanguíneos se dañan, incluyendo aquellos que llegan hasta tu pene para llenarlo de sangre y ponerlo erecto. Por eso, cuando pienses en la salud de tu pene y de tu vida sexual, recuerda que está directamente ligada a la salud de tu corazón y tus vasos sanguíneos.

Tu pene está ligado a tu corazón, y los dos, a tu alimentación. La próxima vez que hagas una cena romántica, ¡no te olvides de ellos! Tu desempeño en la cama, será mucho mejor.

 

Publicación original: 2010

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

Imagen © iStock / JoeLena

The post Alimentación saludable = erección saludable appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/2tLV3B7

Vive en la boca y ataca al corazón: ¿sabes qué es?


Una bacteria que se aloja en la boca puede producir problemas circulatorios y hacer que se bloquee el paso de la sangre hasta el corazón o el cerebro. Así lo ha comprobado un estudio que demuestra, una vez más, por qué es importante mantener las encías y los dientes limpios y saludables.

Una visita al dentista puede beneficiar mucho más que simplemente la condición en la que se encuentra tu boca. Se sabe desde hace tiempo que las infecciones en la boca pueden tener un impacto profundo en todo el cuerpo. Por ejemplo, las personas con diabetes tienen más posibilidades de desarrollar enfermedades en las encías como la gingivitis, que se caracteriza por el enrojecimiento, la irritación  y la inflamación de las encías, así como el sangrado de las mismas al cepillarse los dientes.

Otros estudios relacionan los problemas en la boca con la pérdida de la memoria, la demencia y los problemas cardíacos. Es el caso de la investigación que te contamos en este otro artículo de www.vidaysalud.com, según la cual cepillarte los dientes después de cada comida disminuye las posibilidades de que sufras un ataque cardíaco.

Ahora, un estudio nos da más información sobre este tema: ha comprobado que cierto tipo de bacteria bucal (conocida como Streptococcus gordonii, que contribuye a que se forme la placa en la superficie de los dientes), puede a su vez propiciar la formación de  coágulos en la sangre y causar problemas graves en el corazón si la bacteria entra al torrente sanguíneo a través de las encías lastimadas.

¿Cómo lo hace? Al parecer, esta bacteria puede producir una molécula en su superficie que le permite imitar a una proteína humana, el fibrinógeno, que participa en el proceso de la coagulación de la sangre. Al activar las plaquetas, éstas se van aglomerando al punto de formar coágulos que se van acumulando dentro de los vasos sanguíneos inflamándolos al punto de bloquear el flujo de sangre al corazón o al cerebro. La inflamación también puede afectar a las válvulas cardíacas (causando una condición que se conoce como endocarditis).  La bacteria no solo se “disfraza” de fibrinógeno, sino que cuenta con la protección de los propios coágulos que ayudó a formar, ya que éstos le sirven de escudo ante el sistema de defensas del cuerpo y de los antibióticos que se usan para tratar las infecciones.  Por eso, una vez identificado el proceso que conduce a la formación de coágulos y de la inflamación de las válvulas, lo ideal es eliminar la bacteria en la propia boca y evitar que se “cuele” dentro del organismo a través de encías dañadas, provocando daños más intensos y peligrosos a la salud.

Estos resultados fueron presentados en una reunión de la Sociedad de Microbiología General (Society for General Microbiology) que se realizó en el 2012 en Dublín, Irlanda, por un grupo de investigadores del Colegio Real de Cirujanos de Irlanda y de la Universidad de Bristol en el Reino Unido.

Estos hallazgos suman datos que nos recuerdan la importancia de mantener una buena salud bucal, algo que puedes hacer siguiendo algunas sencillas practicas en casa. Por ejemplo:

  • Cepíllate los dientes dos veces por día, con una pasta dental con fluoruro.
  • Utiliza hilo o seda dental diariamente (mínimo una vez por día).
  • Limita los alimentos azucarados entre comidas.
  • También limita el consumo de vino, café y otras bebidas que puedan manchar tus dientes.
  • No fumes ni mastiques tabaco.
  • Revisa tu boca regularmente y fíjate si tiene llagas que no se curan, si tus encías están irritadas o si notas otros cambios y notifícale a tu dentista.
  • Pregúntale a tu médico si tus medicamentos tienen efectos secundarios que pudieran dañar tus dientes (algunos medicamentos, por ejemplo, pueden hacer que tengas la boca seca).

Además, no te olvides de visitar al dentista u odontólogo con regularidad, para hacerte chequeos que te ayuden a detectar posibles problemas antes de que aparezcan los síntomas. Esto es fundamental para proteger a todo tu organismo y muy especialmente, a tu corazón.

 

Publicación original: 2012

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

Imagen © iStock / g-stockstudio

The post Vive en la boca y ataca al corazón: ¿sabes qué es? appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/2tLacT1

Los que “juegan” en tu equipo cuando tienes cáncer


Cuando te diagnostican un cáncer, es importante que cuentes con un equipo de apoyo para sobrellevar todos los aspectos que conlleva el tratamiento para esta enfermedad. Desde tu familia, pasando por elegir bien a tu médico, contar con las enfermeras y otros especialistas de la salud, es importante que te rodees de gente en la que confías. Aquí te contamos quiénes son tus aliados a la hora de dar la batalla contra el cáncer.

Paulina recuerda todavía el día que escuchó decir a su médico las palabras “tienes cáncer”. No se olvida el choque emocional que esto le produjo, los miles de pensamientos sobre la vida, la muerte, el miedo. También recuerda que pensaba en cómo iba a hacer para dejar su trabajo y cuánto tiempo tendría que sacrificar de la compañía de sus hijos y su esposo para someterse al tratamiento.

¿Un equipo contra el cáncer?

No importa cuál haya sido tu reacción al recibir la noticia del cáncer, en algún momento tienes o habrás tenido que sentarte a elegir a tu equipo de apoyo para sobrellevar y superar esta enfermedad.  ¿Por qué un “equipo”? porque el tratamiento del cáncer involucra a más de una persona, no solamente a tu médico de cabecera.

Recuerda que el cáncer afecta tu vida a todo nivel, desde tu estado de ánimo, pasando por los cambios en tu dieta, la relación con tu familia y tu trabajo y tu lista de prioridades. Por eso, dentro del equipo que “juega” de tu lado están las enfermeras, los dietistas, los psicólogos y los otros especialistas que varían de acuerdo a tu caso.

Dependiendo del tipo de cáncer y de la etapa en que se encuentre, puedes necesitar distintos tratamientos como radiación (radioterapia), quimioterapia y/o cirugía. Esto, por razones obvias, ya involucra a más de un especialista. Con cada persona que esté involucrada, puedes tener una perspectiva diferente acerca de la enfermedad y de su tratamiento. De ahí que tenga sentido el dicho de “dos cabezas piensan más que una”.

Para que te informes sobre quiénes son los miembros de tu equipo cuando se trata de jugar en contra del cáncer, acá te damos la lista:

El oncólogo

El oncólogo es un médico que se especializa en tratar el cáncer. Debes elegir a uno o una con quien te sientas cómodo, en confianza y con quien puedas comunicarte sin problemas. Es una buena idea que elijas a un médico que tenga buena reputación tratando el tipo de cáncer que tienes tú, o que te lo hayan recomendado personas que pasaron por tu situación u otros médicos que conozcan sus capacidades.

La enfermera o el enfermero

Es común que los oncólogos trabajen con una enfermera o enfermero cercanos. A veces, los médicos están concentrados en la precisión del tratamiento, mientras que las enfermeras o enfermeros están ahí para ayudarte con preguntas menos complicadas pero necesarias. Además, por su contacto con los pacientes a otro nivel, las enfermeras o enfermeros ofrecen una visión mucho más amplia de cómo va el paciente y sirven de guías. Son personas clave en el proceso y es importante que también establezcas una relación cercana con ellos y que te haga sentir a gusto.

Otros médicos especializados

Especialistas en radiología, o cirugía oncológica. Dependiendo de tu tipo de cáncer y del tipo de tratamiento que necesites, tendrás que ver a otros médicos. Al igual que con tu (médico) oncólogo principal, debes sentirte cómodo(a) con ellos y establecer una buena comunicación.

Psicólogos/Psiquiatras y dietistas

A veces el impacto del tratamiento en tu cuerpo es importante, y es conveniente que veas a una dietista o nutricionista para que supervise tu dieta y te haga sugerencias o modificaciones, si es necesario. Recuerda que para estar fuerte es necesaria una buena alimentación. De la misma manera, los especialistas en salud mental son “jugadores” importantísimos en tu lucha contra el cáncer, ya que debes estar fuerte emocionalmente para afrontar los cambios y retos.

Tratamientos complementarios

La acupuntura, la meditación y los masajes también se han vuelto comunes en los pacientes con cáncer. Si bien estos tratamientos no están enfocados a curar el cáncer, sí pueden disminuir los efectos secundarios del tratamiento médico y mejorar tu calidad de vida. Los acupunturistas y los masajistas trabajan en muchos hospitales así que es fácil la coordinación para que los veas.

Tu familia y tus amigos

Por último, pero no por eso menos importante, están tus familiares y amigos. Ellos son quienes te proporcionarán el mejor apoyo emocional y logístico. Cuenta con ellos para que se encarguen de las cosas del día a día que tú no puedes atender como pagar cuentas, preparar la comida, estar a cargo de la casa. Pídeles ayuda y déjate ayudar. Eso aliviará tu estrés, algo muy importante para que recibas positivamente el tratamiento contra el cáncer.

Jugando con todas estas personas en tu equipo, te será mucho más fácil darle la batalla al cáncer. Rodéate de personas que te inspiran confianza y tranquilidad. Vas a ver que con su cooperación y apoyo en tu lucha contra el cáncer, vas a salir ganando este partido.

 

Publicación original: 2010

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

Imagen © iStock / Cecilie Arcurs

The post Los que “juegan” en tu equipo cuando tienes cáncer appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/1e4Rf2L

miércoles, 12 de julio de 2017

Los suplementos vitamínicos y de minerales, ¿Son efectivos o no?


En los Estados Unidos, como en el resto del mundo, existe una gran devoción por los suplementos vitamínicos. ¿Puede una pastilla contener en realidad las vitaminas y minerales que necesitamos para estar sanos y prevenir enfermedades? Nuevos hallazgos ponen en tela de juicio estas creencias. Sigue leyendo para que te enteres de la verdad sobre los suplementos de vitaminas y minerales.

Imagínate esta escena: vas a un restaurante y pides un jugo de naranja y una ensalada verde. El mesero te sorprende con dos pastillas: una de vitamina C y una de ácido fólico. La realidad es que no es lo mismo tomarte el jugo refrescante o comerte una deliciosa ensalada, que tomar una pastilla para alimentarte. No sólo porque no se disfruta igual, sino porque las pastillas no contienen todas las propiedades de los alimentos, como por ejemplo, la fibra. Pero a pesar de esto, tan sólo en los Estados Unidos, de acuerdo con cifras publicadas en el Nutrition Business Journal, se gastaron 10 mil millones de dólares en suplementos vitamínicos y de minerales durante el 2008.

¿No crees que es demasiado dinero? Yo sí. Y mucho más ahora que estudios recientes han sugerido que los suplementos vitamínicos no son efectivos a la hora de prevenir muchas enfermedades.

¿Qué dice la ciencia acerca de los suplementos?

Según información publicada en el Washington Post, la mayoría de las organizaciones de salud que trabajan para prevenir y curar el cáncer, la diabetes y las enfermedades del corazón están en contra de los suplementos y a favor de una dieta rica en frutas, granos enteros, legumbres y verduras. Además advierten que el consumo excesivo de suplementos puede llegar a ser tóxico con el tiempo.

Por ejemplo, tomar suplementos de beta caroteno incrementa el riesgo del cáncer de pulmón entre los fumadores y tomar una dosis elevada de vitaminas A y E en pastillas o polvos de suplementos puede aumentar el riesgo de muerte prematura. Mientras tomas suplementos supuestamente para mejorar tu nutrición, ¡te pueden matar antes!

Existen estudios que cuestionan la efectividad de tomar suplementos para prevenir las siguientes enfermedades:

  • Cáncer: Un estudio realizado en el 2009 por el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos reportó que el selenio y la vitamina E no previenen el cáncer de próstata. De hecho, las investigaciones encontraron que puede presentarse un aumento en el riesgo de desarrollar cáncer de próstata debido al consumo de vitamina E y además, riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 por tomar selenio. En otro estudio (Physician’s Health Study II) se encontró que ni la vitamina C ni la vitamina E reducen el riesgo del cáncer del colon, de próstata y del pulmón, ni de otros tipos de cáncer comunes en los hombres.
  • Enfermedades del corazón: la Escuela de Medicina de Harvard realizó en el 2008 unos estudios entre mujeres para determinar si el consumo de ácido fólico y de vitaminas del complejo B eran efectivas para prevenir ataques cardíacos, derrames (accidentes cerebrovasculares o apoplejías) y muerte por causa de enfermedades del corazón. Los resultados indicaron que los suplementos no son efectivos. Además, la vitamina E resultó estar ligada a un aumento en el riesgo de derrames cerebrales. Estudios recientes sugieren que los suplementos de antioxidantes que antes se creía que ayudaban a eliminar los depósitos de grasa en las arterias, por el contrario, pueden aumentar los niveles de colesterol “malo” y bloquear el efecto de los medicamentos para bajar el colesterol.
  • Funcionamiento del sistema inmunológico: Todavía no hay evidencias contundentes que indiquen que el tomar suplementos vitamínicos y de minerales pueda reforzar el sistema inmunológico.
  • Disminución de la capacidad cognitiva: Un estudio realizado por el Instituto Nacional de Salud encontró que ni las vitaminas del complejo B, ni la vitamina E previenen el Alzheimer ni la demencia.

Estos estudios demuestran que hay suplementos vitamínicos y de minerales que no funcionan como hemos creído. Sin embargo, no se puede descalificar la función de todos ellos.  Existen evidencias que demuestran que algunos suplementos sí sirven para tratar ciertas condiciones como las siguientes:

  • Enfermedades de los ojos: Las personas que padecen de degeneración macular asociada con la edad (DMAE), una de las principales causas de ceguera, pueden prevenir daños más graves si toman un suplemento de vitamina C, E y beta caroteno. Pero estos suplementos debe recetárselos su oftalmólogo.
  • Osteoporosis: Luego de analizar más de 167 estudios, la Agencia Federal para Investigación y Calidad en Salud encontró que tomar suplementos de calcio y vitamina D disminuye las fracturas y la pérdida de densidad en los huesos, principalmente en las mujeres. Porque la mayoría de las mujeres no consumen suficiente calcio y vitamina D en sus alimentos.

Como ves, hay estudios de organizaciones serias que desmienten los beneficios que se daban por hechos en cuanto a tomar suplementos de vitaminas y minerales y la prevención de ciertas enfermedades. No obstante, otros estudios corroboran que tomar ciertos suplementos puede traer beneficios para otras condiciones. Todo depende de cada caso particular.

Por eso, antes de que corras al supermercado a comprar pastillas de suplementos vitamínicos y de minerales, es necesario que hables con tu médico para saber si realmente los necesitas, (excepto el ácido fólico en la edad de la reproducción y las vitaminas prenatales si crees que estás embarazada hasta que tengas tu primera cita con el ginecólogo) y si es así, qué dosis debes tomar una vez que te haya examinado y te haya hecho exámenes de laboratorio si es necesario.

Si bien es cierto que, la deficiencia de vitaminas y minerales puede causar problemas de salud, y lo ideal para una buena nutrición es llevar una alimentación balanceada para que puedas obtener de ella todos los nutrientes que necesitas. El exceso de vitaminas y suplementos puede ser tóxica. No reemplaces los alimentos con pastillas o polvos, a menos que te lo recete un profesional después de un examen apropiado. Tu salud es muy valiosa.

 

Publicación original: 2010

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

Imagen © iStock / xefstock

The post Los suplementos vitamínicos y de minerales, ¿Son efectivos o no? appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/1IjjC9E

Lo que debes saber sobre el flujo vaginal


Tal vez sea el último tema del que quieras hablar con tus amigas, tus familiares o tu médico. Pero el flujo vaginal es algo normal en las mujeres y merece tu atención porque cuando cambia, es un indicador de que algo puede no estar bien. Toma nota sobre qué puede cambiar el flujo vaginal y cuándo debes ir al médico.

Cuando se inicia la pubertad, es normal tener cierta cantidad de flujo vaginal o sea, secreciones provenientes de la vagina. De hecho, es posible que los notes entre 6 meses a un año antes de que te empiece tu periodo menstrual. Esto se debe a los cambios hormonales. En el cuello del útero se encuentran unas glándulas que producen un moco transparente que se puede volver blanco o amarillento cuando sale del cuerpo al entrar en contacto con el aire. Este flujo ayuda a mantener lubricada y limpia tu vagina. El flujo vaginal normal no huele a nada y es una parte natural de ser mujer.

A lo largo de tu ciclo menstrual, la cantidad y la consistencia del flujo vaginal varía dependiendo de tus niveles hormonales, es decir, por ejemplo, de cuánto estrógeno circula por tu cuerpo. También puedes notar cambios en el flujo vaginal que son normales debidos factores como:

  • Ovulación
  • Excitación sexual
  • Embarazo
  • Estrés

¿Existe el flujo vaginal anormal?

Sí. Para que entiendas mejor, debes estar atenta a tres aspectos en los cuales las secreciones de la vagina pueden presentar cambios y que te dan señales que sugieren que podría haber algún problema:

  • Color: transparente, blanco, turbio, amarillo, verde
  • Consistencia: espeso, pastoso, líquido
  • Olor: normal, sin olor, de mal olor

¿Qué pasa cuando hay cambios en el flujo vaginal?

Si notas que de repente el flujo vaginal normal aumenta significativamente (y tú vas a conocer lo que es normal para ti, porque cada mujer es diferente) o cambia de consistencia, de olor o de color, puede ser que tengas algún tipo de infección.

Las causas más comunes de flujo vaginal anormal son las siguientes. Toma nota:

Pero más allá de estar atenta a los cambios del flujo vaginal, también debes prestar atención a ciertos síntomas y actuar de acuerdo a ciertas circunstancias. Debes consultar con tu médico si:

  • Además de los cambios en el flujo vaginal, tienes dolor abdominal o pélvico, o si tienes fiebre.
  • Tienes dudas sobre si pudiste haber contraído una Enfermedad de Transmisión Sexual (ETS) o estás segura de haber estado expuesta a un compañero sexual infectado con una enfermedad venérea (ETS).
  • Tienes ampollas en la vagina o en la vulva.
  • Te arde o te duele al orinar.
  • Los síntomas empeoran o duran más de una semana

El flujo vaginal no es normal en una niña que aún no ha llegado a al pubertad. Si se presentara, es importante contactar al doctor.

¿Cómo puedes prevenir los cambios en el flujo vaginal?

Ahora que tienes más información sobre el flujo vaginal, te preguntarás qué puedes hacer para evitar que cambie y te cause problemas. Estadísticamente, la mayoría de las mujeres tendrán una infección vaginal alguna vez en su vida. Sin embargo, como las causas de las infecciones vaginales que alteran el flujo son diversas, hay medidas que puedes tomar para prevenirlas:

Una nota final que no debes olvidar: si cuando tu médico te dice que los cambios en el flujo vaginal se deben a una Enfermedad de Transmisión Sexual (ETS) debes informarle a tu(s) pareja(s) sexual(es) para que reciba(n) tratamiento aunque no tenga(n) síntomas, no sólo para que no te transmita(n) la enfermedad nuevamente a ti, sino para que no se la transmita(n) a otra(s) persona(s). Y otra cosa importante, un flujo vaginal anormal no debe descuidarse, hay Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) que si no se tratan pueden no sólo causar problemas serios de salud, también pueden causar infertilidad.

 

Publicación original: 2010

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

© iStock / DRB Images, LLC

The post Lo que debes saber sobre el flujo vaginal appeared first on Vida y Salud.



from Diario – Vida y Salud http://ift.tt/1BGWrQ4